Introducción a la Criminalística

(http://testigosdelcrimen.com/criminalistica)

Glosario de Criminalística

-          Antropología forense.- Es la rama de la antropología física que con fines forenses estudia restos óseos humanos y su entorno. Incluye además del proceso de identificación (sexo, edad, filiación racial, talla y proporciones corporales, rasgos individuales), la determinación de las causas y circunstancias de muerte.

 

-          Arma.- Es todo instrumento para atacar o defenderse.

 

-          Arma blanca.- Es todo instrumento configurado por una hoja o cuerpo de metal con punta, filo o bordes romos, y con un mango o empuñadura del mismo o de otro material.

 

-          Criminalística.- La disciplina auxiliar del Derecho Penal que aplica los conocimientos, métodos y técnicas de investigación de las ciencias naturales en el examen del material sensible significativo relacionado con un presunto hecho delictivo, con el fin de determinar su existencia, o bien reconstruirlo, para señalar y precisar la intervención de uno o varios sujetos, llegando así a la verdad histórica del hecho.

 

-          Criminalística, Objetivos de la.- 1. Investigar técnicamente y demostrar científicamente la existencia de un hecho en particular, que probablemente sea delictivo. 2. Determinar los fenómenos ocurridos y reconstruir el mecanismo del hecho, señalando los instrumentos u objetos de ejecución, sus manifestaciones y las maniobras que se pusieron en juego para realizarlo. 3. Aportar evidencias, coordinar técnicas y sistemas para la identificación de la víctima. 4. Aportar evidencias para la identificación del o los presuntos autores. 5. Aportar pruebas indiciarias para probar el grado de participación del o los presuntos autores y demás involucrados.

 

-          Criminalística, Principios de la.- 1. Principio de intercambio. Es el que observa los fenómenos que se desprenden de la interacción, deliberada o inadvertida, que existe entre el criminal, la víctima y la escena del crimen en un hecho delictivo. 2. Principio de correspondencia. Establece la relación de los indicios con el autor del hecho. Por ejemplo: si dos huellas dactilares corresponden a la misma persona, si dos proyectiles fueron disparados por la misma arma, etc. 3. Principio de reconstrucción de hechos. Permite deducir a partir de los indicios localizados en el lugar de los hechos, en qué forma ocurrieron éstos. 4. Principio de probabilidad. Deduce la posibilidad o imposibilidad de un fenómeno con base en el número de características verificadas durante un cotejo.

 

-          Fotografía forense.- Es la disciplina que tiene por objetivo la documentación gráfica de las condiciones en que se encuentra el lugar de la investigación y de los indicios localizados en él. Deberá de establecerse una progresión clara que vaya de vistas generales, medianas, primeros planos, acercamientos y grandes acercamientos, según lo requiera el caso. Cada indicio se fotografía empleando un testigo métrico y señalando su ubicación cardinal.

 

-          Genética forense.- Es la especialidad de la Criminalística que se basa en el estudio de la transmisión de los caracteres hereditarios y el análisis del polimorfismo o variabilidad genética humana aplicada a los problemas judiciales.

 

-          Indicio.- Todo objeto, instrumento, huella, marca, rastro, señal o vestigio, que se usa y se produce respectivamente en la comisión de un hecho, sin importar cuán pequeño sea. Su estudio nos puede ayudar a establecer la identidad del perpetrador o la víctima de un hecho, a establecer la relación entre éstos y las circunstancias en que se consumó el crimen.

 

-          Indicios, clasificación por su relación con el lugar de los hechos.- 1. Indicios determinados. Son aquellos que requieren solamente un análisis minucioso a simple vista o con lentes de aumento y que guarden relación directa con el objeto o persona que los produce. Por su naturaleza física los podremos clasificar, por ejemplo, en armas, huellas dactilares e instrumentos. 2. Indicios indeterminados. Son aquellos que requieren de un análisis completo para el conocimiento de su composición y estructura de acuerdo con su naturaleza física, pues de otra forma no estaríamos en la posibilidad de definirlos. Son, por ejemplo: pelos, fibras, semen, orina, vómito, manchas o huellas de sangre y pastillas desconocida con o sin envoltura. 3. Indicios asociativos. Los que corroboran y guardan relación directa con el hecho que se investiga. 4. Indicios no asociativos. Se localizan en el lugar del hecho o del hallazgo, pero o están relacionados íntimamente con el caso que se investiga. 5. Indicios microscópicos. Son aquellos que por su naturaleza se requiere de algún instrumento óptico (lupas o microscopios) para su observación (pelos y fibras). 6. Indicios macroscópicos. Los que se observan a simple vista (manchas, armas, etc.) 7. Indicios trasladables. Son aquellos que por su naturaleza, forma, volumen, peso o cualidades inherentes, se pueden sacar del lugar de investigación y se pueden preservar de forma adecuada para trasladarse al laboratorio para el estudio respectivo (armas, fibras). 8. Indicios no trasladables. Son aquellos que por su naturaleza, forma, volumen, peso o cualidades inherentes, no pueden moverse del lugar de investigación ya que alterarían sus condiciones originales (huellas de calzado en lodo, impresiones latentes de huellas dactilares, etc.).

 

-          Indicios, embalaje de.- Son las técnicas de manejo adecuadas de conservación que se emplean para guardar, inmovilizar y proteger un indicio de acuerdo a la naturaleza del mismo, con el objeto de mantener su integridad para su posterior estudio y análisis. Cada indicio se embala por separado, etiquetándolo con los datos administrativos correspondientes (número de averiguación previa, llamado, características del indicio, clase, fecha y nombre del Criminalista) y una factura a su destinatario.

 

-          Indicios, levantamiento de.- Es la acción de orden técnico que tiene como principio la recolección y de los indicios localizados en el lugar de investigación, sin contaminar, transformar o modificar la naturaleza de los mismos, con el objeto de mantener su integridad para su posterior estudio y análisis.

 

-          Lugar de los hechos.- Es el sitio donde se ha cometido un hecho que puede ser delito.

 

-          Lugar del hallazgo.- Corresponde a un espacio en donde encontramos los indicios que puedan estar relacionados con algún hecho -por ejemplo el hallazgo de un cadáver-, pero este sitio no va a corresponder al lugar donde sucedió el presunto hecho delictuoso.

 

-          Lugar de los hechos, causas de alteración del.- 1. Intencionales. Suele ser cometida por los probables responsables o familiares de las víctimas con intereses varios (pólizas de seguro, herencias, prejuicios sociales, religiosos, robos, etc.) 2. No intencionales. Suele ser cometida por personal de Seguridad Pública, Policías Auxiliares, Servicios de Emergencias, bomberos, familiares, periodistas y curiosos. 3. Por causas naturales (lluvia, polvaredas, fuegos, etc.) 4. Por desconocimiento, impericia o inexperiencia del propio investigador.

 

-          Planimetría forense.- Es el método de fijación del lugar de investigación que establece un registro permanente de los objetos, condiciones y relaciones de tamaño y distancia, localizados en él. Se realiza generalmente a escala, atendiendo la orientación cardinal. El dibujo planimétrico, en conjunto con las fotografías, complementa la descripción escrita. Se conoce también conocido como croquis o esquema.

 

-          Química forense.- Es la ciencia que en apoyo de la Criminalística de campo, estudia los indicios susceptibles de análisis con técnicas químicas; entre estos estudios se encuentran los toxicológicos para el aislamiento, identificación y determinación cuantitativa de las llamadas drogas de abuso, así como otro tipo de sustancias que afectan de alguna manera al individuo que haya estado relacionado con un hecho delictivo; las pruebas para la identificación de residuos por disparo de arma de fuego, etc. Entre las muestras utilizadas para este fin, pueden encontrarse vísceras procedentes de una necropsia, fluidos biológicos de individuos vivos (sangre, orina), productos sospechosos hallados en el lugar de los hechos (líquidos, sólidos, vegetales), etc.

___________________________________

______________________________________

Introducción a la Criminalística de Campo y de Laboratorio

El término Criminalística, es aplicado por primera vez en la provincia de Graz, Austria, en 1894, por el juez de instrucción Hans Gross, quien reunió y aportó conocimientos muy valiosos para ser aplicados en la pesquisa criminal. Gross estaba convencido que la resolución de los crímenes debía ser resuelta mediante la intervención de los conocimientos científicos, haciendo a un lado la intuición y las suposiciones. El fruto de su razonamiento fue plasmado en su libro “Manual del Juez de Instrucción”, que fue publicado por primera vez en 1894. En 1900 Lázaro Pavila lo editó en México, con una traducción al español de Máximo Arredondo, bajo el titulo de “Manual del Juez”.

En aquella época, la Criminalística sólo era una disciplina con un conjunto de técnicas y conocimientos aplicables principalmente en el lugar de los hechos sin ninguna sistematización clara, no muy comprobados ni verificables y bastantes falibles, pero que eran útiles para la administración de la justicia. A partir del siglo XX, con las aportaciones de los estudiosos que se interesaron profundamente en ella, ésta evolucionó y se ha venido conformando más homogénea y científicamente, tanto que, en la actualidad, ha sido considerada dentro del marco de las ciencias penales por el eminente jurista Luis Jiménez de Asúa. Por lo tanto la Criminalística es un auxiliar de las ciencias penales, es decir, ayuda a la administración de justicia.

Definición actual de la Criminalística

El vocablo Criminalística proviene del latín CRIME e INIS, que significa delito grave, así como de los sufijos griegos ISTA e ICA que significan ocupación u oficio.

En las concepciones actuales sobre la Criminalística existen algunos puntos de controversia. Por una parte, algunas definiciones consideran a la Criminalística como auxiliar del derecho penal, mientras otras consideran que es aplicable en el derecho en general. El doctor Rafael Moreno González, tratando de ser muy explicito, presenta una definición simple pero útil: “la ciencia del pequeño detalle”. César Augusto Osorio y Nieto señala que es “la disciplina o conjunto de conocimientos que tiene por finalidad determinar, desde un punto de vista técnico pericial, si se cometió o no un delito, cómo se llevó a cabo y quién lo realizó”.

En el marco actual, podemos definirla como: “La disciplina auxiliar del Derecho Penal que aplica los conocimientos, métodos y técnicas de investigación de las ciencias naturales en el examen del material sensible significativo relacionado con un presunto hecho delictivo, con el fin de determinar su existencia, o bien reconstruirlo, para señalar y precisar la intervención de uno o varios sujetos, llegando así a la verdad histórica del hecho”

 

Deontología.
La deontología es el estudio de la conducta y la moral profesional. Para que el Perito desempeñe su cargo, deberá reunir una serie de cualidades además de las que le solicita la ley:

1. Pericia
2. Honestidad
3. Prudencia
4. Imparcialidad
5. Veracidad
6. Lealtad

Metodología de la investigación Criminalística.

La Criminalística, como todo conjunto de conocimientos cuya aplicación tiende a un fin, posee una metodología basada en las ciencias naturales.

Entenderemos por Metodología Científica, el conjunto de procedimientos que permiten llegar al conocimiento de la verdad objetiva en el campo de la investigación científica. Su objeto material es la actividad cognoscitiva del hombre en la esfera de las ciencias. Su objeto formal es la adecuada ordenación de dicha actividad para la obtención de la verdad.
La Metodología científica de divide en:

a)      Metodología General, la cual se ocupa de los métodos y procedimientos aplicables en común a todas las ciencias.

b)      Metodología especial, que consiste en la adaptación de dichos principios y procedimientos generales a las características y exigencias de cada ciencia en particular, surgiendo así la metodología física, química, biológica, etc.

El Método, en consecuencia con su raíz etimológica, el camino más seguro y expedito para llegar en feliz término a la obtención de la verdad.

Los más importantes procedimientos aplicables en común a todas las ciencias y que constituyen, por tanto, los componentes principales de la metodología científica general son:

-          Análisis, o la descomposición de un todo en sus partes

-          Síntesis, o la reunión de las partes para integrar un todo.

-          Demostración, o la obtención de una verdad desconocida a partir de dos o más verdades conocidas.

El conocimiento científico se distingue del conocimiento vulgar en que no persigue inmediatamente fines prácticos, sino teórico. Es además objetivo, metódico, crítico, fáctico, claro, preciso, comunicable por esencia, experimentablemente verificable, sistemático, general, legal y predictivo.

Hablaremos de Método científico cuando se trate de un procedimiento lógico y ordenado que los estudiosos de la ciencia usan en sus investigaciones. Sus periodos son:

1. Planteamiento del problema.

2. Recopilación de datos (requiere de una observación metódica-completa-reflexiva).

3. Ordenación y clasificación de los datos para descubrir correlaciones y consecuencias uniformes.

4. Diseño de la comprobación de la hipótesis.

5. Deducción.

6. Verificación o comprobación de la misma.

Para Rafael Moreno González, el Método Inductivo y el Método Deductivo constituyen los dos procedimientos que más frecuentemente emplea la Criminalística.

El primero es aquel que se utiliza estudiando un hecho particular y controlando todas sus variables se llega a establecer una ley general (de lo general a lo particular)
El segundo es aquel que se utiliza para interpretar hechos particulares a través de una ley general establecida y derivada de hechos similares al del objeto de estudio.

El método inductivo tiene tres etapas:

1.      Observación.

2.      Hipótesis.

3.      Experimentación

6. Objetivos y principios de la Criminalística.

Se reconocen cinco objetivos generales de la Criminalística:

1.      Investigar técnicamente y demostrar científicamente la existencia de un hecho en particular, que probablemente sea delictivo.

2.      Determinar los fenómenos ocurridos y reconstruir el mecanismo del hecho, señalando los instrumentos u objetos de ejecución, sus manifestaciones y las maniobras que se pusieron en juego para realizarlo.

3.      Aportar evidencias, coordinar técnicas y sistemas para la identificación de la víctima.

4.      Aportar evidencias para la identificación del o los presuntos autores.

5.      Aportar pruebas indiciarias para probar el grado de participación del o los presuntos autores y demás involucrados.

El fin mediato de la Criminalística (llegar a la verdad objetiva del hecho) se consigue respondiendo 7 preguntas de oro:

1. ¿Qué? Qué es lo que sucedió.

2. ¿Quién? Identidad de los sujetos (activos y pasivos) involucrados.

3. ¿Cómo? Tipo de acciones que se presentaron.

4. ¿Cuándo? Momentos de los hechos. Ayuda a establecer la relación lógica entre la declaración de los testigos y de los presuntos responsables.

5. ¿Dónde? El lugar de los hechos de donde se obtienen elementos técnicos para ser sometidos a estudios.

6. ¿Con qué? Instrumentos con los que se generó el hecho.

7. ¿Por qué? Elementos de carácter material, mas no de significación casual que sirvieron como elementos de comportamiento.

La Criminalística se basa en 4 principios:

1.      Principio de intercambio. En 1910 el criminólogo francés Edmund Locard observó que todo criminal deja una parte de sí en la escena del delito y se lleva algo consigo, deliberada o inadvertidamente. También descubrió que estos indicios pueden conducirnos a su identidad. El razonamiento lógico de Locard constituye hoy en día la piedra angular de la investigación científica de los crímenes.

 

2.      Principio de correspondencia. Establece la relación de los indicios con el autor del hecho. Por ejemplo: si dos huellas dactilares corresponden a la misma persona, si dos proyectiles fueron disparados por la misma arma, etc.

 

3.      Principio de reconstrucción de hechos. Permite deducir a partir de los indicios localizados en el lugar de los hechos, en qué forma ocurrieron éstos.

 

4.      Principio de probabilidad. Deduce la posibilidad o imposibilidad de un fenómeno con base en el número de características verificadas durante un cotejo.

Otros autores identifican tres principios más, cuya definición suele ser confusa con los anteriores:


1. Principio de uso.
2. Principio de producción
3. Principio de certeza

Clasificación de la Criminalística.

Ésta se clasifica según el lugar donde se realice la investigación, y puede ser:

DE CAMPO. La Criminalística de Campo es la disciplina que emplea diferentes métodos y técnicas con el fin de observar, fijar, proteger y conservar el lugar de los hechos. También se encarga de la colección y embalaje de los índicos relacionados con los hechos que se investiga, para posteriormente realizar un examen minucioso.

Dada la evolución científica de la investigación criminal, debe darse mayor atención al lugar del hecho o del hallazgo para localizar, recuperar y documentar evidencias que, posteriormente, serán examinadas por peritos en los laboratorios forenses, ya que la habilidad del laboratorista para proporcionar interpretaciones científicas depende en gran medida de un trabajo eficiente del equipo investigador de campo, el cual tiene que estar bien adiestrado, coordinado y debidamente provisto de los implementos y utensilios necesarios para una recolección adecuada de las evidencias.

DE LABORATORIO. Es la parte de la Criminalística que utiliza todos los métodos y técnicas de laboratorio para el estudio, análisis e identificación de los indicios y evidencias encontrados en el lugar del hecho o del hallazgo. La Criminalística de laboratorio tiene sus inicios en 1910 al fundarse en Francia el primer laboratorio forense por Edmund Locard.
Desde entonces y hasta la fecha, han sido instalados en todo el mundo diferentes tipos de laboratorios con características y funciones muy especiales, los cuales dependen tanto de los recursos económicos del país como de los delitos que se investiguen. Existen los muy sofisticados y completos, como los de la Policía Científica y Técnica Francesa y los de la Oficina Federal de Inteligencia norteamericana (FBI). El FBI, después de consultar a expertos de diversas áreas científicas por indicación de su primer director J. Edgar Hoover, logró integrar un laboratorio específico de ciencias forenses que inició sus trabajos en 1932 y es, a la fecha, uno de los más reconocidos en el mundo.

En cualquier parte del mundo, los laboratorios forenses están organizados dependiendo del potencial económico del país, así como de sus necesidades, pero siempre considerando que cada evidencia encontrada en el lugar del hecho requerirá su traslado al laboratorio para su estudio con el propósito de lograr su identificación, clasificación, comparación y su relación con el hecho.

Por lo que será necesario contar con áreas especificas, personal altamente calificado y equipo moderno para aportar elementos suficientemente científicos en la investigación.

Disciplinas auxiliares de la Criminalística

Balística forense.
Documentoscopía.
Dactiloscopía.
Grafoscopía.
Explosivos e Incendios.
Fotografía Forense.
Hechos de Tránsito Terrestre.
Toxicología Forense.
Hematologáa.
Genética.
Medicina Forense o Legal.
Arte Forense (Retrato Hablado).
Antropología Forense.
Química Forense.

 

Lugar de la investigación


Este se clasifica de acuerdo a sus características, y puede ser:

1. LUGAR DE LOS HECHOS. Es el sitio donde se ha cometido un hecho que puede ser delito.

2. LUGAR DEL HALLAZGO. Corresponde a un espacio en donde encontramos los indicios que puedan estar relacionados con algún hecho -por ejemplo el hallazgo de un cadáver-, pero este sitio no va a corresponder al lugar donde sucedió el presunto hecho delictuoso.

Algunos estudiosos de la Criminalística, han convenido recientemente en una tercera posibilidad, conocida como LUGAR DE ENLACE. Este frecuentemente es el medio en el que se transporta un indicio del lugar de los hechos al lugar del hallazgo.

Los lugares de investigación se clasifican en tres tipos; de acuerdo con sus condiciones y características pueden ser:

Lugares cerrados

• Casa-habitación
• Oficinas
• Bodegas
• Vehículos
• Reclusorios
Lugares públicos cerrados:
• Centros comerciales
• Bancos
• Escuelas
• Baños públicos

Lugares abiertos

• Vía pública
• Carreteras
• Parajes
• Ranchos
• Barrancas
• Parques
Lugares públicos abiertos:
• Gasolineras
• Plazas
• Estacionamientos

Lugares mixtos.

• Casa-habitación, vía pública
• Vía pública, casa habitación
• Bancos, estacionamientos.

En los lugares cerrados y mixtos es factible que se encuentren los agentes de producción a la vista o escondidos en el propio escenario; pero en lugares abiertos es probable que principalmente los agentes mecánicos estén ausentes, aunque no en todos los casos, en virtud de que en algunas ocasiones el autor del hecho huye con el arma para ocultarla o para deshacerse de ella una vez que está alejado del escenario, o en su caso para conservarla, todo depende si se trata de delincuentes habituales, reincidentes u ocasionales.

El lugar de investigación y los indicios .

Protección del lugar de investigación.

Es la primera fase de la investigación Criminalística, y tiene como objetivo la preservación del lugar y de los indicios para evitar toda alteración posible que pueda desvirtuar o dificultar nuestra labor.

Esta protección estará a cargo de la primera autoridad que tenga conocimiento del hecho, sea la Secretaría de Seguridad Pública, la Policía Judicial e incluso civiles o personas externas a la investigación (como familiares, amigos, seguridad privada). Posteriormente tomará cargo el Ministerio Público y finalmente los Servicios Periciales.

Este procedimiento metodológico en ocasiones no se lleva a cabo con todo rigor debido a situaciones ajenas a la autoridad ministerial, lo cual puede ocasionar transformaciones o alteraciones que pueden ser de distintas naturalezas:

1.      Intencionales. Suele ser cometida por los probables responsables o familiares de las víctimas con intereses varios (pólizas de seguro, herencias, prejuicios sociales, religiosos, robos, etc.)

2.      No intencionales. Suele ser cometida por personal de Seguridad Pública, Policías Auxiliares, Servicios de Emergencias, bomberos, familiares, periodistas y curiosos.

3.      Por causas naturales (lluvia, polvaredas, fuegos, etc.)

4.      Por desconocimiento, impericia o inexperiencia del propio investigador.

La investigación arrojará si la alteración se debió a una de estas causas.

Ya en el lugar de investigación, deberá permanecer única y exclusivamente el personal que tenga injerencia en el hecho, y más específicamente el que tiene que ver con la localización, fijación y levantamiento de indicios.

 

Indicios.

El término indicio proviene de latín indicium, que significa signo aparente y probable de que existe alguna cosa, y a su vez es sinónimo de señal, muestra o indicación. Por lo tanto, es todo material sensible significativo que se percibe con los sentidos y que tiene relación con un hecho delictuoso.

Desde el punto de vista criminalístico, se entiende por indicio todo objeto, instrumento, huella, marca, rastro, señal o vestigio, que se usa y se produce respectivamente en la comisión de un hecho, sin importar cuán pequeño sea. Su estudio nos puede ayudar a establecer la identidad del perpetrador o la víctima de un hecho, a establecer la relación entre éstos y las circunstancias en que se consumó el crimen.

Al decir material sensible significativo se entiende que está constituido por todos aquellos elementos que son aprehendidos y percibidos mediante la aplicación de nuestros órganos de los sentidos. A fin de lograr una adecuada captación del material sensible, nuestros sentidos deben estar debidamente ejercitados para esos menesteres y, de preferencia, deben ser aplicados conjuntamente al mismo objeto. De este modo se evita toda clase de errores y distorsiones en la selección del material que será sometido a estudio.
Cuando se comprueba que el indicio está íntimamente relacionado con el hecho que se investiga, se convierte ya en evidencia. Una vez integrado al proceso penal se convierte en prueba.

Los indicios pueden localizarse en:

1. El lugar de los hechos
2. En el cuerpo de la víctima
3. En el cuerpo del victimario
4. En las zonas aledañas

Respecto a la investigación de los indicios, la Criminalística se apoyará en el principio de intercambio –mencionado previamente- y en la teoría de la transferencia. El contacto entre el delincuente, la víctima y el lugar de los hechos ocasionará cambios físicos y transferencia de materiales.

Los cambios físicos pueden ser:

a. En las condiciones de la víctima:
• Lesiones causadas por armas que pueden ser cuchillos, pistolas, instrumentos contundentes.
• Productos químicos (venenos, ácidos)
• Medicamentos
• Impactos de vehículos que provocan pérdida de líquidos como sangre, piel, cabello, etc.

b. En las condiciones del sospechoso:
• Lesiones causadas por contusiones, escoriaciones, equimosis, causadas en riña con la víctima, por colisión o en forma accidental.

c. En las condiciones del lugar de los hechos:
• Objetos fracturados y estrellados (puertas, ventanas, cerraduras, etc.).
• Destrucción total o parcial (como en casos de incendios).
• Borraduras de números de motor por esmeril o ácidos.
• Transporte voluntario o involuntario de objetos del lugar de los hechos a otra locación (objetos, pinturas, lodos, etc.).

El estudio de los indicios puede dividirse en tres clasificaciones: Por el momento de su producción, por su relación con el lugar de los hechos y por sus características físicas.

Por el momento de su producción pueden ser:

a. Antecedentes. Los generados antes del hecho.
b. Concomitantes. Los que se generan durante el hecho.
c. Consecuentes. Los que se generan con posterioridad al hecho.

Por su relación con los hechos se clasifican en:

a.      Indicios determinados. Son aquellos que requieren solamente un análisis minucioso a simple vista o con lentes de aumento y que guarden relación directa con el objeto o persona que los produce. Por su naturaleza física los podremos clasificar, por ejemplo, en armas, huellas dactilares e instrumentos.

 

b.      Indicios indeterminados. Son aquellos que requieren de un análisis completo para el conocimiento de su composición y estructura de acuerdo con su naturaleza física, pues de otra forma no estaríamos en la posibilidad de definirlos. Son, por ejemplo: pelos, fibras, semen, orina, vómito, manchas o huellas de sangre y pastillas desconocida con o sin envoltura

 

c.       Indicios asociativos. Los que corroboran y guardan relación directa con el hecho que se investiga.

 

d.      Indicios no asociativos. Se localizan en el lugar del hecho o del hallazgo, pero o están relacionados íntimamente con el caso que se investiga.

 

e.      Indicios microscópicos. Son aquellos que por su naturaleza se requiere de algún instrumento óptico (lupas o microscopios) para su observación (pelos y fibras).

 

f.        Indicios macroscópicos. Los que se observan a simple vista (manchas, armas, etc.)

 

g.      Indicios trasladables. Son aquellos que por su naturaleza, forma, volumen, peso o cualidades inherentes, se pueden sacar del lugar de investigación y se pueden preservar de forma adecuada para trasladarse al laboratorio para el estudio respectivo (armas, fibras).

 

h.      Indicios no trasladables. Son aquellos que por su naturaleza, forma, volumen, peso o cualidades inherentes, no pueden moverse del lugar de investigación ya que alterarían sus condiciones originales (huellas de calzado en lodo, impresiones latentes de huellas dactilares, etc.).

Por sus características físicas pueden dividirse en:

a. Orgánicos. Todos los de procedencia humana o animal, alimentos, ceras, grasas, etc.).

b. Inorgánicos. Pueden ser naturales (polvo, oxido, cenizas, manchas, etc.) y artificiales (tintas, armas, restos de incendios, papeles, monedas, etc.).

Los indicios más frecuentes localizados en el lugar de investigación son:

• Humanos.

-           Cadáveres. Por diferentes causas de muerte [Posiciones cadavéricas, lesiones y signos tanatológicos].

-          Miembros aislados. Como pueden ser extremidades cefálicas, superiores o inferiores, caja torácica, región pélvica, placentas, etc.

-          Osamentas. Completas o en partes.

• Fluidos orgánicos. Pueden ser:

-          Sangre. En sus diferentes manifestaciones: líquida. coagulada y seca, ya sea sobre armas, ropas, piso, tierra, muebles, muros, vehículos, etc.

-          Semen. Asociado generalmente a delitos sexuales, se puede localizar en el cuerpo de la víctima, sábanas, ropas, condones y objetos diversos. Casi siempre se localiza seco.

-          Saliva. Igualmente asociado a delitos sexuales, pero localizado también en vasos de vidrio, colillas de cigarro, sobres de papel, estampillas postales, etc.

-          Vómito.

-          Orina.

 


• Elementos filamentosos. Se localizan en cualquier región del cuerpo de la víctima o victimario, ropas, vehículos, amas, toallas, ropa de cama, etc. y pueden ser:

-          Pelos. Pestañas, cabellos, vello pubico, vello axilar, etc. También pueden ser de origen animal.

-          Fibras. Textiles, vegetales o sintéticas.

• Huellas. Es toda figura producida en una superficie dura o blanda, por contacto suave o violento, con una región del cuerpo o un objeto, las cuales pueden estar impregnadas de sustancias colorantes. Indican la forma, contorno y características del objeto que las produjo. Pueden ser:

-          Dactilares, palmares y plantares. Las cuales serán latentes, positivas y negativas, y cuya búsqueda se realiza en superficies duras o blandas con los procedimientos adecuados para cada sustrato.

-          De dientes y uñas. as de dientes reciben el nombre de mordeduras, las de uñas el de estigmas ungeales, y pueden presentarse en la víctima y el victimario

-          De labios pintados. Localizadas en homicidios relacionados con delitos sexuales y entre homosexuales. Pueden ubicarse en pañuelos desechables, ropas, cigarros, papel, condones y superficies duras.

-          De neumáticos. Pueden ser negativas y positivas. Las primeras serán sobre superficies duras y pueden ser de frenamiento, deslizamiento y rodamiento. Las negativas serán en superficies blandas como lodo, arena y tierra suelta.

-          De pisadas. Pueden ser negativas y positivas. Las primeras serán sobre superficies duras y se producirá con el polvo de las superficies que se pisen, o con la suela del calzado o con sustancias colorantes. Las negativas serán en superficies blandas como lodo, arena y tierra suelta.

-          Producidas por herramientas. Las encontraremos en puertas, ventanas, cajones, escritorios, cajas de seguridad, picaportes, cerraduras. Se dividen en impresiones (mellas en el material producidas por un objeto más duro) y estriaciones (una serie de rayas paralelas dejadas en una superficie por otra superficie dura o por el borde de una herramienta).

 

• Armas. En sus diversos tipos:

-          De fuego. En sus diferentes modalidades:

-          de repetición (revólver y escopetas)

-          semiautomáticas (pistolas, rifles, subametralladoras, algunas escopetas, etc.)

-          automáticas (rifles, subametralladoras, etc.).

-          Blancas. En sus diferentes formas:

o    punzantes (punzones, picahielos y agujas),

o   cortantes (cuchillos, navajas, hojas de afeitar, fragmentos de vidrio, etc.)

o   punzocortantes (puñales, cuchillos de carnicero y tijeras)

o   punzocontundentes (varillas y desarmadores)

o   cortocontundentes (machetes y hachas), etc.

o   Contundentes. Todo objeto con peso, masa, volúmen y forma regular o irregular, capaz de generar lesiones por contusión (piedras, tubos, bates de béisbol, etc.)

o   Constrictoras. Objetos que pueden ser colocados alrededor del cuello para generar una fuerza en un punto de apoyo y obstruir vías aéreas (cables de teléfono, sábanas, toallas, mascadas, agujetas, etc.).

• Elementos balísticos. Casquillos percutidos, casquillos sin percutir, balas, fragmentos de balas. Como consecuencias de éstos, orificios, impactos e incrustaciones en diversas superficies.

• Ropas. Que pueden tener manchas de fluidos orgánicos u otras sustancias, orificios, desgarros, huellas o agentes extraños.

• Documentos. Recados póstumos, amenazas, anónimos, cheques, pagares, etc.

• Drogas. Líquidas, sólidas o en polvo.

• Medicamentos. Empacados y sin envoltura.

• Explosivos. En sus diversas presentaciones, como pueden ser:
 

-          Cartuchos de dinamita

-          petardos

-          granadas

-          bombas artesanales

-          explosivos de diseño

Existen dos grupos de personas que manejan estos artefactos: los que actúan dentro de la legalidad (Personal militar y expertos para tales fines) y los que actúan ilegalmente (terroristas, saboteadores profesionales, jóvenes transgresores de la ley).

• Pinturas y cristales. De inmuebles o de vehículos participantes en hechos de tránsito. Pueden contener fluidos orgánicos, huellas dactilares, palmares o plantares.

• Sustancias desconocidas. Solventes, polvos, productos químicos, venenos, etc.

Normas de seguridad.

Hemos hablado sobre la importancia de la preservación de la escena del crimen, pero debemos aplicar los mismos principios a la protección personal.

El lugar de investigación puede ser un foco de infección de alto riesgo, en el que podemos adquirir enfermedades infectocontagiosas (Hepatitis, VIH), por lo que deberemos tener extrema precaución en el manejo de indicios. Al realizar una búsqueda en un cajón con ropa, puede haber guardada una jeringa contaminada o un rastrillo de rasurar que pueden producir lesiones en nuestras manos. Cuando se efectúa un raspado de sangre seca en una pared, una partícula puede volatilizar hacia nuestro globo ocular. Al manipular un cadáver putrefacto, una flictena puede romperse y salpicar hacia nuestro brazo su contenido bacteriano. Podemos pisar accidentalmente materiales tóxicos y, por elemental principio de intercambio, llevarlos hasta nuestra casa o lugar de trabajo.
Por esto, es conveniente utilizar guantes de látex y tela, tapabocas o mascarillas, protectores oculares, cubiertas para calzado, etc., según lo requiera el caso. Usar siempre bata y llevar con nosotros un cambio de ropa limpia, en el caso de que sea necesario cambiarnos. Una sencilla precaución puede evitarnos momentos desagradables.

 

La intervención Criminalística en el lugar de investigación.

El protocolo de trabajo en el lugar de investigación.

Implementos usados en la investigación Criminalística.

Las recomendaciones que se detallan a continuación exponen los implementos básicos típicamente necesarios para la búsqueda de indicios en el lugar de investigación. Descartamos otros que, por su naturaleza especializada, requieren de la intervención de otros expertos, como detectores de metales, generadores eléctricos, rayos láser, dispositivos para levantamientos de planos, etc.

En el maletín del Criminalista debe haber lugar para una gran cantidad de herramientas, como pueden ser:

- Alicates
- Cortaplumas
- Pinzas para cortar alambre
- Espátulas
- Tijeras de hojalatero
- Pinzas de punta
- Juego de llaves Allen
- Hacha
- Mazo de goma
- Imanes
- Lima de metal
- Pala
- Cincel
- Llave inglesa ajustable
- Segueta
- Papel lija
- Palanca de metal
- Cutter de uso pesado
- Desarmadores
Elementos básicos:
- Cinta plástica para acordonar el lugar
- Guantes e látex
- Mascarillas
- Máscara con filtros de carbón activo
- Guantes de tela
- Cubre zapatos quirúrgicos
- Estiletes y palillos de madera
- Marcadores de indicios
- Flechas adhesivas
Implementos técnicos para localización y búsqueda de indicios:
- Brújula
- Lupa
- Flexómetro
- Testigos métricos (regletas)
- Gises
- Marcadores permanentes de fieltro
- Equipo para búsqueda y revelado de huellas dactilares
- Equipo para moldeado de huellas
- Lámpara con baterías
- Atomizador
- Brochas de diversos grosores
- Cepillo de dientes
- Lámpara ultravioleta
- Químicos para búsqueda de fluidos orgánicos
- Peines
- Pinzas
- Tijeras
Implementos levantamiento y embalaje de indicios:
- Hisopos de algodón
- Jeringas desechables
- Escalpelo y navajas
- Recipientes de plástico de diferentes tamaños
- Frascos con cuentagotas
- Bolsas de plástico de diferentes tamaños
- Bolsas de papel de diferentes tamaños
- Frascos de cristal
- Sobres de papel
- Etiquetas
- Ligas
- Cinta adhesiva
- Engrapadora
- Papel kraft (en rollo)
- Cordón

Ya hemos hablado sobre la importancia de la preservación de la integridad del lugar de investigación y de los indicios en general. Ahora procederemos a analizar los pasos subsecuentes:

1. Observación del lugar

2. Búsqueda y localización de indicios.

3. Fijación del lugar y los indicios.

4. Levantamiento de los indicios.

5. Embalaje y etiquetado de los indicios.

6. Inicio de cadena de custodia.

 

Métodos de búsqueda y localización de indicios.

Este dependerá de la naturaleza del lugar. Puede ser:

1. En criba.
2. Paralelas.
3. Cuadrantes.
4. Espiral.
5. Zonas (zona de inmediata importancia, zonas contiguas, otras zonas)
6. Radial.
7. Abanico.

Fijación del lugar de los hechos.

Como hemos mencionado previamente, las condiciones originales del lugar de investigación son únicas e irrepetibles, por lo que deberemos documentarlas mediante diversos procedimientos:

1.      Escrita. Es una descripción continua en términos generales de las condiciones en que se encuentra el lugar de la investigación en el momento de nuestro arribo. Se emplea un enfoque sintético de narración, que incluye orientación cardinal y medidas. Debe ser lo suficientemente clara sin ser excesivamente larga. La fijación escrita se apoya siempre en la fotográfica y la planimétrica.

2.      Fotográfica. Es una documentación gráfica de las condiciones en que se encuentra el lugar de la investigación en el momento de nuestro arribo. Deberá de establecerse una progresión fotográfica clara que vaya de vistas generales, medianas, primeros planos, acercamientos y grandes acercamientos, según lo requiera el caso. Cada indicio habrá de fotografiarse empleando un testigo métrico y señalando su ubicación cardinal.

3.      Planimétrica. El dibujo planimétrico (también conocido como croquis, esquema o planimetría) es un recurso gráfico que establece un registro permanente de los objetos, condiciones y relaciones de tamaño y distancia, localizados en el lugar de investigación. Se realiza generalmente a escala, atendiendo la orientación cardinal. El dibujo planimétrico, en conjunto con las fotografías, complementa la descripción escrita.

4.      Moldeado. Se realiza cuando en el lugar de investigación se localizan impresiones negativas en superficies blandas, como huellas de calzado o neumáticos. Se emplean resinas o yesos especiales.

5.      Video. Documenta visual y sonoramente la investigación. Se emplea con mayor frecuencia en reconstrucciones de hechos.

6.      Maqueta. Se realiza con fines ilustrativos por un especialista, con el fin de gozar de una referencia general del lugar de investigación.

7.      Animación 3D. Un nuevo recurso tecnológico que emplea software de animación para reconstruir virtualmente una escena del crimen, controlando variables como volumen, iluminación, punto de vista, etc. Útil para realizar reconstrucciones de hechos y establecer la posibilidad o imposibilidad de las declaraciones de los testigos.

Levantamiento, embalaje y etiquetado de los indicios.

Después del examen exhaustivo y minucioso del lugar, y de la fijación de los indicios por todos los medios correspondientes para el caso, se procederá al levantamiento de los indicios.

El levantamiento es la acción de orden técnico que tiene como principio la recolección y conservación de los indicios localizados en el lugar de investigación, sin contaminar, transformar o modificar la naturaleza de los mismos, con el objeto de mantener su integridad para su posterior estudio y análisis. Para ello deberán observarse las siguientes reglas:

1.      Antes de tocar el indicio, deberá de fijarse por los medios pertinentes.

2.      El indicio debe tratarse con toda la técnica y metodología para su protección, recolección y embalaje. Un manejo inadecuado conduce a su contaminación, deterioro o destrucción.

3.      Se debe evitar contaminar el indicio con los instrumentos que se utilicen para su levantamiento, los cuales deben ser descontaminados antes y después de usarse.

4.      El indicio debe manipularse solamente lo necesario, con el fin de no alterarlo o modificarlo, para no impedir su adecuado estudio.

5.      Cada indicio deberá levantarse por separado.

6.      Se deberá indicar el sitio preciso donde fue levantado el indicio.

7.      Si hay el riesgo de que el indicio pueda alterarse o destruirse, deberá de procederse con toda la rapidez posible sin detrimento de la calidad de la técnica apropiada.

Los indicios pueden sufrir cambios o modificaciones por:

a.      Pérdida mecánica, como podría ser polvo fino a través de un agujero en el recipiente o fisura en un sobre.

b.      Por evaporización o escape de un líquido en un recipiente sin tapa o mal cerrado.

c.       Por contaminación química o bacteriológica, debido al uso de recipientes sucios.

d.      Por cambios resultantes de mezclar muestras provenientes de varios orígenes, cuando se utiliza un envase común.

Embalaje y etiquetado de los indicios.

El embalaje son las técnicas de manejo adecuadas y de conservación que se emplean para guardar, inmovilizar y proteger un indicio de acuerdo a la naturaleza del mismo, con el objeto de mantener su integridad para su posterior estudio y análisis.

Cada indicio deberá de embalarse por separado, etiquetándolo con los datos administrativos correspondientes (número de averiguación previa, llamado, características del indicio, clase, fecha y nombre del Perito) y una factura a su destinatario.
He aquí algunas recomendaciones para el embalaje de diferentes tipos de indicios:

1.      Armas de fuego. En el caso de pistola, tomar por los bordes del guardamonte o por la cacha si ésta se encuentra estriada, desabastecer y descargar, colóquese en una caja de cartón resistente, de tamaño adecuado, en la cual se harán orificios, por los que se pasarán cordeles, sujetándola por el cañón y la cacha. No se debe levantar con un pañuelo ni insertando algún objeto en el cañón.

2.      Armas blancas. Se levantan tomándose de los extremos, colocándose en cajas de cartón o tablas rectangulares, sujetándose con cordeles.

3.      Cadáveres. Para el levantamiento deberá haberse cumplido la metodología para cada caso, dependiendo del tipo de muerte que se trate. Se registrará la posición, orientación, situación y detalles que sean importantes mencionar. En caso de homicidio por arma de fuego, o en donde se aprecien maniobras de lucha, defensa o forcejeo por parta del occiso, deberán embolsarse las manos para preservar posibles indicios en lechos ungeales o residuos producidos por detonación de armas.

3.1.   Examen externo el cadáver. Para este se tomarán en cuenta los fenómenos cadavéricos que presente, se establezca el crono-tanato-diagnóstico, pero sin dejar de considerar los factores que puedan alterar la presentación y la intensidad de estos signos, como son:

-El lugar donde se encontró el cadáver (abierto o cerrado)


-La temperatura y humedad ambiental del lugar

-La constitución física del individuo (estaba vestido o desnudo)

-La posible causa de muerte.


Una vez trasladado al anfiteatro, deberá desvestirse documentando este proceso fotográficamente. Si el cuerpo presenta lesiones, estas deberán ser descritas en un orden secuencial, indicando:

-El tipo de lesión

-Su localización exacta

-Longitud y medidas

-Forma

-Características especiales (color, tipo de bordes, presencia de fibras, olor, etc.)

4. Indicios balísticos. Con pinzas con punta de goma (para evitar rayar o mellar su superficie) y colocando y numerando cada uno por separado en una bolsa de plástico, sobre de papel o caja pequeña de cartón.

5. Documentos. Manejarlos con guantes por las esquinas, sin doblarlo. Si se requiere una búsqueda de huellas dactilares, deberá colocarse en un sobre de papel y enviarlo al Laboratorio de Dactiloscopía para la aplicación de la técnica más apropiada. No rotular este sobre estando el indicio en su interior, pues la tinta puede penetrar hasta él.

6. Elementos filamentosos. Con pinzas con punta de goma, embalar por separado en bolsas de plástico. Cuando se toma muestras de pelo a víctimas o probables responsables, deberán ser arrancados (nunca cortados) tomando como mínimo 20 pelos de cada región (en la cabeza: frontal, temporales, parietales y occipital), que se embalarán separadamente.

7. Piel (raspado de uñas). Deberá de realizarse antes de la toma dactiloscópica y de la prueba de Harrison. Se realiza en ambas manos, raspando el lecho ungeal de cada dedo con la hoja de un bisturí o un clip metálico limpio, colocándose los indicios en sobres de papel o bolsas de plástico por separado.

8. Ropas. Si estas se encuentran empapadas de algún líquido (sangre, gasolina, etc.), deberán dejarse a secar a temperatura ambiente en un lugar cerrado seco y ventilado, colocándose posteriormente en bolsas de papel para su traslado al laboratorio de Química o de Balística. Si presenta un orificio o un desgarro, deberá protegerse el daño doblando la prenda por sus extremos y colocando en medio una hoja seca de papel, para posteriormente embolsarse.

9. Fluidos orgánicos. La toma correrá a cargo del experto en Química, pero cuando el caso lo requiera el Criminalista deber hacerlo empleando pipetas pasteur, jeringas sin aguja o hisopos de algodón, colocándose el indicio en frascos con tapa de plástico o vidrio, bolsas de plástico.

10. Vasos, botellas, frascos y similares. Se deslizará el objeto sobre la palma de la mano, colocando una en la base y otra en la boca. Para su envío al laboratorio, se embalarán sobre bases de cartón rígido sujetándolos con ligas o cordel.

Cadena de custodia.

Es el proceso en el cual se lleva a cabo un control, cuidado y responsabilidad de los indicios, y se refiere a su fuerza o cualidad probatoria, demostrando que el indicio localizado en la escena del crimen es el mismo que se presenta como prueba ante la autoridad judicial. Esta inicia con el Perito en Criminalística, continúa con el Ministerio Público, quien remite el indicio a través de Policía Judicial al laboratorio para su respectivo estudio.

 

Minientrada

Traducido y editado por Malena González de León

Identificación de Evidencia de ADN

Existen pocas células suficientes para obtener ADN útil por lo tanto se debe ser muy cuidadoso en su recolección. Es importante recordar que el hecho de no poder ver las manchas no significa que no sean suficientes para un análisis. Dichas muestras pueden colocar a un individuo en la escena del crimen, en una casa, o en un cuarto en el que el sospechoso declaró no haber estado; puede refutar una declaración de auto-defensa y poner un arma en la mano del sospechoso; puede dar infinidad de pistas clave para la resolución de un caso.

La siguiente es una tabla de identificación de ítems donde se encuentra evidencia comúnmente, su posible ubicación y la fuente biológica conteniendo las células.

Evidencia Posible Ubicación de la Evidencia Fuente de ADN
Bate de baseball o arma similar En el extremo del mango Transpiración; ;piel; sangre; tejido.
Sombrero; máscara En el interior Transpiración; pelo; caspa.
Anteojos Partes de nariz u orejas; lente Transpiración; piel
Tejido facial; algodón superficie Mucosidad; sangre; transpiración; semen; cera del oído.
Ropa sucia superficie Sangre; transpiración; semen
Escarbadientes puntas Saliva
Cigarrillo fumado Colilla del cigarrillo Saliva
Estampilla o sobre Área lamida Saliva
Cinta; ligadura Por dentro/fuera Piel; transpiración
Botella; lata; o vidrio Lados; boca Saliva; transpiración
Preservativo usado Superficie interna y externa Semen; células vaginales o rectales
Sábana, frazada o cubre almohada superficie Transpiración; pelo; semen; orina; saliva
Balas superficie Sangre, tejido
Marca de mordedura Piel de una persona o ropa Saliva
Uñas, o fragmentos de uñas raspaduras Sanre; transpiración; tejido

¿Que son las huellas de ADN?

La estructura de ADN de cada uno es la misma. La única diferencia está en el orden de los pares de bases. Existen tantos millones de pares de bases en cada persona que cada uno posee una secuencia diferente.

Al utilizar estas secuencias, cada persona puede ser identificada, al igual que con las huellas digitales. Sin embargo, esta tarea consumiría demasiado tiempo teniendo en cuenta la cantidad de estos códigos. Es por esto que los científicos utilizan un método más corto por la repetición del patrón de ADN.

Estos patrones sin embargo no dan una huella individual . sino determinan si dos muestras de Adn son de la misma persona, personas

emparentadas, o no relacionadas. Se utilizan un pequeño número de secuencias de ADN que son sabidas que varían entre los individuos en gran proporción, y al analizarlos se obtiene una gran probabilidad de coincidencia.

 

Técnica de análisis:

Southern Blot

 

Southern Blot podría traducirse como papel secante del Sur. Es una forma de analizar los patrones genéticos que aparecen en el ADN (ácido desoxirribonucleico) de una persona. Los pasos se describen a continuación:

1) Aislar el ADN en cuestión del resto del material celular en el núcleo. Esto puede ser realizado químicamente, utilizando detergente para lavar el material extra del ADN; o mecánicamente, aplicando una gran cantidad de presión de forma tal que el ADN se “escurra”.

2) Cortar el ADN en varios fragmentos de diferentes tamaños. Esto se realiza usando 1 o más enzimas de restricción.

3) Distribuir los fragmentos de ADN por tamaño. El proceso por el cual se fracciona es llamado “gel electroforesis”. El ADN se vierte en un gel, como “agarose”, y se aplica una carga eléctrica al gel, con la carga positiva por debajo y la negativa por arriba. Debido a que el ADN tiene una leve carga negativa, los fragmentos serán atraídos hacia el fondo: los más pequeños podrán desplazarse más rápidamente y por lo tanto se acercarán mas al fondo que los de mayor tamaño. Des esta manera, los fragmentos quedarán separados por tamaño descendente. De esta manera quedarán separados por tamaño.

4) Desnaturalizar el ADN para que se vuelva una sola hebra retorcida. Esto puede ser realizado ya sea por calentamiento o tratamiento químico.

5) Secarlo: el gel con el ADN fragmentado por tamaño es aplicado sobre una hoja de papel nitroceluloso, y luego horneado para adherir permanentemente el ADN a la hoja. Ahora se puede analizar.

Para analizarlo se utiliza una sonda genética radioactiva en una reacción hibridizante con el ADN en cuestión. Si se saca una radiografía al Southern Blot luego de que a una sonda se le ha permitido enlazarse con el ADN desnaturalizado en el papel, sólo en las zonas en las que la sonda enlaza se verá en la radiografía. Esto permite a los investigadores identificar en el ADN de una persona en particular, la ocurrencia y frecuencia del patrón genético particular contenido en la sonda.

 

Sonda Radiactiva:

1) Obtenga ADN polimerasa (rosa).Póngalo en un tubo.

 

2) Introduzca cortes, o roturas horizontales a lo largo de la hebra dentro del ADN que quiere hacer radiactivo.

3) Sume el ADN polimerasa [rosa] al tubo con los cortes de ADN y los nucleótidos individuales. El ADN polimerasa se atraerá inmediatamente a los cortes de ADN e intentará reparar el ADN, empezando por el 5° extremo moviéndose hasta el 3° extremo.

 

4) EL ADN polimerasa [rosa] comienza a reparar los cortes de ADN. Destruye todos los lazos existentes delante suyo y pone los nuevos nucleótidos, reunidos de los nucleótidos individuales mezclados en el tubo, detrás de él. Siempre que una base G (guanina) es leída en la hebra, una base *C radiactiva (citosina) [celeste]es puesta en la nueva hebra. De esta manera, la hebra cortada, al ser reparada por el ADN plimerasa se vuelve radiactiva por la inclusión de bases *C radiactivas.

 

5) El ADN cortado es calentado, separando las dos hebras de ADN. Esto crea hebras simples de Adn radiactivo y no radiactivo. El radiactivo ahora llamado sonda [celeste] está listo para su uso.

 

Reacción hibridizante

1) La hibridización es la unión o atadura de dos secuencias genéticas. Esto ocurre por los puentes de hidrógeno [rosa] entre los pares de bases. Entre una base A (adenina) y una T (timina), hay 2 puentes de hidrógeno; entre una C y una G, hay tres puentes de hidrógeno.

2) Al hacer uso de la hibridización en el laboratorio, el ADN debe ser primero desnaturalizado, usualmente utilizando calor o químicos. La desnaturalización es un proceso en el cual los puentes de hidrógeno de la doble hebra original se rompen, dejando una hebra simple de ADN en las cuales sus bases estan libres para unirse a puentes de hidrógeno.

3) Una vez que ha sido desnaturalizado, una sonda radiactiva de una sola hebra [celeste] puede ser usada para ver si el ADN desnaturalizado contiene una secuencia similar a la de la sonda. El ADN desnaturalizado se pone en una bolsa de plástico con la sonda y un poco de líquido salino; la bolsa se agita para permitir el rellenado. Si la sonda encuentra la adaptación, se unirá al ADN.

4) La adaptación a la sonda de ADN no debe ser exacto. Secuencias de homología variable se adhieren al ADN inclusive si la adaptación es pobre; lo más pobre que la adaptación es, lo menos que los puentes de hidrógeno entre la sonda y el ADN desnaturalizado. La habilidad de las sondas de baja homología de adherirse al ADN puede ser manipulado al variar la temperatura del ambiente de la reacción hibrdizante, o variando la cantidad de sal en la mezcla.

VNTRs

Todas las hebras de AND tienen piezas que contienen información genética que informa el desarrollo de un organismo (exons) y piezas que, aparentemente, suplen información genétieca irrelevante (introns). Aunque los introns parezcan inútiles, se ha encontrado que contienen secuencias repetidas de pares de bases. Estas secuencias, llamadas “Variable Number Tandem Repeats” (VNTRs) (Repeticiones de Núeros Variables de Tándems), pueden contener desde 20 a 100 pares de bases.

Todos los seres humanos tienen VNTRs. Para determinar si una persona tiene uno en particular, se realiza una Southern Blot, y luego se prueba una Southern Blot, a través de un reacción hibridizante, con una versión radiactiva de los VNTRs en cuestión. El patrón que resulta de este proceso es a los que se refiere con huellas de ADN.

Los VNTRs de una persona vienen de la información genética donada por sus padres, él o ella pueden tener VNTRs heredados de su madre o padre, o una combinación, pero nunca un VNTR que sus padres no tengan. A continuación se muestran los patrones de VNTR de Mrs. Nguyen [azul], Mr. Nguyen [amarillo], y sus cuatro hijos: D1 (la hija biológica de Nguyens), D2 ( la hijastra de Mr. Nguyen’s, hijo de Mrs. Nguyen y su ex esposo [rojo]), S1 (el hijo biológico de Nguyens), y S2 (hijo adoptado de Nguyens, sin relación biológica [sus padres son verde claro y oscuro]).

 

Como los patrones de VNTR se heredan genéticamente, el patrón de una persona es más o menos único. La mayor contidad de sondas de VNTR usadas para analizar el patrón de VNTR de una persona, la mayor distinción e individualización de ese patrón, o huella de ADN que se obtendrá.

 

 

 

Minientrada

Por Juan Pablo Bermúdez

Extraído de: http://www.pagina12.com.ar/2001/suple/Futuro/01-02/01-02-10/nota_a.htm

Yo no quería hacerles daño, sólo quería matarlos.” La confesión de David Berkowitz (alias “El hijo de Sam”), uno de los asesinos seriales más famosos, produjo estupor en la sala en la que se desarrollaba el juicio. La frase evidenciaba, a su brutal manera, aquello que los investigadores del crimen parecían no querer ver hasta ese momento: que los homicidas en serie tienen una lógica propia, que nada tiene que ver con la lógica del sentido común, y actúan en consecuencia.
Aunque el “género” reconoce antecedentes lejanos (Jack el Destripador es el más conocido, pero también se puede mencionar, más remoto todavía, el caso de Elizabeth Batory, la “Condesa sangrienta”, que en el siglo XVI asesinó a más de cuarenta adolescentes para tomar baños de sangre y sentirse siempre joven), el problema es propio de los dos últimos decenios del siglo pasado, el siglo XX. En 1984, el entonces presidente de Estados Unidos, Ronald Reagan, había anunciado la creación de la Unidad de Ciencias del Comportamiento del FBI explicando que era para perseguir a “los asesinos recurrentes”. Es que nadie sabía muy bien cómo encarar a este tipo de criminales.

Precisamente, fue para describir la carrera criminal de Berkowitz que Robert Ressler, agente especial del FBI, acuñó el nombre “serial killer” para catalogarlo. Fue hace quince años, cuando los investigadores todavía los buscaban siguiendo los métodos convencionales: búsqueda de huellas digitales, de manchas de sangre, de semen y de cualquier elemento que ayudara a identificarlos. Ressler cambió las leyes de la criminología para introducir un concepto hasta entonces desconocido. Intuía que en estos casos no alcanzaba con los métodos tradicionales. La investigación criminal debía abrirse a otros campos de la ciencia si quería avanzar en la investigación de los serial killers. Así nació la variante más moderna de la criminología: el estudio del perfil psicológico de los asesinos, un recurso que les sirvió –además de para atrapar a algunos– para conocer un poco más sobre la lógica de su funcionamiento.

De hecho, una de las primeras conclusiones resultó la más inquietante: los asesinos seriales son además gente amable, confiable, respetuosa y querible. Como su buen vecino del departamento de al lado.

De la TV a la realidad

Cuando Robert Ressler, psicólogo y criminólogo, inventó el mote serial killer, que se suele traducir al castellano como asesino en serie o, erróneamente, asesino múltiple, hacía referencia a “los seriales de aventuras que solíamos ver los sábados en el cine”, según dice en su libro El que lucha con monstruos: “Cada semana te veías obligado a ir a ver otro episodio porque al final del anterior había un momento de gran suspenso. No era un final satisfactorio porque aumentaba la tensión. La misma insatisfacción se produce en los serial killers”.

Ressler se encontró al principio con una fuerte resistencia a su propuesta de introducir la psicología en el terreno de la investigación, porque sus superiores consideraban que los agentes del FBI no eran psicólogos ni sociólogos y su misión consistía únicamente en perseguir a los delincuentes. El los convenció de la necesidad de comprender las motivaciones psicológicas del criminal. Esto les permitiría prevenir estos crímenes sin motivo, tarea imprescindible en un país donde se dan anualmente 20.000 asesinatos, y la tercera parte de ellos es cometida por serial killers.

Según cuentan, Robert Ressler profundizó tanto en el tema que con solo una inspección ocular de la escena del crimen podía saber la edad, el sexo, la raza, la profesión y los estudios del asesino, llegando a aventurar la zona en la que vivía el sospechoso. A él se debe la creación del Proyecto de Investigación de la Personalidad Criminal en el FBI y, en 1982, el Centro Nacional de Análisis Violentos en Virginia.

“El acto de matar deja al asesino en serie descontento y en tensión porque no es tan perfecto como su fantasía” -.explicó en una conferencia-. “Después de un homicidio, piensa en cómo podría haberlo mejorado. Cuando sigue este hilo de pensamiento, su mente se proyecta hacia adelante para ver cómo podría asesinar con mayor perfección la próxima vez; hay un perfeccionamiento continuo.”

El origen del infierno

En un capítulo de “Los Simpsons”, Bart y Lisa miraban por televisión un especial del payaso Krusty en la cárcel de Springfield. Viendo cómo los presos festejaban y aplaudían al payaso, Lisa comenta: “En el fondo, todo criminal tiene un corazón de niño”, a lo cual Bart responde: “Y viceversa”.
Todos los estudiosos del tema coinciden en este punto: la mente de un asesino serial no se desarrolla de golpe, sino que es el producto de un proceso que invariablemente comienza en la niñez. “Los asesinos no empiezan cuando cumplen los 25 años y dicen ‘bueno, me parece que voy a empezar a atacar sexualmente a las mujeres y quemarles los pechos’. Se trata de algo que se inicia muchos, muchísimos años antes y va desarrollándose dentro de un ciclo”, escribió el sociólogo Max Hunter en el Behavioural Science Unit del FBI.

“Hay una constante que se llama triángulo homicida. Los especialistas han encontrado que casi todos los asesinos en serie tienen estas cosas en su adolescencia. Abuso o torturas de animalitos o de chicos de menor edad; enuresis, o sea orinarse en la cama en los mismos años, y provocar incendios durante esa etapa… Pueden comenzar a los diez u once años, desmembrando la muñeca de su hermanita. Es posible que el chico no pase de ahí y entonces zafa.”

Para ejemplificar la teoría utilizan el caso de Berkowitz, que en su infancia provocó más de cien incendios; pero también el de Ed Gein, un serial killer cuya característica era la confección de prendas de vestir con piel humana (los investigadores encontraron en su casa, entre otras cosas, un chaleco de piel y un cinturón de pezones). Antes de morir, su madre le dijo una y otra vez que el sexo antes y sin matrimonio era una cosa realmente terrible, y la masturbación mucho peor. En el interrogatorio, doce años después, Gein explicó que su madre se seguía comunicando con él mientras dormía.

Esquizofrenia al cuadrado

Este es otro punto en el que coinciden todos los estudiosos del comportamiento de los serial killers. Ellos escuchan voces que les dicen lo que tienen que hacer. Pero además, desarrollan una personalidad múltiple y de hecho se fascinan con sus propios crímenes una vez que los cometieron. Por eso es que la inmensa mayoría colecciona los recortes de la prensa, o un porcentaje menor se presenta como voluntario en la búsqueda del asesino. “Hay que considerar con mucho escepticismo a la gente que se ofrece voluntariamente para colaborar con la búsqueda. Muchas veces el asesino decide formar parte del grupo. Brindará su ayuda. Es algo que le provoca una mayor emoción. Está impulsando las cosas hasta el límite. Seguramente piensa: miren a esos estúpidos policías. Yo lo hice y ellos no tienen ni la menor idea”, escribió John Missef, agente especial del FBI, en el Behavioural Science Unit.

La cuestión de la personalidad múltiple resulta inquietante, porque es uno de los principales motivos por los cuales es tan difícil atraparlos. Los asesinos seriales suelen ser personas muy formadas, muy lúcidas, que cometen sus crímenes siguiendo un patrón determinado por la particular lógica de la que, en algún punto, son víctimas. Pero en su “conducta pública” son seres humanos completamente normales, al menos en los aspectos que se ven. Justamente este elemento genera en el imaginario colectivo una presunción macabra: cuando ven las fotos del autor de decenas de crímenes horrorosos esperando encontrarse con un sujeto de cara “lombrosiana” pero se encuentran con un amable señor de lentes y afeitado, la sensación es que cualquiera puede ser un asesino serial. Y cualquiera, además, puede ser víctima de uno de ellos.
“Los criminales en serie son sujetos queribles, agradables –dice Missef-. Resulta muy difícil que no nos caigan simpáticos. Los otros no lo son, tienen alguna alteración mental y el día menos pensado estallan. De modo que en el caso de los asesinos en serie no se trata de algo que tengan, sino de lo que son.”

Para peor, muchos de ellos no demuestran locura cuando se los descubre sino apenas (nada más ni nada menos) otro registro de la realidad, diferente al que la mayoría de la sociedad tiene. Por eso hasta se pueden permitir muestras de un humor negro raramente comprensible dadas las circunstancias. En el juicio en el que lo condenaron por el asesinato de más de veinte personas, John Wayne Gacy dijo después de escuchar la sentencia: “Realmente, nunca debió acusárseme de algo más que de regentear un cementerio sin licencia”.

 

 

Republicano y violador

“No hay nada más inmoral que la intimidad de un moralista”, suelen decir algunos estudiosos del comportamiento humano. Como todas las conclusiones a las que arriban los investigadores están precedidas por un caso testigo, ejemplifican la característica de la doble personalidad con Ted Bundy, que durante cinco años cometió más de treinta crímenes en seis estados diferentes.
Bundy fue el autor de varios folletos del Partido Republicano –del cual era un activo militante– condenando la violación y la supuesta liviandad con que el estado norteamericano trataba a estos delincuentes. Por otro lado, elegía a sus víctimas entre adolescentes, las seducía y luego las golpeaba para desvanecerlas y así, recién ahí, mantener relaciones sexuales con ellas. Pero luego era peor: las mutilaba para volver a los dos o tres días a continuar el acto de necrofilia.
Bundy finalmente murió en la silla eléctrica luego de haber confesado algunos de sus crímenes y de haber alegado que en realidad lo había pervertido la pornografía. Los psicólogos que estudiaron su caso concluyeron en que Bundy asesinaba en cada mujer a aquella novia que lo había rechazado en su adolescencia. La marca del pasado era el motivo. Por supuesto, Bundy lo desconocía.

La inspiración cinematográfica

El trabajo de Ressler tuvo pronta aceptación entre las filas de los principales investigadores de asesinos seriales, pero su mejor alumno resultó un agente especial del FBI: John Douglas, quien, a su manera, perfeccionó la metodología de búsqueda impulsada por el psicólogo y hasta inspiró a uno de los personajes de la película El silencio de los inocentes (Jack Crawford, el jefe de la agente interpretado por Jodie Foster).

Creador –y su director durante poco menos de veinte años– de la Unidad de Apoyo Investigativo del FBI, Douglas aportó ideas más que interesantes. Su lema era “si quieren entender al artista deben analizar su trabajo”, e inventó una rama del estudio psicológico llamada victimología (en rigor de verdad, mejoró las ideas de estudiosos del crimen como Von Hentig y Ellenberger). “Uno debe preguntarse por qué esta persona terminó de este modo –explicó en uno de sus tantos libros–. A diferencia de lo que ocurre en el crimen clásico, donde por lo general el motivo está fuera del cuerpo de la víctima, en los asesinatos seriales el motivo es el cuerpo. Más de una vez he dicho que lo que hago a la hora de analizar un crimen es muy parecido a lo que hace un buen actor a la hora de prepararse para un determinado papel. Los dos arribamos a una escena (en el caso del actor al guión, en mi caso a la del crimen) y entonces nos concentramos en la superficie de las cosas y de las palabras, e intentamos ver qué es lo que quieren contarnos.”
Douglas persiguió durante mucho tiempo a varios serial killers. A algunos los descubrió y a otros no. De todos modos, no pudo continuar: de tanto intentar pensar como ellos terminó por sufrir algunas disfunciones de conducta que lo llevaron a comprender que lo mejor era dejarlo ahí. De cualquier manera, continúa escribiendo libros y dando conferencias. Sus teorías sirvieron de mucho a los investigadores, que lo señalan como uno de los principales referentes del tema.

Diferentes asesinos

Ahora bien. ¿Cuándo un criminal común y corriente sube de categoría para convertirse en un asesino serial? Según Steven Egger, especialista en la materia (es el autor de Los asesinos están entre nosotros, un estudio que los agentes especiales consideran clave), cuando el asesino no conoce a las víctimas y el patrón no es fácilmente perceptible. “Para un serial killer la víctima tiene un valor simbólico que puede interpretarse a partir de la forma en que fue asesinada”.
Concentrados en su mayor parte en Estados Unidos (y en los últimos veinte años), los asesinos seriales son una “especie” relativamente nueva. En Argentina, el “Loco de la ruta” que asesina trabajadoras sexuales en Mar del Plata parece lo más cercano a uno por estas tierras, pero no hay muchos otros antecedentes. Los especialistas sostienen que es necesaria la diferenciación entre asesinos seriales y asesinos múltiples: mientras que los múltiples matan por motivos emocionales y de una vez, los seriales juegan una especie de juego macabro siguiendo un determinado patrón.

Zonas oscuras

La innovación de Ressler, al fin y al cabo, trajo consigo tantos avances como dudas. Puestos a buscar en las zonas más oscuras de los seres humanos en función no sólo del esclarecimiento de casos sino también -.y esto lo consideran todavía más importante-. en la prevención de nuevos crímenes, hurgan no sólo las bibliotecas especializadas sino también en clásicos literarios como Crimen y castigo, de Dostoievsky. Mientras que algunos, como Colin Wilson, autor de Casta de asesinos, encuentran en la destrucción como condición inherente al ser humano uno de los motivos, otros impulsan la teoría de que en definitiva los serial killers vienen a descubrir el lado oculto de todo mortal. Robert Simon, autor de un extenso estudio (llamado Los hombres malos hacen lo que los buenos sueñan) sostiene que “los asesinos seriales están en el extremo del lado oscuro de lo humano. Ponen en acto los impulsos que las personas normales mantienen contenidos en los oscuros recovecos de sus mentes”. Tal vez sea cierto. Tal vez en el fondo no hagan otra cosa que representar ese lugar que todos conocen pero al que nadie quiere ir. Cuando Ted Bundy finalmente se confesó culpable de sus crímenes ante una Corte, y luego de entender que lo trataban como un serial killer, no pudo evitar decir algo que sólo él entendía y que provocó escalofríos a todos los presentes: “Nosotros, los asesinos seriales, somos sus hijos, somos sus maridos, somos los que están en todas partes… Y claro, mañana muchos de ustedes van a despertarse muertos”.

Minientrada

Por Carlos Zagala.

Para observaciones, sugerencias y críticas contáctenos en

http://www.tiendaforense.com.ve

 

I. Historia y Notas.

 

Se atribuye a Louis-Jacques Thenard (1777-1857) y Christian Freidrich Schonbein(1799-1868) los primeros pasos científicos hacia un ensayo confiable que permitiera detectar la presencia de sangre[1]. Thenard descubrió el peróxido de hidrógeno en 1818, y Schonbein describió la primera prueba de orientación en 1863. Esta prueba se basaba en el hecho de que la peroxidasa[2], al contacto con la hemoglobina, generaba la oxidación del peróxido de hidrógeno. La mezcla del peróxido de hidrógeno y la hemoglobina resultaba en un burbujeo o reacción de efervescencia debido al desprendimiento de burbujas de oxígeno. Empíricamente, es posible apreciar dicha reacción cuando se limpia una herida sanguinolenta con peróxido de hidrógeno. Shonbein describió que si la sustancia desconocida tratada con peróxido de hidrógeno despedía burbujas, era probable que contuviese hemoglobina, ergo era factible que se tratase de sangre. A principios del siglo XX, el Dr. Joseph H. Kastle (1864-1916) desarrolló una prueba cualitativa para hemoglobina mediante el uso de la fenolftaleína como indicador de color. Un poco después, el Dr. Julius Lothar Meyer (1830-1895) mejoró dicha prueba después de muchos estudios, es por eso que dicha pericia tomó el nombre de prueba de Kastle-Meyer. Hoy en día, se la conoce también como prueba del guayacol.

 

II. Ventajas y Limitaciones.

Para hablar de las ventajas y limitaciones de la prueba de fenolftaleína, es importante tener en cuenta dos nociones cruciales para la química forense: sensibilidad y especificidad. La Sensibilidad se refiere al factor de dilución de una sustancia (en este caso sangre) que puede ser detectada por el reactivo. La sensibilidad de la prueba de Kastle Meyer es de aproximadamente una parte en diez mil; 1:10.000. Esto significa que si se agrega a una gota de sangre diez mil gotas de agua todavía podría ser detectada por el peritaje. La especificidad, en cambio, se refiere a cuantas sustancias, distintas a la sangre podrían arrojar también un resultado positivo al someterse a la prueba. Esta descrito que sólo la hemoglobina genera un resultado positivo al aplicar esta pericia. Empero, la literatura sugiere que los falsos positivos podrían ocurrir en presencia de elementos químicos oxidantes y que las peroxidasas de origen vegetal reaccionen también en forma idéntica; conviene destacar que estos falsos positivos suceden sólo DESPUES de aplicar la fenolftaleína y ANTES de agregar el peróxido de hidrógeno. Una prueba POSITIVA es perceptible por el desarrollo de un color rojo oscuro a los pocos segundos de aplicarse el peróxido de hidrógeno. Puede decirse entonces que la prueba de Kastle Meyer es altamente específica para la sangre.

 

III. Químicos Necesarios para el Peritaje.

En general, los químicos contenidos en un kit para la prueba de Kastle Meyer son:

1)      Muestra de Control: se trata de un pequeño trozo de papel de filtro o tela impregnada con sangre seca de origen animal. Se usa sangre animal para evitarla posibilidad de transmisión de enfermedades. El kit contiene pues, una muestra que sabemos es sangre con 100% de seguridad. Esto nos permitirá probar los reactivos en la propia escena del suceso o en el laboratorio antes de aplicar la pericia a las sustancias sospechosas que encontremos. Este debe ser un primer paso obligado ya los químicos podrían estar vencidos o contaminados. La fenolftaleína, por ejemplo, es un reactivo muy sensible y puede oxidarse con facilidad si dejamos la tapa de los frascos mal cerradas. También, es posible que los reactivos se contaminen luego de varias pruebas si dejamos que las puntas de los goteros toquen las muestras, hisopos, superficies, papel de filtro, etc. Debemos  preferir el agua destilada en viales o frasco con gotero, esto permite que este libre de contaminación hasta la última gota.

 

2)      Materiales para Técnica de Contacto: esta técnica consiste en tocar la mancha sospechosa con un hisopo o aplicador con punta de algodón[3], cotonete, papel de filtro etc., para luego aplicar sobre ellos los químicos del kit. Cuando se necesita tomar muestras de espacios realmente pequeños puede usarse también hilo de algodón. De esta forma se transfiere la sustancia sospechosa al material estéril (hisopo, papel de filtro, etc.) y es sobre este, no sobre la mancha, en donde se aplican los reactivos. Por esta razón se dice que la prueba de la fenolftaleína es una prueba indirecta. En la foto de abajo se aprecian los aplicadores con punta de algodón, utensilios indispensables en el kit de un investigador. Se pueden usar también para recolectar sustancias sospechosas, no sólo sangre, semen, saliva, también sustancias químicas. Deben usarse los que tienen mango de madera y no los usados para la higiene de los oídos.

 

3)      Reactivos: Hay tres reactivos incluidos en el kit, estos son:

 

 

a-      Alcohol: Metil o Etil alcohol, o lo que es lo mismo, etanol. Este se usa para incrementar la sensibilidad de la prueba. Esto se logra al limpiar el área alrededor de la mancha y exponer mejor la hemoglobina[4].

 

b-      Fenolftaleína: se trata de un químico en polvo que se prepara en una solución de etanol que actúa como indicadora de color. Al prepararse, la solución se hierve por varias horas para eliminar el oxígeno disuelto en ella. Este químico es muy sensible y se ve como un líquido incoloro. Al exponerse al oxígeno, cambia de color a un rosado profundo. Es por eso que debemos mantenerlo con una tapa bien segura, sin exponerlo al aire ambiental.

 

c-       Peróxido de Hidrógeno: Es, esencialmente, agua con un átomo extra de oxígeno. Normalmente se lo usa como antiséptico y sirve como un oxidante en esta prueba.

 

 

4)      Agua Destilada o Desinonizada: No es un reactivo. Es, básicamente, agua libre de impurezas, sales, contaminantes, etc. Es de gran utilidad para transferir las sustancias que vayan a peritarse al papel de filtro, hisopo, cotonete, etc. La mejor forma de recolectar una mancha seca de sangre, la que ha formado una costra, o si ha sido limpiada o está muy diluida, es usando unas gotas de agua destilada sobre el hisopo. El agua destilada tiene además la ventaja de no interferir en la pericia pues es pura, así que no se corre el riesgo de que alguna sustancia extraña genere un falso positivo. También, está claro que permite mantener la muestra sin degradarse por acción bacteriana por más tiempo.

 

IV. Procedimiento.

La prueba de Kastle Meyer debería intentarse luego de un examen exhaustivo del escenario de los hechos, una vez preservadas e historificadas todas las evidencias de interés que encontremos. Podría ocurrir que detectemos manchas sospechosas obtengamos razones para creer que hay restos hemáticos en el sitio que hayan sido limpiados o diluidos por acción dolosa o natural. Tenga siempre presente que debemos evitar la contaminación a toda cosa. USE SIEMPRE GUANTES DE LÁTEX YPROTECCIÓN EN BOCA Y NARIZ. Procure no dejar que las puntas de los goteros y los hisopos se toquen. Evite también intercambiar las tapas de los reactivos y use siempre un hisopo nuevo para cada prueba. Jamás aplique los reactivos directamente sobre la evidencia. La prueba debe comenzar verificando los reactivos. Para esto se usa la muestra de control incluida en el kit. Se toma un hisopo y se le aplican dos o tres gotas de agua destilada. Se pone el hisopo en contacto con la muestra de control girando el hisopo sobre sí mismo. Acto seguido se aplica una o dos gotas de cada reactivo en el orden siguiente:

1)      Alcohol: Aplique una o dos gotas sobre el hisopo.

2)      Fenolftaleína[5]: Aplique una o dos gotas sobre el hisopo.

 

En este punto, Usted debería hacer una pausa de unos segundos y verificar si la punta del hisopo comienza a cambiar a color rosado. Esto no debería ocurrir cuando se hace una prueba usando la muestra de control pero, de ocurrir, estaremos en presencia de un FALSO POSITIVO Y NO DEBERIAMOS CONTINUAR CON LA PERICIA. Esto significa, prima facie, que algún contaminante está interfiriendo con la prueba. Si no hay ningún cambio de color continúe con el último paso, esto es:

3)      Peróxido de Hidrógeno: Aplique una o dos gotas sobre el hisopo. Si la prueba es positiva veremos un cambio de color casi inmediato a color ROSADO.

La prueba de control preliminar debe hacerse sólo una vez antes de comenzar una serie de pruebas. Una vez hecha, practique la prueba tantas veces como sea necesario en la forma descrita.

 

V. Interpretación de los Resultados.

Las pruebas de orientación (cualitativas) pueden arrojar resultados bastante confiables sobre la detección de sangre pero no puede asegurarse con 100% de seguridad que está este presente. Sólo las pruebas confirmatorias serán definitivas. El cuadro sinóptico de este artículo describe una variedad de reacciones posibles al aplicar esta pericia y las interpretaciones apropiadas que deberíamos hacer.

 

VI. Nota Importante.

Aplicados que sean los reactivos, no debemos esperar más de 30 segundos para apreciar los resultados. Esto se debe a que después de ese tiempo la fenolftaleína podría comenzar a reaccionar con el oxígeno del ambiente y tornarse rosada a pesar de no estar presente la sangre.

 

VII. La Identificación de Fluidos Biológicos en el Proceso Venezolano.

Debemos decir, sin temor a equivocarnos, que la detección de campo de rastros hemáticos y otros fluidos biológicos, ha sido dejada a un lado por los cuerpos policiales venezolanos, salvo en casos de trascendencia nacional[6]. Esto se debe, según claman algunos, al limitado presupuesto que manejan los cuerpos de seguridad del estado. En nuestra humilde opinión, semejante realidad se debe más a la profunda ignorancia que hemos padecido de un tiempo a esta parte todos los que en algo contribuimos con la administración de justicia. Luego de analizar cientos de expedientes sustanciados con ocasión de la comisión de diversos delitos, hemos comprobado que son comunes las afirmaciones como “encontramos una mancha marrón rojiza consistente con sangre”. Pensamos que menciones como esta en un acta policial, luego de la inspección técnica, no le hacen favor alguno a la verdad y la justicia[7]. Con un poco de información y dedicación es posible, sin quebrar el presupuesto del que se dispone, practicar una prueba cualitativa colorimétrica (también en el caso de sustancias de abuso) que si bien no es 100% concluyente podría arrojar luz sobre importantes aspectos materiales vinculados al delito. Recientemente, como respuesta a este problema, la Tienda Forense de Venezuela junto con la empresa Sumelab C.A., han puesto al alcance del investigador el kit Hemastrip, el cual contiene todos los utensilios necesarios para la práctica de una prueba de orientación en el caso de la sangre. Cada peritaje cuesta apenas medio dólar americano (pueden hacerse hasta cien con un solo kit), luego es falso que se trate de una tecnología inasequible en términos de precio. Se trata del primer kit de su tipo en nuestro país, diseñado pensando especialmente en las necesidades de un patrullero, pesquisa, perito judicial, criminalista, detective privado, etc.

El hemastrip dispone, además, de una muestra de control que consiste en un cotonete redondo impregnado en sangre de vacuno. Esto permite probar el papel reactivo antes de proceder a la pericia propiamente dicha. Igualmente, trae una provisión suficiente de agua de ionizada para empapar cien o más aplicadores, pastilleros, escalpelo desechable, pinzas, mascarilla, lentes protectores, etc. Esta pericia es tan sensible que puede detectar trazas de sangre invisibles al ojo desnudo. También, creemos que dejar el monopolio de las pruebas, aunque de orientación, únicamente al CICPC, órgano encargado de la investigación criminalística en nuestro país ya ha hecho bastante daño a la justicia. Esta realidad debería ir cambiando de suerte que policías, militares y civiles, en conjunto, trabajen en mejor sinergia. No vemos nada en las leyes venezolanas que obste a que sea un detective privado, un policía municipal, un experto civil designado por el juez, etc., quien practique peritajes como los descritos en este artículo. Aún más, existen otras pruebas disponibles hoy en día para la identificación preliminar de fluidos biológicos además de la sangre, nos referimos al semen y a la orina. Estas pruebas, al igual que el hemastrip, no requieren de conocimientos profundos, pueden ser practicadas por personas con un entrenamiento básico y son bastante fiables. Finalmente, somos de la opinión de que la peor prueba es la que no se realiza, la que nunca llega al conocimiento del Tribunal y la peor sentencia la que termina por condenar o absolver valiéndose sólo de una parte de las pruebas asequibles.

 

EL AUTOR AUTORIZA EL USO DE ESTE MATERIAL ÚNICAMENTE CON FINES PEDAGÓGICOS O ACADÉMICOS.

 

 

 


[1] Hoy por hoy, la detección de la sangre tiene más importancia que nunca, con el desarrollo de las pruebas de ADN es posible determinar la vinculación de la misma a una persona en particular con precisión de uno en billones.

[2]  Se llama peroxidasas a las enzimas halladas especialmente en células vegetales que catalizan la oxidación de una sustancia.

[3] Nos hemos referido a esta técnica en el trabajo de nuestra autoría “Comentarios sobre la Detección de Manchas Seminales”. En principio, es menester determinar si la mancha sospechosa está seca o aún húmeda. Es más fácil recolectarla mientras esté húmeda pues el hisopo o papel de filtro se impregna con facilidad. En el caso de estar seca, será necesario humedecer el material de transferencia con una o dos gotas de agua destilada.

[4] La hemoglobina encerrada exclusivamente en los glóbulos rojos es una proteína que contiene el grupo “hemo” (formado por moléculas de hierro que enlazan el oxígeno en los pulmones o en los bronquios y la liberan por el resto del cuerpo). También transporta productos residuales como el dióxido de carbono, la mayoría del cual se encuentra disuelto en el plasma sanguíneo. Los niveles normales de hemoglobina están entre los 12,5 y 17 gramos por litro y es proporcional al número de hematíes. Constituye el 90% de los eritrocitos y es la que les proporciona su color característico, rojo, aunque esto sólo se da cuando el glóbulo rojo está cargado de oxígeno. Cuando un eritrocito esté cargado de dióxido de carbono, será azul.

[5] La fenolftaleína es un ácido débil que pierde cationes H+ en solución. La molécula de fenolftaleína es incolora, en cambio el anión derivado de la fenolftaleína es de color rosa. Cuando se agrega una base la fenolftaleína (siendo esta inicialmente incolora) pierde H+ formándose el anión y haciendo que tome coloración rosa. Se puede decir que la solución de fenolftaleína esta “hambrienta” de oxígeno.

 

[6] En estos, incluso se llegan a practicar pruebas de reacción en cadena de polimerasa para determinar el perfil genético del sospechoso.

[7] Al revisar un expediente penal promedio, saltará a la vista que el 90% o más de las pruebas que el Ministerio Público pretende llevar al juicio y que menciona en la acusación consisten, sustancialmente, en pruebas testimoniales.

Minientrada

Extraído de:  http://www.criminalistica.net/forense/podium-forense/odontologia-forense/la-importancia-de-las-huellas-de-mordeduras-en-las-ciencias-forenses-089.html

La importancia de las huellas de mordeduras en las ciencias forenses radica en su potencial como elemento probatorio de una acción criminal, como también en su calidad como elemento identificatorio. Variadas ciencias acuden al auxilio para el estudio de este tipo de marcas: en el caso de las mordeduras de animales la veterinaria legal hace su aporte y para la identificación de mordeduras humanas es indispensable el trabajo de la odontología forense. Estas singulares huellas presentan características bien definidas y diferentes clasificaciones según los autores que se han dedicado a su estudio. En el presente trabajo intentamos hacer un recorrido sobre la caracterización de estas marcas, las últimas técnicas de análisis y los casos en los que se presentan este tipo de lesiones.

 

I- INTRODUCCION

 

En este trabajo pretendemos dar cuenta del valor probatorio que pueden llegar a tener las huellas de mordedura encontradas en la escena de un crimen. En tal sentido, haremos una revisión de los aportes proporcionados por las ciencias forenses relacionadas con esta temática, como por ejemplo la odontología forense y la veterinaria legal. Asimismo, se realizará una caracterización de los distintos tipos de mordeduras, como así también se estudiaran los diversos métodos y técnicas que se encuentran vigentes para su levantamiento y posterior análisis. En este aspecto se destaca cómo debe actuar el perito forense en el lugar del hecho para poder luego, elaborar un informe fidedigno.

 

Por último, incluimos a modo de ejemplo, cuales son los casos más habituales en los que aparecen las mordeduras, en que circunstancias se dan este tipo de lesiones y a que parte de la población afectan mayormente. Para ello, agregamos una serie de noticias periodísticas que dan cuenta de la problemática en cuestión.

 

II- LA IMPORTANCIA DE LA ODONTOLOGIA EN LA MEDICINA LEGAL

Para abordar nuestro tema de estudio, es necesario tener en cuenta las disciplinas que entran en juego a la hora de realizar la identificación de una huella, en este caso, una huella provocada por una presunta mordedura. En este sentido, existe una rama de la medicina legal que es la odontología forense. La misma es una ciencia que está al servicio de la justicia, para poder resolver problemas al momento de la identificación humana, ya sea que se trate de una víctima o de un agresor.

Al respecto, Araceli Ortiz (1997), se refiere acerca de cómo fueron los comienzos de esta ciencia, quien define a la odontología forense como la ciencia que estudia y evalúa la evidencia dental para presentarla en el interés de la justicia. Esta definición cubre una gama de procesos del cual el odontólogo es responsable. Si hacemos un poco de historia acerca de esta rama de la odontología, podemos remontarnos varios siglos atrás y decir que el primer caso reportado de Odontología Forense, (aunque en aquella época no se lo consideraba como tal),se refiere a Nerón, en Roma. Su mamá , Agripina quería que Nerón fuera emperador pero como no tenía el linaje para que el muchacho heredara ese cargo, decidió casarse con el emperador Claudio. A su vez, Claudio tenía una predisposición natural hacia las muchachas bonitas. Especialmente hacia una de ellas, que se llamaba Loia Paulina. Cuando Agripina vio que él estaba haciéndole mucho caso a Loia Paulina, la mandó a matar, pero cuando le dijo al verdugo que le trajera la cabeza de su rival y la vio, se preguntó si en verdad sería esa la cabeza de la amante de su esposo. Y fue así que para probarlo, abrió el labio de la víctima y encontró unas bandas que había hecho un dentista etrusco. Los romanos que tenían cierta capacidad de pagar, el que tenía cierto estatus social, iba a los dentistas etruscos que estaban mucho más avanzados en la odontología. Fabricaban unas bandas de oro que en aquella época se consideraban como símbolo de belleza y opulencia. Así fue identificada la cabeza como perteneciente a Loia Paulina. Fue entonces que se quedó reinando Agripina y por ende Nerón llegó a ser el emperador luego.

 

Más allá de este curioso antecedente, podemos decir que la Odontología Forense como tal, se inicia a partir del primer libro que se hizo de Odontología Forense escrito por un cubano de apellido Amoedo. Amoedo llegó a Francia y empezó a trabajar atendiendo a estudiantes, a personas que trabajaban y también atendía a personas que tenían cierto grado de escolaridad y dinero. Para esta época existía un sitio que se llamaba el lugar de la Chavité, un centro comercial muy grande, que se quemó en 1896. El doctor Amoedo tenía muchos de los expedientes de aquellas personas que habían muerto y gracias a eso pudo realizar las identificaciones. El primer libro lo escribió en el año 1897 y todavía lo que él usaba se sigue usando. Es decir que sus conocimientos siguen vigentes hoy en día. Por supuesto que se han añadido ciertos conocimientos, pero no se ha cambiado.

 

Y por qué es necesario reconocer una persona? Porque algunas veces hay que tener una identificación positiva para los procesos legales y también dentro de lo civil , criminal, ético y moral. Por supuesto en casos de herencia es muy importante saber quién fue el que murió. En caso de crimen la identificación puede ser individual, o puede ser en casos de desastres en masa en el cual muchas personas mueren y se tiene que identificar a todas aquellas personas que fueron víctimas. En caso de fraude la odontología legal es muy importante porque una persona puede hacer fraude para parecer que es otra persona. También en casos en que el fraude es el odontólogo, que quiso cobrar más el seguro, por lo tanto aparecen unas cuantas restauraciones que no se hicieron. En los casos de mordidas y trauma, en el cual la persona sufre un daño al complejo orofacial y hay que recompensar por el problema que tuvo que puede tener como origen el trabajo en el que se desempeñaba, por ejemplo.

 

Las piezas dentales de una persona o de un animal, son diferentes, existe una gran variedad en número y en morfología, por lo que juegan un papel muy importante cuando se trata de descubrir la identidad de una persona. Pero además, los dientes son capaces de contener valiosísima información sobre las características del individuo en cuestión, como así también sobre su estilo de vida. A través de las piezas dentales podemos obtener datos como: la edad, a través de la erupción y evolución dentaria, el sexo, la talla, y factores hereditarios, entre otros. También los dientes se distinguen por haber sufrido ciertas alteraciones de color, de esmalte. Algunas posiciones dentarias pueden llegar a develar hábitos culturales, profesionales o individuales. Los hábitos alimenticios podrán ser reconocidos a partir del desgaste y la abrasión que presenten las piezas dentales (Ver anexos págs. 37 y 38).

 

Otra cuestión de interés se refiere a los trabajos realizados por el odontólogo que se encuentran en las piezas del individuo, como por ejemplo: ortodoncias, obturación de caries, reconstrucciones estéticas, distintos tipos de prótesis fijas o removibles, cirugías, etc. Estos datos, cotejados con una ficha odontológica1 pueden ayudar a la identificación de un individuo.

 

Si bien las piezas dentales son los únicos elementos óseos que no se encuentran protegidos por tejido ni por piel, ofrecen una gran resistencia al paso del tiempo, por lo cual se convierten en una fuente clave a la hora de la identificación humana. La identificación de restos dentales es particularmente útil cuando el occiso está esqueletizado, descompuesto, quemado, o desmembrado. Asimismo, las piezas dentales prestan gran utilidad al momento de identificas lesiones causadas por mordeduras.

 

 

III- MORDEDURAS: DEFINICION Y CLASIFICACIÓN

 

Las mordeduras, según Vázquez Fanego (2003), son lesiones contusas o incisocontusas, que en algunos casos son acompañadas por arrancamiento, producidas por las piezas dentarias en distintas partes del cuerpo. Pueden ser intencionales, pero también pueden funcionar como arma de ataque o de defensa. En estos casos, existen diferencias con respecto a las zonas anatómicas en donde se producen. Las marcas de mordida son causadas por uno o varios dientes solos o en combinación con otras partes de la boca. Pueden estudiarse en la piel de la víctima o en la del agresor y en restos de comida localizados en el lugar del crimen.

 

La mordedura es el medio de lucha, tanto en la agresión como en la defensa, de los animales carnívoros. Pero el hombre, también, cuando carece de armas y necesita atacar o defenderse recurre a la utilización de sus dientes. “Cuando un individuo es atacado por otro trata de interponer su antebrazo entre él y su agresor, de modo que le sirva de protección y de palanca de fuerza para apartarlo. En ese instante en que la víctima presenta el borde cubital o defensivo del antebrazo, si el que ataca tiene ocupadas sus manos en otra acción ofensiva, recurrirá a la mordedura como medio para oponerse al esfuerzo de su víctima. En otras oportunidades el agresor trata de estrangular o sofocar a su víctima y ésta usa la mordedura como medio defensivo”. (Achával, 1962:249).

 

La utilización de las mordeduras dentro de la medicina legal y de la criminología resulta eficaz a la hora de determinar si se ha cometido maltrato infantil, delito sexual, sabotaje. También pueden ayudar a descubrir la presencia o no de una determinada persona en la escena del crimen, y como decíamos en el capítulo anterior, son fundamentales para realizar trabajos de identificación humana.

 

Las mordeduras pueden clasificarse dentro de dos grandes grupos: Las mordeduras verdaderas, es decir las que son causadas por dientes, y las falsas mordeduras como las descriptas por Carrara, o seudomordeduras. A continuación describimos la clasificación hecha por Achával:

 

  • de ofensa
  • Agresivas por sadismo
  • por masoquismo
  • Humanas Defensivas
  • Accidentales
  • Transicionales en erotismo

 

a) Verdaderas accidental

 

  • Carnívoros agresiva
  • defensiva
  • Animales
  • accidental
  • Herbívoros agresiva
  • defensiva

 

b) Falsas o mordeduras de Carrara

 

Uno de los caracteres de diferenciación entre la mordedura humana y la animal es que la mordedura humana es producida en zonas descubiertas del cuerpo, es decir, en donde no hay ropas. Las mordeduras ofensivas tienden no sólo a lesionar, sino a “marcar”, por lo que con cierta frecuencia, ciertas deformaciones del rostro tienen su origen en ataques efectuados con los dientes. Las defensivas se dan generalmente durante riñas, tienden casi siempre a protegerse de un golpe, un arma o de una compresión torácica, y se localizan en las manos, las piernas, y sobre todo en los antebrazos.

 

Las mordeduras llamadas transicionales en erotismo en general se asientan en los labios, senos, partes genitales o regiones paragenitales y en la cara interna de los muslos.

 

Los animales muerden indiferentemente zonas vestidas o descubiertas. Además, para hacer una diferenciación entre mordeduras humanas y animales hay que tener en cuenta las diferencias de implantación dentaria.

 

Otras clasificaciones sobre mordeduras se refieren a diferentes particularidades de las mismas, como por ejemplo, el hecho de si son mordeduras totales o parciales. Las totales son aquellas donde la arcada superior e inferior se unen desprendiendo una porción de la superficie huelloreceptora. Las parciales son aquellas donde el movimiento de las mordida se detiene por algún factor determinante y queda generalmente en la superficie del instrumento huelloreceptor la impresión volumétrica de ambas arcadas dentarias. Las primeras son huellas dinámicas en las que la disposición de los trazos responden a la amplitud del ángulo de encuentro de la superficie de trabajo de los dientes, mientras que las últimas pueden ser superficiales (por ejemplo hematomas) o volumétricas (en las que se reflejan las características del área de contacto de las diferentes piezas dentarias). (Correa Alarcón y Cobo Abreu, 2001).

 

Dentro de las mordeduras humanas también se puede encontrar la siguiente clasificación:

 

Genuina: el agresor clava sus dientes en la víctima pudiendo producir heridas por punción, desgarros o desprendimientos de tejidos, particularmente en el lóbulo de la oreja, lengua o pirámide nasal.

 

Automordedura: generalmente de lengua o labios, que suelen acontecer en caídas o crisis convulsivas. Aquí cabe mencionar también las mordeduras provocadas por automutilación, de evidente contenido psicopático o psicótico (Bonnet, 1967:116). La mordedura autoinferida se observa en el Síndrome de Lesch Nylan. Se trata de una manifestación mórbida transmitida recesivamente y de herencia cruzada que se manifiesta entre otro signo por la inestabilidad de dolor y mutilación al morderse los labios. Es una enfermedad rara y generalmente afecta a los niños y adultos que han sufrido abuso sexual. Estas personas pueden morderse sus propios brazos o manos ante la angustia y tratando de evitar gritar mientras son traumatizados.

 

Las lesiones por puñetazos: deben ser consideradas como mordeduras, con abrasión2 y laceración de los nudillos y las manos.

 

No podemos dejar de recalcar que un tipo muy común de mordedura es la que ocurre entre los niños, generalmente representan una forma de expresión cuando existe falta de comunicación entre ellos. Es frecuente ver este tipo de lesiones durante juegos o competencias deportivas, ocurren, en muchos casos, en centros o guarderías infantiles.

 

Con respecto a las lesiones provocadas por mordeduras, ya sean humanas o animales, además de la lesión en sí misma, trae aparejada complicaciones relacionadas con diversas infecciones. A través de una lesión por mordedura se pueden transmitir infecciones como: tétano, sífilis, actinomicosis y algunas de responsabilidad de estáfilo y estreptococo. Asimismo, es posible la transmisión de enfermedades virales como la hepatitis B, herpex simple, y citomegalovirus, entre otros. En cuanto a los animales, específicamente, la complicación infecciosa más seria que podría producirse es la rabia. Por este motivo se trata siempre en todos los casos, de identificar al animal responsable.

 

 

IV- IDENTIFICACION DE HUELLAS DE MORDEDURAS 

1) En primer lugar habrá que asegurarse si la huella dejada pertenece a una verdadera mordedura o si se trata de otro tipo de huella.

 

Caballo: 2 (I 3/3 C 1/1 P 3 ó 4/3 M 3/3) = 40 o 42.

 

Buey: 2 ( I 0/4 C 0/0 P 3/3 M 3/3 ) = 32.

 

Cerdo: 2 (I 3/3 C 1/1 P 4/4 M 3/3) = 44.

 

Perro: 2 (I 3/3 C 1/1 P 4/4 M 2/3) = 42.

 

Cada fórmula responde a la clasificación de los dientes de acuerdo con su forma y ubicación como sigue:

 

· Incisivos: están situados delante e implantados en el premaxilar y la mandíbula.

 

· Caninos: están situados un poco más atrás e interrumpen el espacio intralveolar.

 

· Premolares y molares: constituyen los lados de la arcada dental. Los premolares se hallan en primer término.

 

· Como los dientes de los dos lados de la mandíbula o quijadas son normalmente iguales, lo mismo en número que en carácter, la dentición completa puede expresarse en una fórmula, que en el hombre es:

 

2 (I 2/2 C 1/1 P 2/2 M 3/3) = 32

 

Las letras indican la clase de dientes y las cifras situadas encima y debajo de la línea dan el número de dientes en cada lado de la mandíbula inferior y superior. Es por ello que la confrontación de las características generales de una huella de diente con las fórmulas conocidas de cada animal nos puede ayudar a identificar la especie de procedencia (Alarcón y Cobo, 2001).

 

3) Si es animal observar si es pequeño o grande.

 

4) Si la mordedura es estimulada.

 

5) Localización topográfica en el cuerpo: cuando las mordeduras son efectuadas como una acción de ataque durante una riña, es muy común que las lesiones aparezcan en nariz, orejas, mejillas, labios y cara posterior del tórax (Ver Anexos: Fotografías de mordeduras, págs. 39 y 40). En el caso de los delitos sexuales existe una diferenciación de localización entre heterosexuales y homosexuales. En los primeros, la ubicación de la lesión será en las mamas, muslos, glúteos, clítoris y pene. En los segundos, la localización suele estar en el dorso, brazos, hombros, axilas y escroto. Cuando las lesiones por mordeduras se efectúan con el fin de agredir a un menor, las mismas se encuentran en partes ocultas del cuerpo, ya que el agresor lo que busca es disfrazarlas y simularlas para que no se entere el entorno. Las marcas pueden aparecer en el tórax, espalda, glúteos, abdomen, genitales, mucosa oral y en general suelen asociarse a otras lesiones y a diferentes tiempos de producción.

 

6) Características de la mordida: el tipo más característico de modelo de marcas de mordida es aquel en el cual la marca dejada es del conjunto de dientes e impresionan ambas arcadas. En estos casos se pueden observar diversas modalidades: redondas, ovoides, o elípticas. Asimismo varían los arcos que pueden ser cuadrados, afilados o de forma triangular. Existe la posibilidad de que un solo arco contacte con la superficie, en este caso, se formará una media luna. En cuanto a su medida, podemos decir que la mayor dimensión de una marca de mordida humana adulta no excede de 4 cm. Según el Dr. Jaime Mery: “Las características clásicas de un modelo de mordida son generadas por grupos de dientes específicos. La dinámica de la oclusión y funciones musculares deben ser consideradas y pueden incidir en la marca de mordida. Las radiaciones pueden ser por mal oclusión, movilidad dentaria individual asociada con enfermedad dental y por movimientos de la musculatura facial al morder. La mal oclusión II puede determinar que las superficies palatinas de los dientes superiores anteriores contacten antes que sus bordes incisales con el material mordido, resultando impresiones en forma de escudo producidas por las superficies palatinas en la marca de mordida, en lugar del patrón rectangular habitual asociado con estos dientes. Fuerzas musculares aberrantes asociadas con el empuje de la lengua pueden alterar el trayecto con el diente que hace contacto con la superficie mordida” (Mery A., ¿año?).

 

Además de estas cuestiones deberemos prestar atención a las características del conjunto, es decir, cual es la disposición de las arcadas dentarias, si es curva, trapezoidal o triangular y ver si las marcas pertenecen al conjunto de los dientes o si falta la marca de alguna pieza dentaria. Por otro lado están las características individuales, que se relacionan con ciertas anomalías en forma y volumen, número de dientes que han dejado impronta, alineación de las piezas impresionadas, etc.

 

Es interesante resaltar que no siempre se podrán observar con precisión las marcas dejadas por una mordida. Algunas veces sólo queda una contusión3 que se extiende a los tejidos vecinos, lo que dificulta la mensura de la lesión en sí.

 

7) Si hay continuidad en el trazo: cuando el sujeto está vivo, en el caso de mordeduras superficiales, no se encuentra solución de continuidad en la piel del individuo, pero se puede diferenciar un heritema o hematoma si se produce una hemorragia subcutánea, con cambios de coloración según el paso de los días.

 

8) Si es profunda o superficial, potencia de mordida: cuando la intensidad de la lesión es mayor, quedará marcada la arcada dentaria en la piel imprimiendo sus características, permitiendo así identificar al agresión por la comparación de su arcada dentaria.

9) Si la mordida fue producida en vida o post mortem:

 

Las lesiones anteriores a la muerte presentan las siguientes características:

 

a) Las equimosis antiguas se encuentran en vías de reparación.

 

b) En las causadas inmediatamente antes de la muerte se advierte lo siguiente:

 

1- si el traumatismo ha sido muy débil, la coloración de los tegumentos no se produce.

 

2- si el traumatismo es violento y hay hemorragia profunda, se puede provocar un embolsamiento sanguíneo, y es posible que los tegumentos lleguen a romperse y se produzca una extravasación al exterior.

 

3- en un caso de violencia mayor, puede haber desgarramiento de los tejidos, separándose incluso, el fragmento (ejemplo: lóbulo de la oreja). Si la herida produce un estiramiento de vasos, estos sangran débilmente.

 

4- el hecho de que aparezca un microcoágulo sobre la herida nos habla del principio de la reorganización de los tejidos lesionados, este coágulo se adhiere a las paredes fuertemente y se despega con dificultad con el lavado de la herida.

 

5- si hay retracción de los tejidos, la herida es vital. La retracción es máxima si la herida es perpendicular a las fibras elásticas. Esta propiedad desaparece con la muerte, aunque en algunos casos se mantiene la retracción hística durante un breve período.

 

6- el aspecto histológico advierte una desaparición de la estructura hística, existencia de una lámina de glóbulos rojos (infiltración), y tejido fibroso (coagulación). Este proceso culmina con una cicatrización más o menos avanzada según la producción de la muerte.

 

En cambio en las lesiones post mortem las heridas responden, en la mayor parte de los casos, a agresiones sexuales de individuos psicóticos, también coinciden con sentimientos de venganza en el ánimo del criminal que muerde a su víctima creyéndola aún viva. Las características de estas mordeduras son:

 

a) Ausencia de hemorragia.

 

b) Ausencia de coagulación.

 

c) Ausencia de retracción de los tejidos.

 

Se llama “período de incertidumbre” al momento inmediato a la muerte. Para averiguar si las lesiones se han producido antes o después de la muerte, cuando el estudio morfológico de la herida arroja dudas, se harán las siguientes pruebas:

 

1- Reacción leucocitaria: se basa en que toda lesión produce una reacción inflamatoria, vascular, con producción de edema hístico y un aflujo masivo de leucocitos que atraviesan la membrana basal de las células endoteliales por diapédesis. Estas células serán principalmente polimorfonucleares, eosinófilos y macrófagos. Por lo tanto, cuando se encuentran en el foco de la lesión, revelarán que esta fue vital.

 

2- Cambios en la hemoglobina: mediante pruebas como la reacción de Perls4 o la de azul de Prusia5, se comprobará si la hemoglobina del foco de la lesión se transforma en hemosiderina, virando a un azul intenso o verde azulado a causa de las granulaciones pigmentarias que indican que la lesión fue provocada en vida.

 

3- Variación en la trama vascular: los vasos son destruidos y hay formación de anastomosis6, lo cual indica que las lesiones fueron inferidas durante la vida.

 

4- Cambios en la actividad enzimática: con pruebas histoquímicas se podrá demostrar una alteración enzimática en los bordes de una herida provocada una hora antes de la muerte. La zona central de la lesión presenta una disminución de la actividad enzimática, poniendo de manifiesto la necrosis que se está gestando, en tanto la zona periférica muestra un aumento de la actividad enzimática, como mecanismo de defensa de las células del tejido conectivo.

 

5- Alteraciones bioquímicas: pueden aparecer en los bordes de la herida producida momentos antes de la muerte, siendo de gran utilidad para ello, determinar la histamina, serotonina, catecolamidas, iones, ácidos nucleicos y prostaglandinas.

Siempre se ha de tener en cuenta, en la identificación de las marcas de mordeduras, que las mismas sufren ciertas distorsiones, ya que ni al producirse, ni con el tiempo, las marcas son estables. En este sentido existen dos tipos de distorsiones: “La distorsión primaria tiene lugar en el momento en que se produce la marca de mordida. Está producida por la modificación de los tejidos y el movimiento de la misma durante el momento del mordisco. La distorsión secundaria tiene lugar después de darse la mordedura, y se produce en los tejidos como consecuencia del paso del tiempo, modificando las dimensiones y los detalles de la marca” (Labajo González, 2006: 48). 

 

V- EL ROL DE LA VETERINARIA LEGAL

La importancia de la veterinaria legal en lesiones provocadas por mordeduras recae en el hecho de que existen muchos casos en los que se trata de enmascarar hechos delictivos, achacándoselos a la acción de animales domésticos o salvajes.

En cuanto a las huellas de mordeduras, la identificación del animal que haya participado en un acto delictivo se realiza a partir de síntomas individuales como por ejemplo: la forma particular de las piezas, su ubicación, la distancia entre ellas, forma anómala de la mordida, etc. Todas estas características tienen un origen natural. Pero además, son frecuentes otras características originadas por enfermedades o deformaciones de los dientes. En los animales se dividen en dos grupos:

 

· Síntomas que se forman como resultado de cambios patológicos: durante determinadas enfermedades los dientes pierden su esmalte, se deforman o se eliminan algunos de ellos.

 

· Síntomas que aparecen como resultado de daños mecánicos: los daños mecánicos pueden aparecer como resultado de golpes, caídas, fracturas de las mandíbulas, todo lo cual introduce características particulares complementarias.

 

La veterinaria legal, además de ser útil en el sentido de identificar huellas de mordeduras producidas por animales, también interviene en otros campos cuyos fines son llegar a la identificación de un animal que está involucrado en un acto delictivo. A modo de ejemplo podemos nombrar la importancia que tienen los rastros del pelo animal para esta ciencia.

 

El pelo es uno de los indicios que frecuentemente aparece en la escena del crimen, de ahí su importancia desde el punto de vista criminalístico. El pelo es una porción epidérmica filamentosa que existe en casi toda la superficie del cuerpo humano y animal. Se compone de una raíz adherida al folículo piloso y un tallo representando el cuerpo libre. Sus características varían en colores y formas. La veterinaria legal actúa en la identificación de la especie animal en los actos delictivos, pero identificar el animal en cuestión no es la única forma en que esta disciplina puede colaborar en el esclarecimiento de un crimen. A modo de ejemplo, citamos un caso en el que el hallazgo del pelo de un animal fue clave. Una joven fue asesinada y sobre su cadáver se encontró gran cantidad de pelo. Al ser analizado, se determinó que correspondía a un gato. Pero esta mujer no poseía ningún gato. Así, dentro del círculo de sospechosos se llegó a individualizar al agresor, quien se dedicaba a la crianza de este animal en su domicilio. Con esta prueba más otros indicios, se logró obtener una confesión del acusado.

 

La presencia de animales en la investigación de delitos también es de interés para la osteología veterinaria. El estudio del esqueleto del animal puede arrojar información sobre su especie, edad del animal y otros datos de interés. Estos datos son útiles cuando suceden casos de robo, sacrificio ilegal de ganado mayor, hallazgos de osamenta desconocida o en asesinatos relacionados con rituales religiosos de ciertos grupos en donde es común que se produzcan sacrificios de animales.

 

Otra disciplina científica con la cual la veterinaria legal se relaciona es la trazología, en la cual además de estudiarse las improntas que dejan los dientes, también se analizan las huellas dejadas por las patas de los animales, entre otras huellas. La trazología es también conocida como Teoría Criminalística de las Huellas e Indicioscopía. Se encarga de estudiar e identificar las leyes que rigen la formación de las huellas, el reflejo de la estructura externa de los objetos y desarrolla los medios y formas de trabajo con las huellas a fin de que puedan ser útiles en la prevención y esclarecimientos de crímenes. La ciencia trazo lógica tiene tres ramas:

 

Homeoscopía: se encarga del estudio de huellas producidas por elementos del cuerpo humano y abarca la dactiloscopia (huellas de los dedos), la egeoscopía o dermatoscopía (huellas de la piel), la poroscopía (huellas de los poros), la podoscopía (huellas de los pies), la odontología forense, etc.

 

Meganosgomía: estudia las huellas de aquellos elementos que aunque no forman parte del cuerpo humano, están en estrecha relación con el, como las huellas del calzado, medias, guantes, prótesis de todo tipo, etc. También estudia huellas producidas por mecanismos de producción, instrumentos, herramientas, cerraduras, etc.

 

Zooscopía: se ocupa de estudiar las huellas que producen los animales y fundamentalmente sus patas (herradas o no) y sus dientes. En el pasado, las huellas de los animales se encontraban con mayor frecuencia, pero con el desarrollo del transporte automotor, comenzaron a ser menos regulares. Aún así cuando aparecen, pueden estar relacionadas con tres momentos fundamentales:

 

* Cuando los animales constituyen el objeto del atentado criminal.

 

* Cuando son usados para el transporte de alguna carga.

 

* Cuando perros u otros animales acompañan al delincuente durante la comisión de delitos.

 

El estudio de estas huellas ayuda a reconstruir determinados momentos del suceso que se investiga y además facilita el proceso de búsqueda e identificación del animal.

 

Por todo lo expresado, podemos aseverar que en el estudio de un caso criminal en donde estén involucradas marcas de mordeduras, se hace necesario recurrir a una de las tantas ciencias forenses, que es la veterinaria legal. Sus aportes pueden resultar claves en la investigación delictiva.

 

VI- REGISTRO Y ANALISIS DE HUELLAS DE MORDEDURA

En primer lugar, se deberán tomar fotografías en el lugar del hecho, o sea, antes de que el cuerpo sea trasladado para realizarle la autopsia. Asimismo, se deberán tomar muestras de saliva. El procedimiento consiste en:

a) Colocar una guía o regla milimetrada, cercana a la zona de la lesión para poder tener una referencia dimensional.

 

b) Las fotos se tomarán tanto en blanco y negro como a color. La razón de tomar fotografías blanco y negro es que aportan una mejor resolución, pero también es necesario tener una vista con color para poder observar las diferencias entre los colores complementarios que rodean la lesión.

 

c) Si la marca se encuentra en zonas angulosas o convexas, se tomará una fotografía de cada plano, para evitar la distorsión.

 

d) Se utilizará luz rasante para evitar relieves.

 

e) También se usará el mismo tipo de luz para esclarecer sombras.

 

f) Se podrá usar película infrarroja, ya que la marca de mordida aparece sin el enmascaramiento sanguíneo.

 

g) Las fotografías ultravioletas pueden revelar marcas que pasarían inadvertidas a simple vista.

 

h) Cuando la superficie es curva se puede utilizar el video, ya que permite observar detalles que la fotografía es incapaz de registrar.

 

Luego, se procederá a tomar las impresiones de la lesión en si, para poder cotejarlas con el registro de los posibles sospechosos. Las lesiones de mordida en la víctima podrán ser sobre sujetos vivos o sobre cadáveres.

 

a) Sujeto vivo: cuando la marca no haya producido solución de continuidad, previniendo complicaciones (ardor, infecciones, etc.).

 

b) Cadáver: no interesa que haya solución de continuidad en la lesión. Se topicará la zona afectada con formol al 10% para endurecer la superficie dérmica. También se podrá tomar la zona de la mordida resecándola previa fijación, para que no se distorsione.

 

El material empleado para la toma de impresiones puede ser el que se utiliza en los consultorios odontológicos, ya que ofrece todas las características para un buen registro: elasticidad, discriminación de detalles, comodidad para la manipulación del trabajo y ninguna influencia deteriorante sobre lo tejidos o materiales mordidos. Se colocará un material desplegable sobre la lesión, tratando de abarcarla, para que nos de el soporte necesario de arrastre del material de impresión. Puede ser panamina, red plástica o metal fino desplegable. Se preparara el material seleccionado colocándolo en el receptáculo preparado para tal fin y se lo llevara rápidamente sobre la marca de mordida. Una vez endurecido, se retira y se confecciona el modelo, previo encajonado y vaciado con yeso duro, y se reservan para su posterior comparación.

 

En cuanto a los registros que se tomen del sospechoso, no es necesario que se realice inmediatamente luego de producida la lesión. Aunque hay que tener en cuenta posibles cambios en la cavidad bucal (restauraciones nuevas o cambiadas, ángulos incisales reparados o fracturados, extracciones dentarias, extracciones dentarias recientes o agregados de piezas). Deberá confeccionarse un odontograma donde conste el estado de salud bucodental del sospechoso y fotografiar las arcadas dentarias. También, hacer impresiones en alginato u otro material semejante y confeccionar modelos teniendo como principal premisa el cuidado de los bordes incisales y las caras oclusales de las piezas, para poder realizar una comparación confiable.

 

En general, el análisis de las marcas de mordida se realiza mediante técnicas de comparación. Mientras mas reciente y mas completa sea la marca, mayor posibilidad de identificación habrá. Las características fundamentales a tener en cuenta serán: la disposición de los arcos dentarios, el número de piezas comprometidas, y las anomalías en forma, posición, rotación, etc.

 

Otros aspectos a considerar son, por ejemplo, que cuando una pieza dentaria es joven no tiene superficie de desgaste, por lo cual la marca dejada será lineal. En cambio, si existe desgaste, dejara una marca rectangular. Si la pieza tiene fracturado un ángulo incisal dejara sólo la marca del borde sano. En cuanto al canino, si no tiene desgaste incisal, presentara una marca puntual; si el desgaste es importante, se transformara en un triángulo. En el caso de que el sospechoso tuviera prótesis, habría diferencia de presión y marcación con sus dientes naturales. También puede darse que el individuo presente fracturas recientes sobre piezas con caries, lo cual podría haberse producido por la fuerza de la mordida sobre el tejido de la víctima.

 

Las técnicas que se utilizan actualmente para analizar marcas de mordedura, se basan en métodos comparativos. La profesora Labajo González (2006), divide estas técnicas en clásicas y modernas.

 

En las técnicas clásicas los métodos utilizados pueden ser directos o indirectos. Los métodos directos se basan en la comparación del modelo de los dientes del sospechoso con la marca de mordida o fotografías de la misma. Los métodos indirectos consisten en la comparación de registros indirectos de la mordida del sospechoso con la marca de mordida o fotografías de la misma. Si bien estos métodos facilitan la comparación, pueden inducir a errores en el análisis.

 

Dentro de las técnicas clásicas, podemos citar las siguientes:

 

1- Superposiciones transparentes o trazados: consiste en el trazado de la dentición del sospechoso en una lámina de acetato sobre el modelo.

 

2- Superposiciones transparentes sobre fotocopia: es el trazado de la dentición del sospechoso en una lámina de acetato sobre una fotocopia del modelo. Así, se evita la dificultad del trazado a mano alzada sobre el modelo.

 

3- Transparencias o superposiciones fotográficas: se fotografía sobre transparencia la dentición del sospechoso para facilitar la comparación con la marca de mordida.

 

4- Superposiciones generadas por fotocopiadora: se realiza una impresión sobre transparencia de las superficies oclusales del modelo del sospechoso.

 

5- Entintado: se entintan las superficies oclusales del modelo del sospechoso y se fotocopia con papel de transparencias.

 

6- Empolvado: se empolvan las superficies oclusales con polvo revelador de huellas dactilares y se fotocopia el mismo con papel de transparencias.

 

7- Superposiciones radiográficas: registro en cera de la mordida del sospechoso directamente u obtenida del modelo. Se rellenan las indentaciones con polvo radiopaco y se toma una radiografía. Este método genera una superposición muy nítida pero hay que tener en cuenta la distinta consistencia de la piel o los alimentos y la cera, lo que podría provocar distorsiones e inducirnos a error. Además el tipo de cera influye en la calidad del registro, mostrándose más fiables las ceras más duras que las blandas.

 

Técnicas modernas:

 

2- Escalera tridimensional: consiste en la digitalización de los modelos del sospechoso con escáner tridimensional y la comparación con puntos de referencia de fotografías de la marca de mordida. El sistema permite rotar los objetos y hacer que encajen, simulando incluso la progresión de la mordida, mostrando como el modelo va penetrando progresivamente en la piel sin distorsiones.

 

3- Registro de puntos: se toman los registros del agresor en cera doble con aluminio para controlar la penetración. Se señalan los puntos de referencia y se miden los dientes (arco dental descrito en coordenadas X-Y. Luego, se comparan con la mordida.

 

4- Réplicas acrílicas transparentes de los modelos del sospechoso

Si bien el American Board of Forensic Odontology (ABFO) había publicado una guía de puntos para sistematizar el análisis de marcas de mordida, debido a las variaciones que existieron entre los examinadores, el sistema fue retirado. Al no existir un sistema universal, lo que aconsejan los investigadores es que la identificación positiva sea confirmada por al menos dos expertos forenses. Diversos estudios hechos por especialistas forenses han demostrado que la interpretación de las marcas de mordida requiere experiencia y conocimientos previos. Generalmente, los métodos comparativos son más útiles para descartar a un sospechoso que para incriminarlo, aunque cuando existe una buena marca de mordida, los resultados en la identificación pueden ser tan precisos como los que brindan las huellas dactilares.

 

VII- CASOS HABITUALES DE MORDEDURAS

Pero el caso más habitual de este tipo de lesiones, sobre todo en nuestra ciudad, se halla vinculado a las mordeduras producidas por animales, especialmente perros (Ver Anexos: Noticias relacionadas con mordeduras de animales, págs. 41-53). Los traumatismos provocados por mordeduras caninas pueden ocurrir a cualquier edad, pero aproximadamente un 60% de los casos tienen que ver con niños. Sobretodo durante la etapa en que están más indefensos, entre los 0 y 5 años de edad. Debido a su poca estatura, las lesiones típicas ocurren en la cabeza, cara y cuello, pudiendo causar marcas serias y permanentes que dejan cicatrices de por vida. También es posible que a partir del momento de la mordedura se produzca un terror psicológico hacia los animales.

En cuanto a las lesiones típicas producidas por estos animales, las mismas pueden evolucionar desde el enrojecimiento e inflamación de las heridas hasta la inflamación de ganglios linfáticos, fiebre, sudoración, escalofríos. Las lesiones más severas pueden dar lugar a amputaciones parciales o totales de nariz, orejas, labios, parpados, incluyendo lesiones vasculares, nerviosas y óseas. Además se pueden complicar con infecciones secundarias por microorganismos aeróbicos comunes con alto riesgo de contaminación bacteriana pudiendo llegar a situaciones más complejas con sepsis, que hasta pueden llegar a provocar el deceso.

 

En la ciudad de Rosario, durante los últimos años, ocurrieron varios hechos relacionados con este tipo de lesiones. En los mismos, generalmente se halla involucrado el accionar de una mascota. Variados tipos de especialistas se han dedicado al estudio de la conducta animal, pudiendo deducir diferentes causas que llevan a que el animal cometa la agresión. Entre ellas podemos nombrar:

 

· Maltrato: no solo físico, sino también psíquico, por estar siempre atado o pasar la mayor parte del día solo.

 

· Ambiente violento: en hogares donde son habituales las discusiones y los castigos físicos.

 

· Territorial: en defensa de su espacio.

 

· Síndrome de aislamiento: cuando ha sido criado sin posibilidades de sociabilizarse y, por tener poco contacto con niños o adultos, no los reconoce como parte de su grupo.

 

· Por juego: cuando se lo ha acostumbrado a actividades violentas y el animal no tiene autocontrol.

 

· Maternal: en defensa de los cachorros.

 

· Redirigida: cuando el dueño intercede para intentar evitar que su perro ataque a otra persona o a otro perro, y resulta mordido.

 

· Predatoria: desencadenada por algo que se mueve y suena parecido a una presa.

 

· Por pánico: ante explosiones y estampidos.

 

Según la Asociación de Instructores Caninos de La Plata, en la Argentina, las mordeduras de perros causaron la muerte de 36 personas en la última década, y heridas serias a otras 51. Los animales involucrados son generalmente perros que pesan más de 35 kilos.

Respecto de esta temática debemos considerar que en nuestro país no existe un registro nacional de perros ni normas que regulen la importación, la crianza, el entrenamiento y la tenencia, como sucede en otras partes del mundo. Las estadísticas indican que paralelamente al aumento de casos de mordeduras se produce un incremento en la cantidad de los ejemplares de pedigrí de razas de guardia. Al no existir una legislación precisa sobre los delitos cometidos por estos tipos de perros, algunas veces, no se logra que los responsables sean condenados. Sin embargo, existen algunos antecedentes que hablan del accionar de la justicia en este tipo de casos. En enero de 1999 un dogo mató a un nene de 4 años en Mallorca, España. Un año después, la justicia condenó al dueño a un año de prisión. Lo encontró culpable de homicidio por imprudencia. En abril del 2000, un dogo estuvo detenido durante tres semanas en una comisaría de Catamarca por haber mordido a unos policías que realizaban un allanamiento en la casa de su dueño. El hombre dijo que el perro intentó defender a su hijo, en forma instintiva, cuando fue detenido por la policía.

 

Creemos que la mejor manera de controlar estos accidentes, es trabajar en una legislación que contemple la responsabilidad de los dueños de animales que pueden resultar perjudiciales para terceros, pero sobretodo, es fundamental trabajar en pos de la prevención. Los especialistas etólogos recomiendan ciertas normas que pueden ayudarnos a evitar incidentes desagradables con los perros:

 

· Vigilar las interacciones de los niños con el animal.

 

· Enseñar al perro a ser sumiso.

 

· No molestar a un perro que esté durmiendo o comiendo.

 

· No enseñar al perro pegándole.

 

· Si ve un perro enojado retroceder lentamente sin darle la espalda.

 

· Tener cautela al tomar la oreja o cola de un perro desconocido.

 

· No aproximarse a un perro desconocido en forma sorpresiva o de frente, ya que puede interpretarlo como un ataque.

 

· Jamás intervenir en una pelea entre perros.

Nerio Rojas, en su libro de medicina legal nos brinda algunos consejos útiles a la hora de actuar como perito en un caso. En este sentido nos dice que un buen perito deberá tener conocimientos básicos de medicina pero también deberá poder juzgar los hechos con un criterio riguroso y exacto. Deberá asimismo, abrir bien los ojos para ver por sí mismo con exactitud, y cerrar los oídos para no hacerse eco de las palabras siempre tendenciosas de las partes en juicio, o de los comentarios del público. También recomienda seguir el método cartesiano, haciendo hincapié‚ en estas cuatro reglas básicas: a) no admitir jamás como verdadera ninguna cosa que no aparezca evidentemente como tal y evitar la precipitación; b) dividir las dificultades en tantas partes como sea posible para resolverlas mejor; c) dirigir ordenadamente el pensamiento, comenzando por lo más sencillo y fácil para llegar a lo mas complejo; d) hacer enumeración completa revisiones sin omitir nada.

Otra cuestión a tener en cuenta consiste en no fiarse de la memoria. En el curso de un peritaje van comprobándose una gran cantidad de datos que a pesar de su importancia pueden ser olvidados si el perito ha confiado en su memoria. Por eso, se debe tener la precaución de tomar notas de todo a medida que los datos van apareciendo.

 

Una parte fundamental del accionar del perito consiste en la realización del informe. Para ello, el mismo deberá desarrollar una aptitud dialéctica, pues su informe debe convencer. Su opinión no puede limitarse a una afirmación dogmática para justificar sus conclusiones. Por otra parte, se deberá escribir con corrección gramatical, seriedad técnica y claridad lógica.

 

Pensamos que todos estos puntos son esenciales para el actuar del perito en un caso criminal, a la hora de identificar huellas y rastros como lo que nos ocupa en este trabajo que son huellas de mordeduras, pero también para identificar cualquier otro tipo de evidencias. Su aporte puede resultar muy significativo para la justicia. Por lo tanto se hace necesario que su labor se desarrolle de la manera más científica y seria posible.

IX – CONCLUSIONES 

 

En el amplio campo de las ciencias forenses y criminalísticas, la identificación de huellas, indicios y evidencias se transforma en un elemento clave para develar la verdad de los sucesos y así poder llegar a la resolución de un acto delictivo.

 

Así, algo aparentemente tan trivial como el hallazgo de la marca de una arcada dentaria en un soporte determinado (piel, alimento, cadáver), a veces por sí solo o acompañado de la suma de otros indicios, puede resultar en el descubrimiento de un posible agresor.

 

A partir de lo analizado en este trabajo, podemos inferir que el estudio de las huellas de mordedura se presenta como un campo prometedor en el cual, pensamos, entra en juego la participación de diversas ciencias relacionadas con la criminalística y el derecho. Es por ello fundamental el trabajo multidisciplinario en pos de perfeccionar los métodos y técnicas de análisis para un mejor aprovechamiento de este tipo de elemento probatorio.

 

Si bien este tipo de marcas aparece relacionado a casos de abusos sexuales o maltrato infantil, es necesario hacer hincapié en el gran porcentaje de casos en los que las mordeduras son consecuencia del accionar de animales. En este sentido creemos que muchos de los casos que señalamos en nuestro trabajo podrían haber sido evitados. Trabajar en la prevención de este tipo de “accidentes” se convierte en una tarea impostergable para la sociedad toda. Esa es la mejor manera de preservar la vida de nuestros niños, que son, en la mayor parte de los casos, los más afectados.

ANEXOS

 

ODONTOGRAMA

 

Dentro de las actuaciones medicolegales llevadas a cabo con las víctimas fatales como resultado de un desastre, la identificación de los cadáveres, adquiere un papel relevante.

 

El frecuentemente elevado número de fallecidos y el estado en que suelen encontrarse sus cuerpos (mutilados, carbonizados, esqueletizados, putrefactos, etcétera), provocan un gran impacto en la comunidad así como dificultades para la identificación de las víctimas. Una situación particular se presenta cuando ocurre la variedad posiblemente más universal y frecuente, el desastre aéreo, donde a lo anterior comúnmente hay que añadir la presencia de cadáveres de individuos de diferentes ciudadanías.

 

La aplicación de los conocimientos de Estomatología ha demostrado ser de gran utilidad en la identificación de cadáveres, pues se basan principalmente en aspectos fisiológicos y en las variaciones adquiridas del aparato estomatognático como reflejo de la actividad socioeconómica del hombre, lo que permite la elaboración de técnicas especiales para estos fines, que unidas a las que aportan otras disciplinas, son seleccionadas según el caso.

 

Pero este proceso de identificación masiva demanda no sólo la presencia de profesionales especializados, sino también de la existencia de un sistema operativo integral, preconcebido. El Odontólogo forense debe tener conocimientos de Antropología Humana para dar con exactitud los resultados con respecto a los peritajes dentro de esta área.

 

Ya que dentro de los peritajes no siempre nos vamos a encontrar con cadáveres dentro de un anfiteatro, en ciertas ocasiones se tendrá que trabajar con cadáveres encontrados de identidad desconocida por causas antes mencionadas. El odontograma es un método para identificar a las personas mediante el examen, registro o comparación de las particularidades que se encuentran en la cavidad bucal, preferentemente en las piezas dentarias. Su importancia radica cuando es necesario identificar un cadáver cuyos tejidos están destruidos y no es posible practicar la pericia dactiloscópica. El Odontograma se practica sobre la base de una ficha dental que cada odontólogo debe de poseer.

 

Notas:

 


1 La ficha odontológica es la historia clínica dental de cada individuo, en ella se encuentra la representación gráfica y detallada de las características anatómicas y morfológicas dentarias, particularidades, traumatismos, patologías (caries, enfermedad periodontal), ausencias dentales, restauraciones, tratamientos de conducto, prótesis, implantes, etc. Todo esto bien asentado y codificado con fechas de frecuencia asistencial, verificación de trabajos, registros contables y datos de estadísticas para el consultorio.

2 La abrasión es el desgaste de una superficie (como la piel o los dientes), mediante un proceso mecánico infrecuente o anómalo.

 

3 En algunas ocasiones cuando aparece equimosis o petequias se trata de mordidas que fueron hechas durante un acto sexual en el cual la persona se estaba dejando morder. Allí es cuando aparece el efecto de “chupón” dejando una zona más oscura en medio de la marca de mordedura.

 

4 La reacción de Perls se basa en la liberación de los iones férricos de su unión con las proteínas por la acción del ácido clorhídrico; dichos iones férricos al reaccionar con el ferrocianuro potásico dan un precipitado azul verdoso de ferrocianuro férrico. Por esta reacción se detecta el Fe hemosiderínico, que es insoluble, pero no el Fe contenido en la ferritina que es hidrosoluble. Las partículas hemosiderínicas se observan en el interior de los eritroblastos (sideroblastos), en algunos eritrocitos (siderocitos) y en los macrófagos medulares, del hígado y del bazo, dónde se acantonan constituyéndose en Fe de depósito.

 

5 El azul de Prusia se refiere al ferrocianuro férrico. Colorante químico utilizado en las preparaciones microscópicas. Pone de manifiesto la presencia de cobre con la aparición de una coloración azul brillante.

 

6 La anastomosis es una conexión creada entre dos estructuras, órganos o espacios. Comúnmente se refiere a la conexión creada mediante cirugía entre dos estructuras tubulares como el corte transversal de los vasos sanguíneos o las asas del intestino. Por ejemplo una anastomosis intestinal se realiza cuando un segmento intestinal se reseca y los dos extremos restantes se cosen o se unen (se anastomosan).

 

Bibliografía:

 

 

Achával, Alfredo. Manual de medicina legal. Abeledo-Perrot. Buenos Aires. 1962. págs. 248-249.

 

Albarracín, Roberto. Manual de criminalística. Editorial Policial. Buenos Aires. 1971.

 

Bonnet, Emilio. Medicina legal. Libreros. Buenos Aires. 1967. Págs. 114-116.

 

Correa Alarcón, F. y Cobo Abreu, A. Veterinaria Legal. Santiago de Cuba. 2001.

En:www.produccionbovina.com/legales/11-veterinaria_legal.htm

 

Labajo González, M. Elena. Marcas de mordida: últimas técnicas de análisis. En Revista de la Escuela de Medicina Legal. Madrid. Enero de 2006.

 

Mery A., Jaime. Odontología forense. Huellas de mordeduras.

En:http://www.odontologia.uchile.cl/departamentos/patologia/medlegal/apuntes.htm

 

Ortiz, Aracelli. Las mordidas e improntas dentales en el manejo odontológico forense. Med. Leg. Costa Rica. Nov. 1997, vol. 13-14, nº 2-1-2, p. 290-293.

En: www.scielo.sa/cr/scielo.php?script=sci_arttex&pid=S1409-00151997000200025&Ing=es&nrm=iso

 

Ortiz, Araceli. La identificación a través del patrón dental: papel del odontólogo forense. Med. leg. Costa Rica. [online]. nov. 1997, vol.13-14, no.2-1-2 , p.294-295.

En: http://www.scielo.sa.cr/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1409-00151997000200026&lng=es&nrm=iso

 

Rojas, Nerio. Medicina Legal. El Ateneo. Buenos Aires. 1976. Págs. 1-8.

 

Vázquez Fanego, . Investigación medicolegal de la muerte. Tanatología forense. Astrea.

 

Buenos Aires. 2003. Págs. 258-265.

 

Villalón, M., Salas, M. y Lucena, I. Traumatismo oro-facial por mordedura canina. Presentación de un caso clínico.

En: www.google.com/search?q=cache:SdUnrVylMqUJ:wwwserbi.luz.edu.ve/pdf/od/v2n1/art

 

Otras fuentes:

 

Diarios La Capital y Clarín, números varios.

 

Lorena Ratner lorenaratner2002@yahoo.com.ar

 

lore7

VIII – LA FUNCION DEL PERITO EN LA IDENTIFICACION DE EVIDENCIAS

La importancia de la intervención de un perito clasificado en alguna materia específica radica en el aporte que pueda brindar en favor de esclarecer un hecho delictivo, contando para este propósito con una capacitación y un conocimiento especializado. En este sentido, es interesante recalcar la diferencia que existe entre un simple testigo y un perito. El testigo, reproduce lo conocido de un hecho pasado en virtud de su relación histórica y causal con el mismo. En cambio, el perito es elegido para que conozca del hecho en litigio a partir de sus conocimientos científico técnicos adquiridos durante su vida profesional para que emita un juicio autorizado o una valoración objetiva de los resultados, conforme a los principios del conocimiento que representa, por lo que será necesaria la aplicación de su saber en el proceso, a fin de que los jueces puedan comprender el hecho.Si bien las marcas por mordeduras se pueden encontrar asociadas a delitos del orden sexual, como violaciones, también son lesiones que ocurren en casos en los que se encuentran involucrados menores que son abusados o maltratados. Otra ocasión en la que se hallan presentes marcas de mordeduras son las riñas en donde los dientes son utilizados tanto como un arma de ataque como de defensa.5- ADN: consiste en el estudio del ADN salivar extraído de la marca de mordida. El ADN es estable en piel intacta al menos 60 horas después de que se haya producido la mordedura.

 

6- Estreptococo y cepas bacterianas: el estreptococo es una bacteria que se encuentra en todas las superficies de los dientes y en todas las mordeduras producidas por humanos. En diversos estudios se han comparado los estreptococos aislados de la mordida con los del agresor con resultados positivos. Este estudio es viable en situaciones favorables hasta 24 horas después de producirse la mordedura, aunque con el tiempo disminuye el porcentaje de colonias.

 

7- Otras técnicas: TAC, transiluminacion de la piel, fotografías ultravioletas, estudio con microscopia electrónica, xerorradiografia, etc.1- Superposiciones generadas por ordenador: han demostrado tener menores errores y mayor fiabilidad que otros métodos indirectos. Pero contienen un elemento de subjetividad al seleccionar los perfiles de los bordes de la mordida a mano alzada. Sin embargo, al ser las comparaciones tridimensionales, se aproximan más a la realidad que las fotografías y otras superposiciones.Las técnicas utilizadas para el registro y análisis de la marcas de mordedura han avanzado muchísimo con el correr de los años. Pero todavía se carece de suficientes estudios comparativos entre la diversas técnicas como para que los investigadores puedan llegar a un consenso sobre cual de ellas es la mas adecuada.

1- Superposiciones generadas por ordenador: han demostrado tener menores errores y mayor fiabilidad que otros métodos indirectos. Pero contienen un elemento de subjetividad al seleccionar los perfiles de los bordes de la mordida a mano alzada. Sin embargo, al ser las comparaciones tridimensionales, se aproximan más a la realidad que las fotografías y otras superposiciones. Las técnicas utilizadas para el registro y análisis de la marcas de mordedura han avanzado muchísimo con el correr de los años. Pero todavía se carece de suficientes estudios comparativos entre la diversas técnicas como para que los investigadores puedan llegar a un consenso sobre cual de ellas es la mas adecuada.

La minuciosidad en el registro de las marcas de mordida es esencial para realizar futuras comparaciones y/o mediciones en el momento de identificar al agresor o reconstruir los hechos acontecidos. Según Vázquez Fanego (2003), la calidad que se obtenga de los registros dependerá de los métodos utilizados y de diversos factores como: la fuerza masticatoria aplicada, las particularidades mecánicas de la piel, es decir, su espesor, elasticidad, y fijación a planos subyacentes, el lugar topográfico en donde se produjo la lesión, el tiempo durante el cual se ejerció presión con los dientes, y el momento en que se realiza el registro, ya que mientras mas rápido se haga, mas preciso será.Cuando tratamos con casos en los que una persona resulta lesionada, comienza a desarrollarse un proceso legal para poder llegar a la realidad objetiva y dilucidar cómo acontecieron los hechos en cuestión. Así es que para esclarecer la verdad, casi siempre se hace necesaria la competencia de muchísimas ciencias y de diversos expertos para alcanzar este fin último. Es imposible pensar que el investigador judicial pueda por sí mismo llevar a cabo un examen multidisciplinario. Para estas cuestiones el Derecho tiene variadas ciencias que le prestan su auxilio.

 

En el caso de las mordeduras, cuando la lesión ha sido producida por un animal, una de las ciencias que interviene es la Medicina Legal Veterinaria o Veterinaria Legal. A esta disciplina le compete la misión de tender un puente entre el pensar jurídico y el biológico. Debe aparecer como una disciplina particular, que presta un concurso necesario a la aplicación de la justicia. La presencia del médico legal veterinario ante la autoridad tendrá un carácter especial desde el punto de vista de la profesión cuando se produzca en el papel de certificador o de perito. El resto de comparecencias ante autoridades que puedan producirse no se diferencian de las que puedan afectar a cualquier ciudadano (Correa Alarcón y Cobo Abreu, 2001).2) Se deberá identificar si la mordedura es humana o animal: ya vimos en el capítulo anterior que ambas tienen características bien definidas pero sobre todo, habrá que prestar real atención a la disposición de las piezas del aparato dental que en cada especie responde a la adaptación al medio de cada una, y en particular a sus hábitos alimentarios. Por lo cual, cada especie posee una fórmula dentaria que los identifica, como por ejemplo: Desde la odontología legal, existen ciertos puntos importantes a tener en cuenta a la hora de realizar una identificación de huellas de mordeduras:

 

 

Minientrada

Reidar Jensen Castañeda

Investigador del Instituto de Investigaciones y
Estudios Superiores de las Ciencias Administrativas
de la Universidad Veracruzana

 

I. Introducción

La intención de este escrito es la de presentar una panorámica epistemológica de dónde surge el constructo de hipótesis que utilizamos en la actualidad para realizar una investigación científica. Es importante para todo investigador conocer los orígenes de la investigación moderna, cuyo pilar es el establecimiento de hipótesis, y la forma en que se fue desarrollando a partir de posturas opuestas dentro de la teoría del conocimiento, es decir, cómo de una manera dialéctica, tanto el racionalismo como el empirismo contribuyeron a enriquecer la construcción, manejo y la puesta a prueba de hipótesis en la investigación científica. A lo largo de este artículo describimos también las formas en que pueden establecerse las hipótesis de trabajo, pero sobre todo, damos importancia al establecimiento de hipótesis alternativas que, algunas veces coadyuvarán a la prueba de la hipótesis de trabajo, pero en otras ocasiones se convertirán en la parte más importante de una investigación.

II. Las Hipótesis y el empirismo

Todos los seres humanos, desde el principio de la historia del hombre, hemos hecho hipótesis, es decir, hemos realizado conjeturas acerca de la realidad que nos rodea para poder explicarla; sin embargo, las hipótesis como parte del método científico, es decir, de la serie de pasos que nos llevan a conocer de manera científica los hechos de la naturaleza y/o del hombre, es de reciente inclusión.

La utilización de las hipótesis como parte de la ciencia empezó a raíz del empirismo (de εµπειρια: experiencia), postura epistemológica que sostiene que es la experiencia, la fuente principal del conocimiento humano, es decir, el contacto directo con la realidad 1 .

En la antigüedad ya encontramos ideas empiristas, en los sofistas, en los estoicos y en los epicúreos, sin embargo, es en la Edad Moderna donde encontramos al empirismo desarrollado de manera sistemática. Podemos considerar como fundador de este empirismo moderno a John Locke (Inglaterra Siglo XVII).

Las aseveraciones primordiales del empirismo son las siguientes:

  • No existe un caudal de ideas situado a priori en el pensamiento humano.
  • La conciencia cognoscente no extrae sus contenidos de la razón, sino de la experiencia.
  • El espíritu humano es una hoja en blanco donde se puede escribir, y quien escribe es la experiencia.
  • Los conceptos que poseemos, incluso los más abstractos, proceden
    de la experiencia.

La idea de Renato Descartes (Francia, Siglo XVII), intelectual racionalista favorito de la corte de Felipe de Orléans, de encontrar “un camino” para llegar a descubrir la verdad de los hechos que pudiese ser enseñado a los demás, y que dio nacimiento precisamente a lo que conocemos desde la Edad Moderna como Metodología de la Investigación; curiosamente, toma fuerza no en el racionalismo sino en el empirismo, en el sentido de que en éste se procede a la observación minuciosa de los hechos, con objeto de llegar a una exacta comprobación, la cual debe ser demostrada a los demás con suficiencia.

El empirismo se desarrolla completamente gracias a David Hume (Inglaterra Siglo XVIII): “Todas las ideas proceden de las impresiones y son solamente copias de las mismas” 2

Independientemente de los aportes posteriores de otros empiristas como Condillac (Francia, Siglo XVIII) y John Stuart Mill (Inglaterra, Siglo XIX); es en Hume donde podemos encontrar el naciente constructo de Hipótesis como punto de partida y base de una investigación científica.

III. ¿Qué son la Hipótesis?

En la actualidad, la mayoría de las investigaciones científicas surgen de un problema que hay que resolver, y la mejor forma de resolver un problema es encontrando lo que lo produce, de tal forma que el problema percibido es un efecto (variable dependiente) y lo que lo produce es una causa (variable independiente).

Ahora bien, como no podemos partir de la nada para realizar una investigación científica cuando nos enfrentamos a un problema, establecemos de manera provisional la causa que lo origina y procedemos a comprobar si esta es la verdadera causa o existen otras que encontraremos a lo largo y/o al final de la investigación; esta causa que vislumbramos y la relación en la que la metemos con el efecto da lugar a que establezcamos una aseveración primaria o provisional, esta aseveración recibe entonces el nombre de hipótesis. Aunque estamos concientes de que no todas las hipótesis precisan de una relación de causalidad, como veremos más adelante, precisamos que de todas formas encontraremos la presencia de una relación entre dos o más variables que vamos a verificar a través de una investigación.

Podemos decir que las hipótesis son todo lo que enseguida mencionaremos:

Guías para una Investigación.

• Indicación para lo que estamos buscando o tratando de probar.
• Explicaciones tentativas del fenómeno investigado, formuladas a
manera de proposiciones.
• Proposiciones tentativas acerca de las relaciones entre dos o más
variables.
• Proposiciones sujetas a comprobación empírica y a verificación en la
realidad 3

IV. Características de las Hipótesis y sus Tipos

Las hipótesis tienen una serie de características sin las cuales no se les puede considerar como tales; asimismo, pueden clasificarse en los tipos descritos a continuación:

  • Las Hipótesis deben referirse a una situación real.
  • Las hipótesis deben estar relacionadas con técnicas disponibles para
    probarlas.
Tipos de Hipótesis:
  a De Trabajo:    
      a1 Nula
      a1 Alternativa
         
  b Alternativas    

La hipótesis de trabajo es la hipótesis central de nuestra investigación, ésta puede negar una relación entre las variables a estudiar (hipótesis nula) o aceptarla (hipótesis alterna).

Existen varios tipos de hipótesis de trabajo, dentro de las más importantes tenemos las siguientes:

  • Descriptivas del valor de las variables que se van a observar: “La expectativa de ingreso mensual de los administradores de entidades académicas de la Universidad Veracruzana oscila entre $6,000.00 y $8,000.00”
  • Correlaciónales: Especifican las relaciones entre dos o más variables, sin implicar, necesariamente, causalidad.

> X >Y >X<Y <X>Y>Z <X<Y<Z etc.

  • De la diferencia entre grupos: Su finalidad es comparar grupos: “Los egresados de un Doctorado en Ciencias de las Organizaciones de la Universidad de París son más competitivos en el Mercado de Trabajo Estadounidense que los egresados de un Doctorado en Ciencias Administrativas de la Universidad Autónoma de Aguascalientes”
  • Que establecen relaciones de causalidad: Afirman las relaciones entre dos o más variables y proponen y/o establecen una relación de causa-efecto.

X ==> Y

Para este último tipo, sin embargo, existen condiciones para establecer la
causalidad:

1. Demostración de correlación.
2. La causa debe preceder al efecto.
3. Los cambios en la causa deben provocar cambios en el efecto.

V. Hipótesis alternativas

 

Existe una serie de variables que llamaremos coocurrentes, que son independientes, que también pueden estar causando el efecto o problema que observamos; con estas variables, relacionándolas con la variable dependiente o efecto, podemos construir varias hipótesis alternativas, las cuales hago intervenir en la investigación estableciendo indicadores para ellas, es decir, plasmándolas en los instrumentos que voy a utilizar en mi investigación; si, por ejemplo, yo tengo quince variables alternativas que pueden explicarme también el fenómeno, o al menos dar una explicación alternativa satisfaciente, y el instrumento que estoy utilizando en mi investigación es un cuestionario, entonces, con hacer al menos una pregunta en éste, que se relacione con cada variable coocurrente que he hecho intervenir como causa del fenómeno en las hipótesis alternativas, estaré ya en posición de averiguar cómo influye o no en el problema.

Por lo tanto las hipótesis alternativas podemos definirlas como: explicaciones tentativas del fenómeno investigado, formuladas a manera de proposiciones que acompañan a una hipótesis de trabajo y en las cuales cambia la variable independiente, conservando intacta la variable dependiente.

Ejemplo:

Problemática detectada:

“La falta de dominio de al menos una lengua extranjera, la poca actualización en el campo de las matemáticas aplicadas y la informática y la forma de contratación de los investigadores de la Universidad Veracruzana, provocan falta de competitividad de éstos a nivel internacional”.

Hipótesis de Trabajo:

“La falta de dominio de al menos una lengua extranjera por parte de los investigadores del Área Técnica de la Universidad Veracruzana, provoca falta de competitividad de éstos a nivel internacional”.

Hipótesis Alternativa 1:

“La poca actualización en el campo de las matemáticas aplicadas y la informática por parte de los investigadores del Área Técnica de la Universidad Veracruzana, provoca falta de competitividad de éstos a nivel internacional”.

Hipótesis Alternativa 2:

“La forma de contratación de los investigadores del Área Técnica de la Universidad

Veracruzana, provoca la falta de competitividad de éstos a nivel internacional”

VI. Conclusiones

Es importante discernir en una investigación científica si es que debemos establecer una hipótesis que nos sirva de base y/o guía para encontrar respuestas a un problema planteado, y si la establecemos, saber elegir un tipo de hipótesis acorde con la naturaleza del problema; asimismo, ejercitarnos en la realización y prueba de las hipótesis alternativas, tan poco utilizadas en las investigaciones de todo tipo en nuestro país.

Es común observar investigaciones que al finalizar la prueba de la única hipótesis que plantearon desembocan en el planteamiento de una hipótesis que, posiblemente, de pie a otra investigación posterior. Yo considero que de una vez, al inicio de la investigación, se establezcan las hipótesis alternativas suficientes para que con la investigación puedan algunas de ellas ser probadas, independientemente de si la hipótesis de trabajo fue aceptada o rechazada, de esta manera ahorraríamos tiempo y esfuerzo, ya que realizar todo un trabajo de investigación en la búsqueda de poner a prueba una sola hipótesis no creemos que sea del todo eficiente.

 

 

Minientrada

 

Aunque las circunstancias sean claramente sospechosas, el investigador deberá eliminar toda posibilidad de causas naturales o accidentales antes que pueda formular una hipótesis de incendio intencional. Se requiere habilidad del investigador para recoger datos pronta y discretamente, y cotejar los testimonios con lo que revele la investigación técnica, sin perjudicar de antemano las reputaciones de las personas involucradas.

 

A)      Puntos esenciales para investigar y probar la culpabilidad

 

Los puntos esenciales en la investigación de incendios intencionales, la preparación de las pruebas y la comprobación de la culpabilidad, son los siguientes:

 

  1. Se deberá comprobar que realmente ocurrió el incendio de que se trata, lo cual puede hacerse por medio de testigos, registros e informes del Departamento de Bomberos, fotografías, etc.

 

  1. Hacer una descripción del inmueble en el que haya ocurrido el incendio, juntamente con una narración de las circunstancias que den una idea exacta de este.

 

  1. Probar que el incendio no ocurrió accidentalmente, lo cual podrá hacerse eliminando todas las posibilidades de causas accidentales.

 

  1. Demostrar que el incendio fue el origen delictuoso; esto podrá hacerse mediante pruebas materiales o circunstanciales. Las confesiones no bastan por sí solas para comprobar el origen criminal, sino que deben corroborarse con hechos tales como el hallazgo de hidrocarburos, alcoholes, solventes, u otras sustancias inflamables o explosivas, o porque hay más de un incendio simultáneamente en el mismo lugar, o por obstáculos puestos en forma deliberada para impedir la extinción del incendio, o por el retiro de objetos valiosos inmediatamente o poco antes del incendio.

 

  1. El encontrar un motivo, refuerza mucho otras pruebas. Se podrán mencionar hechos que muestren las dificultades financieras del acusado, o que se sabía que pensaba mudarse o rescindir un contrato por causa de dichas dificultades.

 

  1. La responsabilidad del incendio deberá conectarse directamente con un individuo, lo cual puede hacerse con una confesión corroborada con exactitud.

 

Las pruebas de las circunstancias del incendio podrán aprovecharse también para comprobar la culpabilidad de una persona.

 

B)      El motivo

 

Para tener éxito en la investigación concerniente a un incendio que se suponga intencional, el investigador deberá comprender claramente los motivos que indujeron a provocarlo. Los motivos más comunes y generales son:

 

— Defraudar compañías de seguros para cobrar el monto del seguro.

 

— Ocultar un crimen o delito anteriormente cometido.

 

—Destruir libros, registros u otras pruebas incriminatorias.

 

— Venganza, intimidación, extorsión o sabotaje.

 

— Rivalidad o competición en los negocios.

 

— Sin motivo justificado, excepto la emoción de ver el fuego (pirómanos).

 

 

C)      Investigaciones de carácter técnico

 

El provocar intencionalmente incendios es un delito grave que exige hacer un examen completo y minucioso del lugar y de sus alrededores, tan pronto como sea posible.

Sea cual fuere la causa, desde el punto de vista del examen técnico, los incendios pueden dividirse en tres categorías, a saber:

 

1. Los que logran apagarse sin haber causado mucho daño;

2. Los que se apagan pronto, pero después de causar algún daño;

3. Los que causan una destrucción total.

 

En el primer caso, casi siempre debería ser posible descubrir la causa; en el segundo, generalmente es posible descubrirla; en el tercero, la combinación de pruebas técnicas y de pruebas materiales que revela la investigación suele dar suficientes datos para que haya bastantes probabilidades de descubrir la causa.

 

Se debe fotografiar y dibujar simultánea y minuciosamente el lugar del incendio, buscando toda clase de muestras o elementos físicos de prueba, como impresiones dactilares, huellas de pisadas y de neumáticos, cabellos, fibras, marcas o huellas de herramientas, canecas, botellas o recipientes que se sospeche contengan residuos combustibles.

Examinarse puertas y ventanas para saber si estaban o no cerradas con llave cuando se descubrió el incendio. Si están forzadas, averiguar la identidad de los bomberos o las personas que las forzaron.

 

D)      ¿Dónde se inició el fuego?

 

Haciendo caso omiso de las declaraciones cíe los testigos, se procurará descubrir también, examinando el inmueble, el punto preciso donde se inició el incendio; las manchas de humo y las quemaduras ayudarán a seguir la ruta inversa del fuego.

 

E)      Causas accidentales de incendio

 

  1. El rayo. Por regla general, el rayo se descarga sobre puntos elevados y conectados con agua subterránea. Las huellas que deja son muy características, especialmente en objetos metálicos, los cuales se funden o se vuelven bolitas de metal fundido o deformaciones.

 

  1. Rayos solares. Los rayos solares concentrados en un lente o un espejo cóncavo, pueden hacer arder material inflamable. Tales lentes pueden obtenerse de vasos, copas, etcétera.

 

  1. Los animales. Suele suceder que un perro o un gato derribe accidentalmente una lámpara o una veladora encendida mal ubicada. Se sabe que, en algunos casos, animales tipo ratón o gato, han ocasionado cortocircuitos y posteriores incendios.

 

 

F)      Plan general de investigación

 

Para saber si un incendio se ha producido de manera intencional, el investigador deberá reunir datos concretos que tiendan a comprobar que el incendio de una propiedad fue deliberado y malintencionado, y a veces puede llegarse a

esta inferencia excluyendo todas las causas accidentales. La prueba del motivo, aunque no es indispensable, puede contribuir a demostrar la mala fe y el propósito deliberado. Los datos elementales del incendio no deben pasarse por alto; es decir, deberá describirse el inmueble, calcular su valor aproximado, el importe de lo quemado y otros daños inherentes.

 

La lista que se muestra en seguida da una idea de los hechos y datos que deberán incluirse en el informe de la investigación:

 

a)       El hecho. Debe comprobarse que ocurrió un incendio, para lo cual son necesarios los siguientes datos:

 

— Fecha y hora en que ocurrió el incendio.

 

— Dirección o lugar donde ocurrió.

 

—Descripción breve y precisa del inmueble, incluyendo: clase de material de que estaba construido, la antigüedad exacta o aproximada, las dimensiones,

 

— La primera autoridad que recibió la alarma.

 

— La hora en que la estación de bomberos recibió el aviso de incendio.

 

— Los equipos contra incendio con que se combatió el fuego y la hora en que tales equipos entraron oficialmente en actividad.

 

— La hora en que terminó la labor de los bomberos.

 

b)       Valores. Investigar si se le había fijado a la habitación u otra estructura determinado valor y a que persona pertenecía, para lo cual son necesarios estos datos:

 

— El valor aproximado de la propiedad.

 

— La cantidad en que estaba asegurado.

 

—El inventario de existencias, maquinaria, accesorios fijos y otros objetos de valor dentro del lugar.

 

— El nombre del ocupante en el momento del incendio; o si en ese momento no había nadie en él, y cuánto tiempo estuvo así.

 

— El nombre del dueño de la propiedad.

 

— El nombre del beneficiario del seguro, si era el dueño o el inquilino.

 

c)       Pruebas materiales. Descubrir los hechos fundamentales relacionados con el incendio, para lo cual son necesarios estos dalos:

 

— Nombre de la persona que descubrió el incendio y sus observaciones concernientes al edificio o cuarto que se quemó primero y el origen exacto del incendio.

 

— La hora en que se descubrió.

 

— El nombre de la persona que hizo sonar la alarma.

 

— Los medios por los cuales se dio aviso,

 

— Cómo ocurrió el incendio, si se sabe.

 

— Ruidos significativos que se hayan oído antes y durante el incendio,

 

— La dirección en que se propagó, los nombres de las personas que estaban dentro de! inmueble en el momento de iniciarse el incendio o que hayan sido las últimas que estuvieron en él.

 

— La parte que sufrió el mayor daño.

 

— Las pruebas materiales que se descubrieron.

 

— Si hubo víctimas, todos los datos y hechos importantes que haya revelado la autopsia.

 

— Fotografías e impresiones que prueben que se forzó la entrada por alguna de las puertas, ventanas, o algún otro lugar de entrada.

 

— El estado y ubicación de los aparatos contra incendio.

 

— Pruebas de que se almacenaron o colocaron sin el debido cuidado materiales inflamables, tales como gasolina, pinturas, aceites, etc.

 

— La ubicación y estado de las luces, alambres de los portalámparas, extensiones, aparatos y fusibles.

 

— El estado de la instalación eléctrica, si fue recién reparada, cuándo y quién la realizó.

 

— Número y tipo de máquinas en e! inmueble, cuándo fueron utilizadas por última vez, la cantidad de eürriente que consumían y cuándo fueron probadas y revisadas por última vez.

 

— El estado de las tuberías de gas.

 

— Número y tipo de estufas dentro del inmueble, clase de combustible que utilizaban, estado de funcionamiento, si tenían los pilotos encendidos constantemente, si estaban encendidas.

 

— Objetos de vidrio que pueden haber causado accidentalmente incendio al concentrar los rayos solares.

 

 

d)       Pruebas circunstanciales. Se debe comprobar que el sospechoso estuvo en contacto directa o indirectamente con el incendio. Las siguientes pruebas circunstanciales pueden relacionar a un sospechoso con el incendio:

 

—Las murmuraciones, corroboradas con las pruebas y aunadas a las apreciaciones del investigador en el lugar del incendio.

 

— E! testimonio de la primera persona que estuvo en el lugar del incendio, sus observaciones y su opinión sobre el origen del fuego.

 

— El testimonio de los bomberos que ingresaron al inmueble.

 

— Tiempo transcurrido desde el inicio del incendio y el aviso a los bomberos.

 

— El tipo de incendio; si fue una llamarada repentina, o una explosión, o fuego sordo que se propagó sin llamas, o un incendio que se extendió rápidamente. la intensidad aproximada del incendio y si se inició en varios lugares separados.

 

— El color y olor del humo durante el incendio.

 

— El color, altura c intensidad de las llamas.

 

— Pruebas de que posiblemente el incendio haya sido ocasionado por aparatos u otros medios, tales como velas, fósforos o materias inflamables.

 

— Pruebas de que alguna persona sospechosa anduvo paseando el lugar.

 

— Pruebas de que se utilizó una sustancia combustible para provocar el fuego.

 

— Registros financieros o de otra índole, que el sospechoso pudiera haber deseado destruir.

 

— Valor del seguro del inmueble o artículos que se encontraban dentro de él.

 

— Informes sobre inspecciones que se hayan hecho al inmueble antes del incendio.

 

— Presencia de materiales que hayan servido para propagar el incendio, estopas, madera, trapos, etc.

 

— Identificación de la persona responsable de cuidar el inmueble.

 

— Estado en que se encontraron las puertas y ventanas: abiertas, cerradas, con llave, forzadas, etc.

 

— Pruebas de que el sospechoso es un pirómano.

 

— Pruebas de que el incendio fue el resultado de combustión espontánea.

 

— Fotografías a escala y croquis del interior y exterior del lugar durante y después del incendio.

 

 

e)       Amenazas. El investigador debe tener en cuenta cualquier manifestación, demostración o declaración de índole amenazante que el sospechoso u otras personas hayan hecho respecto al inmueble, al dueño o al arrendatario.

 

f)        El motivo. Se procurará encontrar un motivo que alguien haya tenido para provocar un incendio, tomando en cuenta lo siguiente:

 

— Que una persona o grupo de personas se beneficiará con el incendio.

 

— Que se hubiera cometido en el mismo lugar, antes del incendio, otro delito, por ejemplo, un asalto o un robo, o una malversación de fondos, y que el inmueble quemado contuviera pruebas del delito.

 

— Que se hubieran introducido artículos sin valor en sustitución de otros valiosos para hacer creer que estos habían sido consumidos por el fuego.

 

— Que hubiera celos, mala voluntad o fricción entre un patrono y un empleado.

 

 

g)       La intención. Algunas hipótesis de que el incendio haya sido intencional, son los siguientes:

 

— Que antes del incendio, una persona haya sacado del inmueble objetos valiosos.

 

— Que antes del incendio, y en contra de los hábitos y costumbres normales, se hayan dejado en el interior del inmueble objetos de propiedad personal.

 

— Que haya obstáculos para el acceso de los bomberos.

 

— Que los extintores hayan sido removidos de sus lugares momentos antes del incendio.

 

— Que un sistema de calefacción o aparato eléctrico haya sido alterado de tal manera que pudiera provocar un incendio.

 

— Que se hayan introducido en el inmueble momentos antes sustancias combustibles.

 

— Que no se haya dado aviso oportuno a los bomberos.

 

 

h)       Incendios intencionales. Hay muchas circunstancias que pueden justificar la sospecha de que LUÍ incendio fue intencional, así:

 

— Ventanas rotas (distinguir entre las que han sido rolas deliberadamente y aquellas cuyos vidrios se han estallado con el calor).

 

— Olor característico de alguna sustancia inflamable.

 

— Descubrimiento de material combustible regado o contenido en recipientes.

 

— Que el incendio se haya originado en varios lugares del inmueble.

 

— Gavetas y alacenas abiertas.

 

—Extintores de incendios inutilizados o que revelen daños intencionales.

 

— Descubrimiento de mechas impregnadas con combustible, trapos, astillas de madera, etc.

 

 

G)      Búsqueda, selección, recolección, embalaje y envío de muestras al laboratorio criminalístico Después de haberse extinguido el fuego, viene la labor del técnico que se encargará de inspeccionar el lugar afectado por las llamas, quien inicialmente y en lo posible ubicará el foco u origen del incendio. En forma rápida, seleccionará las muestras que crea estén relacionadas con el origen del incendio, en seguida .procederá a embalarlas en recipientes libres de toda contaminación y cerrarlas o taparlas herméticamente, para, por último, enviarlas al laboratorio a fin de que allí elaboren el respectivo análisis, Describirá el lugar donde encuentre los elementos físicos de prueba, registrándolos fotográfica y topográficamente, numerando cada uno de ellos y embalándolos por separado.

 

Recuerde siempre que “el tiempo que pasa es la verdad que huye”, y, por tanto, esta actividad se realizará tan pronto haya terminado la labor de los bomberos, ya que un gran número de sustancias combustibles son volátiles y tienden a desaparecer en un tiempo muy corto.

 

SEMINARIO DE ANTROPOLOGIA FORENSE DETERMINACION DEL SEXO Y ESTIMACION DE LA EDAD EN RESTOS OSEOS DE ORIGEN HUMANO

Por Raúl Adalberto Doro

Universidad de Buenos Aires – Argentina - 1995

(Extraído de: http://www.naya.org.ar/articulos/forense01.htm)

INTRODUCCION:

   En esta monografía me propongo analizar el tema de la determinación del SEXO y la estimación de la EDAD en restos óseos de origen humano.

    De igual manera que en los estudios en el campo de la bioantropología, la rama forense utiliza el método de la reconstrucción biológica, a nivel del individuo de una especie y no a nivel poblacional como en la bioantropología aunque se sirva de tablas estandares para rasgos de poblaciones.

    Por consiguiente, se toma a los restos óseos como fuente de información o registros de episodios que dan cuenta de la calidad y estilo de vida de los portadores, sabemos que el hombre, se desenvuelve en distintas esferas como especie y se interrelaciona, con estas en forma dispar, generando pautas que pueden dejar información de las mismas en su organismo y por tanto en su estructura ósea.

   Dichas esferas corresponden al marco biogeográfico y sociocultural, de la interrelación de ambas dos esferas surgen los sistemas adaptativos desplegados por las distintas culturas que el hombre construye, como respuesta a su entorno, de esta manera la interacción dinámica entre el HOMBRE y su MEDIO se producen disrrupciones de las funciones normales de un individuo o población a esto se lo denomina STRESS [ ESTRES].

   La antropología forense se basa en la información que se posee de estudios poblacionales para la reconstrucción OSTEOBIOGRAFICA e identificación y determinación de rasgos en individuos cuyos decesos ocurrieron, en el caso que nos ocupa, en el pasado reciente de nuestro país durante el período de 1976  a 1983, teniendo en cuenta el marco político en el cual se desarrollo la desaparición forzada de personas como forma de control sociopolítico de la población e instaurando oficialmente el terrorismo de estado.

   En cuanto al tema de la monografía, podemos decir que, se trabaja normalmente con el fenotipo del individuo, hay distintas formas de abordaje a la información portada por los restos óseos: uno es el directo y otro es el indirecto.    En el primer caso se determina el sexo y se estima tanto la edad como la morfología ósea del difunto., en el segundo caso el análisis de la información se efectúa por medio de instrumental específico que cuantifican distintos tipos de variables.

   En cuanto a la determinación del sexo, sabemos que existen diferencias de tamaño y forma (  DIMORFISMO SEXUAL ), ocurren en la mayoría de los huesos del esqueleto, los Cráneos masculinos tienen elevaciones más grandes por encima de la abertura de los ojos, procesos mastoideos más grandes y marcas musculares más obvias.

   Las diferencias, de forma entre los sexos ocurren principalmente en la pelvis, la femenina es más ancha que la masculina y presenta varios detalles relaciona- dos con el parto, pero este elemento no esta suficiente mente marcado y pronunciado sino hasta la edad de los 18 años.

   Los mayores indicadores están presentes en la pelvis  en el ANGULO SUBPUBICO DE LA SINFISIS PUBICA y en la ESCOTADURA CIATICA.

   En cuanto a la estimación de la edad, los métodos varían tanto como para niños como para adultos.     Cuando se trata de niños el métodos más precisos es el que involucra el desarrollo de los DIENTES DESIDUOS y PERMANENTES, otro indicador es el de las UNIONES EPIFISIALES, la mayoria de los huesos que estan involucrados en procesos de crecimiento, los cuales constan de:  Un eje central, llamado diáfisis, con huesos eparados no fusionados, denominados epífisis, unidos en los extremos por tejidos suaves.

   Por ejemplo en los varones, la epífisis alrededor del tobillo se une cerca de los 16 años, en tanto que el de las rodillas sobre los 17 años, los de las muñecas a los 19 años y los de la clavícula a los 20 años.

   En los acápites correspondientes ampliare aún más las consideraciones vertidas en esta introducción. 

   Luego de esta breve síntesis sobre determinación del sexo y estimación de la edad en restos óseos de origen humano, en el caso que nos ocupa debo tomar los aspectos sociopolíticos que determinaron en nuestro país la instauración del TERRORISMO DE ESTADO como forma de control sociopolitico de la población, y que en definitiva la práctica de métodos aberrantes desde el ESTADO generó uno de los mayores genocidios del continente.

  Este análisis es de incunvencia,  en cuanto que, debido a esta forma de accionar desde el Estado Nacional creo una nueva situación jurídica en una gran  franja de población  :   N. N.     ( Ningún Nombre ) y conocido vernacularmente como DESAPARECIDOS , puesto que ocultadas tanto las pruebas del delito como los cuerpos, estas circunstancias determinan que se desconoscan los datos de filiación para poder efectuar los reconocimientos correspondientes para la identificación de los cuerpos.

   Estos casos no fueron escogidos al azar, sino por el contrario fue dirigido no sólo a todos los estamentos sociales y especialmente contra dirigentes de diversos partidos o movimientos políticos sino también a todo aquel que levantara su voz contra culaquier tipo de arbitrariedad o el simple hecho de estar en desacuerdo con el REGIMEN.

   También se observa que la dirección de la represión ilegal del PEN  fue dirigida especialmente contra un grupo etario en especial desde el período comprendido entre el año 1973 al 1983,  que oscila desde lo 16 años a los 40 años de edad.

    Como podemos apreciar en el gráfico nº 1, la ferocidad mayor del REGIMEN  se observa entre  los años 1976   al   1978,  de los 8.910 casos declarados a la CONADEP en el año 1975 los casos declarados son 359, en 1976 son 4.105, en 1977 son 3.098 y decrece en el año 1978 con 969.

   En cuanto a los grupos etarios más castigados por la DICTADURA MILITAR, se observa que del 100% de los casos declarados oficialmente a la CONADEP, el 89% corresponde  al grupo etario comprendido entre los 16 / 40 años de

 

edad, siendo que la cantidad de casos por grupo son: 16/20 años 11%, 21/25 años 32,50%, 26/30 años 26%, 30/35 años 12,50% y 36/40 años el 7% ( ver gráfico nº 2 ).

 

  A su vez, del 100% de casos de desapariciones por sexo, el 70% corresponde a individuos Masculinos y el 30% restante a individuos de sexo femenino (ver  gráfico nº 3).    En este últino grupo (individuos femeninos) del total de casos un10% corresponden a mujeres embarazadas , o sea que un 27% no estaba embarazada y un 3% si lo estaba al momento de su secuestro.

 

  Por consiguiente tenemos un rango del 10% de los individuos del grupo femenino que estando embarazadas fueron secuestradas y torturadas por la Dictadura Militar ( ver gráfico nº 4 y 5 ).

            

 

 

   Otras cifras por demás elocuentes nos dicen que, el 62% de los secuestros efectuados por los distintos GT., ocurrieron durante la noche.

   También un 62 % de los detenidos- desaparecidos fueron secuestrados en presencia de sus familiares y en sus domicilios o en presencia de testigos y un 24,6 % fue secuestrado en la vía pública.

  A su vez, en cuanto a la profesión de los secuestrados se puede afirmar que el: 30,2 % corresponde a obreros

el 21 % estudiantes, el 17.9 % empleados y el 10.7 % profesionales.

   Los centros clandestinos de detención (CCD), del total :

23,3% Instalaciones del Ejército,

5,6% Inst. de la Marina,

2,2% Inst. de la Fuerza Aérea,

48,9% Depenencias policiales,

7,8% Unidades penales,

1.1% Prefectura naval,

1.1% SIDE y el

10% Otros Lugares.

   El informe de la CO. NA. DE. P., informa que con respecto a los niños tanto que fueron secuestrados junto a sus padres o nacieron en los CCD., la suerte corrida por estos niños fue diversa:

    En algunos casos fueron también torturados en presencia de sus padres o torturaron a sus padres en presencia de ellos, en otros casos fueron asesinados y en el mejor de los casos (si tenemos el derecho de decirlo así) fueron entregados a vecinos de las víctimas o en su defecto fueron entregados a matrimonios con vinculaciones con las  FF. AA. y/o Fuerzas de eguridad o internardos en algún Instituto Correccional de menores.

   Debo hacer notar que en la asociación ílicita efectuada por la Junta militar, la estructura de las operaciones conjuntas ilegales, para lo cual se dividió al país en zonas (Dependientes de Los Cpo Ej I, II, III, IV y V),  subzonas y áreas y que  se llevaban a la práctica de acuerdo a los roles asignados:

                                                                         La Junta Militar = Conducción

                                                                

                                                              

                             Ejército Responsabilidad                  Fuerza Aérea: Apoyo                  Marina Apoyo:   

                             Responsabilidad  Primaria              Elementos  orgánicos                  Elementos orgánicos    

                             ( Ejecución en Zona )                       y logísticos al  EE.AA.                 y ogísticos al EE.AA.

   La técnica represiva utilizada por la Dictadura Militar le permitió al gobierno de la Junta deslindar y negar ulaquier tipo de responsabilidad en la represión ilegal, ya que al efectuarse en forma clandestina les permitia eludir a los cargos por los delitos cometidos.

 

FACTORES EXPLICATIVOS:

1.  Antecedentes Sociopolíticos de la represión ilegal ( 1973/1983)

   En primera instancia, me gustaria mencionar que el categorizar a la represión ilegal, ejercida por la Junta Militar, como una acción irracional, es en última instancia quitar el peso de la responsabilidad y de la imputabilidad a los actores:

1.Dieron las ordenes ( altos mandos FF. AA )

2.Organizaron la Represión ( mandos medios  FF. AA).

3.Ejecutaron las ordenes ( Personal subalterno y Civiles).

  La obediencia debida no es aplicable y se interrum- pe cuando la orden impartida afecta la ética, moral y/o principios de quién recibe la misma.

  Lo que aquí ocurrió es que, son perfectamente racio  nales las acciones cometidas por los integrantes de las FF. AA., en su conjunto., el decir que la violencia política es irracional, insisto,  es quitarle la responsabilidad de los hechos a los actores, recordemos que tanto el plan CONINTES como la DOCTRINA DE  SEGURIDAD NACIONAL, han sido planes meticulosamen te trazados para el caso de tener que actuar, por lo tanto al diagramarse una estrategia en tal sentido, es un acto totalmente racional. 

   La represión ilegal efectuada por la Junta Militar, especialmente, son acciones racionales al extremo en tanto se tenía también previsto cual sería la situación jurídica del Detenido – Desaparecido y siendo totalmente responsables por los actos criminales de Lesa Humanidad cometidos.

  Ninguna pacificación de un país se puede cimentar sobre el olvido, la injusticia, la tortura y muerte de 30.000  personas aproximadamente.

  No existen tres niveles de responsabilidades, existe uno sólo y es el de los que participaron en los hechos aberrantes y no hicieron o no quisieron detener tanta masacre.

  El aniquilar no significa secuestrar y torturar, por el contrario, es dejar al oponente sin capacidad operati va tanto en lo estratégico como en lo táctico en un conflicto bélico circunscripto o frontal.

  En la década 1973/1983, no existía o no se estaba en guerra, lo que si existía era un movimiento de insurgencia armada liderada por diversos grupos ( ERP – FAR-FAP-MONTONEROS ) de ideología de Izquierda y la Triple A.

( Derecha Peronista y Ex-Militares y Fuerzas de Seguridad ), esta última dirigida desde el Ministerio de Bienestar Social  por López Rega, y de  acuerdo a la concepción Occidental y “ Cristiana “ de las FF. AA., la metodología empleada fue la misma que la utilizada por Francia, tanto en Indochina como en Argelia y entrenados en la Escuela de las Américas dirigida por los EE. UU., en Panamá.

   Las FF. AA., tomaron como experiencia lo ocurrido en la Alemania Nazi., de ahí la característica de la represión, pero en este caso, las efectividad  de los CCD (Campos Clandestino de Detención ) fue letal y su ubicación fue desconocida hasta casi el termino de la dictadura y es más la mayoria de los secuestros fueron efectuados de noche

( 62 % de los casos registrados).

  Según los argumentos esgrimidos, las fuerzas de Seguridad fueron revazadas ( Policía – Prefectura y Gendarmería ) y logran los famosos decretos del 75 nº 2070, 2071 y 2072 en los cuales se los instruye para aniquilar el accionar subversivo, asumiendo el rol de Policia Política del país como lo venían ejerciendo in- sistentemente desde 1930, es evidente que el rol de las FF. AA., de cualquier Nación, es el de proteger la Soberanía fronteras hacía afuera.

   Al desvirtuar sus roles las FF. AA., es entendible el desenlace que ocurrió en el Conflicto de Malvinas de 1982, en ese caso se enfrentaban a otro Ejército Regular y fueron totalmente inoperantes tanto en lo estratégico como en lo táctico y por supuesto ya no se trataba de detenidos encapuchados, atados y torturados, sino por el contrario, era una fuerza bien entrenada y con capacidad operativa.

  Pero volviendo al tema, queda en manos de las FF. AA., el control y la dirección de la represión, fuera de la supervisión del poder político de la Nación.  De esta manera se le da el tiro de gracia al frágil gobierno democrático de Isabel Martinez, y con complacencia de civiles y partidos políticos , incluyendo algunos sectores del Peronismo, se produce el Golpe de estado del 24 de Marzo de 1976, las FF. AA., habían de sidido hacerse cargo directamente del país, desembarcando el Terrorismo de Estado en la misma Casa Ro- sada y desde ahí se dirigiría el rumbo de la Nación.

  Por supuesto que la seguridad en las calles era extrema se estaba en presencia de la ocupación efectiva del propio país por la FF. AA.

  La técnica empleada por las FF. AA.luego del Golpe fue el de la Desaparición de Personas, la cual, según fue comprobado por los informes de la CONADEP fue aplicada bajo los siguientes “criterios”:

1. Captura por sospecha o por tener relación con la subversión.

2. Instalación en dependencias bajo jurisdicción de las FF. AA y/o Seguridad.

3. Obtener información bajo tormentos.

4. Quebrar su resistencia Moral bajo condiciones de vida inhumanas.

5. Ejecutar estas actividad bajo absoluto  secreto, ocultando su propia identidad como la del detenido.

6. Amplia libertad a los Grupos de tareas  ( GT ) para determinar la suerte del detenido (Liberación-Disp.

   Del PEN – Sometimiento a Proceso Civil o Militar – Ejecución y eliminación física ).

 

7. Permiso para saquear los bienes de los detenidos.

2.  Efectivización de la metodologia represiva ( 1973/1983 ).

   Los jefes Militares lograron que no se pudiera di-sernir entre Desaparecido y muertos en enfrentamientos, para lograr este objetivo dispusieron de la desaparición física de los cadáveres, era muy común los enfrentamientos fraguados, en los cuales solían aparecer cuerpos que se suponian que estaban desaparecidos.

  Este modus operandi logro confundir aún más debido a que también no se entregaba ningún cadáver salvo en muy contadas ocasiones.

 

 ¿ HABEAS CORPUS ? 

 

 Más que un método para ubicar el paradero de un detenido-Desaparecido, esta es una pregunta que hoy día se sigue planteando, pero lamentablemente tengo que mencionar las formas con que las FF. AA., dispuso de los cuerpos para que no aparecieran, fin último no logrado totalmente.

 

 Las distintas formas pra deshacerse de los cuerpos fueron variando pero en si fueron las siguientes:

a. Arrojados al río o al mar.

b. Incinerados.

c. Inhumación en fosas comunes en lugares no conocidos.

d. Inhumación como N.N., en fosas  comunes  de  cementerios.

e. Inhunación como N.N., en fosas individuales de cementerios.

 

  En los cementerios quedaron registrados miles de incineraciones, como así también los cadáveres arrojados al río o al mar fueron hallados tanto en las costas  Argentinas como Uruguayas.

  La comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), como representante de la O. E. A., en 1979 verificó enterratorios de N.N., en cementerios públi- cos en este caso la comprobación sucedió en el cemen   terio de La Plata, donde se halló restos de individuos de 20/30 años de edad, en muchos de los casos la cau sa del deseso fue por:

“ ESTALLIDO DE MASA ENCE FALICA PRODUCIDO POR ARMA DE FUEGO ”,

lo que se le explicó a la comisión fue que eran personas muertas en enfrentamientos y que por el estado de destrucción del cuerpo no se habían podido identificar.

  En este sentido la legislación argentina exige un acta de defunción firmada por Médico para la inhumación este identificado o no.    La burocracia admi nistrativa no pudo dejarse de lado y por consiguiente la CIDH  pudo comprobar estas anomalías en los registros.

  Mientras los GT operaban en las horas nocturnas, clandestinamente y con ZONA LIBRE, la policía se encargaba del  “papeleo” legal siguiendo ciertas instrucciones;

          

1. Instrucción del caso, descripción del hecho, fotos, disposición de autopsias, tomar huellas dactiloscópicas por

    Quintuplicado.

2. Enviar instrucciones al Juez ( Militar desde el 75) to. 20.460  dependiente del C. G. E. E.

3. Identificación del cuerpo por medio de huellas dactiloscópicas ( P.F – Reg. de las Personas, etc ).

4. Partida de defunsión ,constando fecha, hora, lugar, fallecimiento, edad, sexo, causa de muerte y carac-

   ríticas físicas y pertenencias del difunto.

5. Obtención de la identidad del difunto y disponer la inhumación del mismo.

   Este último paso es fundamental para proceder a la inhumación de un cuerpo, y es inscripto en el LIBRO

GENERAL DE INHUMACIONES o LIBRO DE INDIGENTES, como podemos apreciar la tramitación que era prevista para personas indigentes y desconocidas fue tomada para la desaparición de los cuerpos de las víctimas de la represión ilegal .

   Estas inhumaciones se hacen por lo general en zonas no delimitadas, señalizadas y  ni cuidadas de los cementerios.

  A continuación relatare las irregularidades cometidas en la inhumación de cadáveres de N. N.  en el cual corresponderian a muertos en enfrentamientos y/o asesinados por los GT., según Salama M. C. 1992 ( Tumbas Anónimas -cap. 2 -  pag. 38 – CATALOGOS Editora ):

1. Confeccción de acta de defunsión y licencia en forma incorrecta.   Sin firma, información falsa o errónea, sin

     autopsia, etc.

2. Ocultar identidad, siendo identificación fueron  inhumadas como N.N.

3. Inhumación nocturna, para no ser vistos u ocultar los casos.

 

  El informe de la CIDH consideró:

                                                             “ POR ERROR U OMISION DE LAS AUTORIDADES PUBLICAS Y SUS AGENTES (…) SE COMETIERON DURANTE EL PERIODO 1975/1979 NUMEROSAS Y GRAVES VIOLACIONES DE FUNDAMENTALES DERECHOS HUMANOS “ .

3.  Metodologia de trabajo e investigación desde la Antropologia forense.

  A principios de la década del 70, antropólogos forenses utilizan técnicas y métodos de la Arqueología en la  recuperación de restos óseos, el uso de estas técnicas permite recuperar todos componentes óseos que conforman la estructura esqueletal y los elementos asocia dos, como ser vestimenta, artefactos varios y/o proyec tiles entre otros.

  Este tipo de técnica permite reconstruir en forma precisa las condiciones en las cuales el cuerpo fue ubicado relacionandolo al mismo con el contexto circundante.

  El aporte de la arqueología es de vital importancia pa ra el trabajo de gabinete o de laboratorio, ya que nos permite ubicar en contexto los restos con los elementos  asociados al mismo en la matriz que portaba a ambos dos vestigios.

 En 1983, esta tarea en principio fue dejada a cargo de empleados municipales de cementerios, bomberos y personas no capacitadas para tal fin.  En muchos de los casos fue más una recolección de restos sin sistema tización y de amplio espectro destructivo que otra cosa.   Pero para evitar este tipo de negligencia en las exhumación de cadáveres y optimizar las tareas para su posterior investigación se aplican técnicas arqueólogicas a interrogantes médico-legales para obtener:

1. Una recuperacion completa de los restos esqueletales y evidencias asociadas. 

2. Evitar daños post-mortem .

3. Recuperación del contexto inhumatorio como ser Dimensión real de la fosa, perturbaciones post – inhu matorias o

    postdepositacionales, tafonomia del lugar, posición de los restos, etc.

 

  En el transcurso de la excavación, lo importante es recuperar toda la evidencia y los vestigios disponibles, con absoluta precisión, se debe fotografiar desde las primeras etapas de excavación y registrar por escrito todos los

aspectos de la misma en forma pormenorizada desde como fueron encontrados, como de sus asociaciones y contexto.   Estos restos no son meros objetos con valor descriptivos sino por el contrario, los mismos son portadores de información que dan cuenta de un hecho histórico- social concreto.

 

El trabajo de campo consta de seis etapas bien definidas:

a. Prospección:

                         Se recorre el área de trabajo, se analiza las características y ubicación del sitio también se debe contar con información de la zona: lluvias, flora, fauna, hidrografía.

   Pasos a seguir en la prospección del sitio:

- Observación visual de modificaciones en el paisaje naturales y/o culturales.

- Relevamiento: Gráfico, Topográfico, Fotográfico y filmico.

- Análisis de los datos aportados tanto por testigos o cualquier información con la que se cuenta.

- Recolección del material de superficie y limpieza del área.

b. Excavación Arqueológica:

                                                   Es un proceso por el cual se altera y destruye los contextos originales, por

consiguiente se debe registrar todo cuanto se observe y modifique. 

   Cada excavación requiere de soluciones de acuerdo a la problematica planteada por el sitio y la manera de abordar los interrogantes no son fijos, se requiere de criterio y para cada caso de acuerdo a la conformación del sitio.

   La técnica de excavación depende si son Cuerpos en Superficie o Cuerpos Enterrados.

 

  Para el caso de CUERPOS EN SUPERFICIE, el primer paso es delimitar una área de seguridad o acceso

restringido, delimitar la zona del crimen, posición del cuerpo y contexto asociado al mismo.

 Se debe efectuar señalizaciones en todas las evidencias ‘ IN SITU ‘, se debe despejar de vegetación el área y se debe analizar posteriormente la misma para onservar si poseen evidencias del hecho.

 Posteriormente se planta la Cuadrícula, en la zona de mayor concentración de vestigios, en este caso Huesos y/o evidencias físicas., luego se la orienta de N  a S., la fórmula x2= a2 + b2,  a y b son los lados de la cuadrícula y  x la hipotenusa y la resultante de esta dara un cuadrado exacto.

 En todos los casos se debe mapear todos los vestigios encontrados en superficie y fotografiar los mismos con escala de 1 a 10cm,  se tomara nota de las distancias entre los vestigios entre sí y con respecto a los lados de la cuadrícula como así también su profundidad.

 A su vez como último paso se debe seguir excavando para observar si se produjo alguna alteración postdepositacional o desplazamientos verticales de vestigios.

  Para el caso de CUERPOS ENTERRADOS,  estos se pueden clasificar de distinta manera para lo cual se toman cuatro tipos fundamentales:

1. Sepulturas Individuales: Contienen los restos de un solo individuo.

2. Fosas Comunes:     Contienen los restos de más de un individuo, pueden ser Sincrónicas ( depositados al mismo             

                                 tiempo) y Diacrónicos ( depositados en distinto tiempo ).

3. Sepulturas individuales Primarias:   Se encuentran  enterrados en posición anatómica ( articulados ), y

    Sepulturas individuales Secundarias:Los restos luego de su inhumación son exhumados y vueltos a inhumar .

4. Alterados:   Cando los restos han sido removidos por la acción del hombre.

5. Pertubados:Cuando los restos han sido desplazados por la acción de animales.

   En cambio el OSARIO COMUN, corresponde a aquellos cuerpos que luego de un período de tiempo, on trasladados a otro sitio perdiendo su unidad anatómica y entrando en contacto con otros restos.

c. Localización del Sitio:

                                           El sitio de inhumación pue- de localizarse de dos maneras:  Una es en forma ACCIDENTAL, es cuando la búsqueda no es el fin del hallazgo y este se produce en forma totalmente casual ( Construcciones, derrumbes, labores agrícolas, etc).

    La otra se la denomina INTENCIONAL, se produce cuando el objetivo es especificamente hallar el sitio, basandose tanto el testigos oculares, relatos de los mismos o informes de irregularidades.

   Tanto la perturbación de la vegetación como la del suelo son indicadores son indicadores de perturbación debido a

que el volumen de tierra es excedentario al inhumarse restos dentro de cualquier fosa, quedando por encima del nivel que tenía anteriormente.

  Tanto la perturbación como la alteración, modifican la estratigrafía del sitio y con el transcurso del tiempo esos sedimentos cambian de coloración y forma de textura. 

   

d. Técnicas de Excavación:

                                               Se basa principalmente en que una vez perturbados y/o removidos los restos de un sitio no se podrá nunca reconstruir la condición original,y aquí esta la importancia de las técnicas como de los procedimientos utilizados.

 

    DELIMITACION DEL AREA A EXCAVAR:

                                                                                 Tanto las dimensiones como la estructura del terreno se encuentran relacionadas, la técnica más utilizada es la del cuadrillado de toda el área y estas estaran relacionadas en cuanto a la estabilidad del terreno, densidad de los restos y evidencias.  Se utilizaran estacas de madera y/o metal en las cuales debe correr un cordel y nivel de base.

 

     SONDEO: 

                       Al desconocerse en todos los casos, se efectúa un zondeo en la zona que se supone estan  ubicados los huesos de los pies, una vez  hallados los pri meros restos se toman las mediciones correspondientes y se procede a la extensión de la excavación en forma horizontal.

   

    DEMARCACION: 

                                    Es la división de la cuadrícula en cuatro sectores A, B, C y D, se debe ser muy meticuloso cada hueso que va quedando al descubierto se debe dejar “ In Situ “,  sin remover hasta que no se tomen todas las mediciones y registren todos los datos.

   No se debe perder ningún tipo de información en lo que respecta al contexto puesto que es de vital importancia recoger toda la evidencia hallada.

   Todos los pasos y tareas realizadas deben ser fotografiados y registrados en la libreta de campo.      A su vez cada fotografía debe estar rotulada con la mayoria de datos posibles ( lugar, fecha, número de esqueleto y orientación)   y con escala en cm, la tierra resultante debe ser zarandeada para poder rescatar los fragmentos más pequeños.

  REMOCION DEL ESQUELETO: 

                                                             Paso final de la excavación, al extraerlo se debe liberar cada hueso de la matriz, no se debe utilizar la fuerza y se levantara desde los pies al cráneo.

  Tanto los pies como las manos se embolsarán separa damente,  se procederá de forma igual con las costillas, vértebras, miembros inferiores,  superiores y cráneo.

  Las bolsas serán de papel no ácido y serán rotuladas con marcador de tinta indeleble.    Tanto los dientes como los proyectiles serán guardados en frascos especiales.

e. Tiempo de Muerte:

                                     Los únicos elementos con que contamos para la estimación el tiempo de muerte son factores externos al esqueleto, debido a que en su mayoria no contamos con partes blandas ni tejidos.

   Uno de los factores más utiles son los artefactos que suelen estar asociados a los mismos tales como monedas, ropa y algún otro elementos que nos permita ubicar temporalmente los restos en forma relativa.

   Los cambios post-mortem en las propiedades físicas y composición bioquímicas de los huesos, como ser la pérdida de actividad antigenetica, el nivel de nitrógeno proteínas, etc., nos pueden brindar ayuda pero no son demasiado útiles para determinar una cronologia precisa del deceso.

f. Preparación de los Restos:

                                                  Se debe proceder de la siguiente manera:

                        

 -Radiografiado:  Para buscar tanto  patologias como densidades metálicas

-Lavado:    Con agua y cepillo de dientes finos, con precaución en zonas que presenten erosiones, los dientes que no se

                    encuentren fijos deben ser extraídas de los alvéolos y lavados individualmente y se debe secar sin         

                    exponerlos al sol.

                 

-Rotulado:   Cada hueso o fragmento  debe ser rotulado con marcador indeleble.

-Remontaje: Con traumatismos peri – post mortem deben ser reconstruídos.

 

     Luego de estos pasos a seguir el esqueleto debe ordenarse anatomicamente, de acuerdo a trece items que se detallan a continuación se debe comenzar a analizar:

1. Identificación de restos humanos o no,

2. uno o más individuos,

3.  estimación de la edad, 

4.  determinación de la sexo,

5. estimación de la raza,

6. estimación de la estatura, 

7. estimación de la lateralidad,

8. determinación de huellas de embarazo, 

9. de terminación de enfermedades o patologías con reg. óseo,

10. ficha odontológica,

11, Identificación  positiva o negativa mediante cotejo de datos pre y post -mortem,

12. determinación de causa y modo de muerte,

13. devolución de los restos a los familiares.      

 

4. Determinación del Sexo:   Dimorfismo sexual.

   En todas la especies del Reino Animal, se observa distintos indicadores que marcan diferencias sexuales, fenotipicamente esos  indicadores o rasgos son observables a simple vista o técnicas específicas.

  En el caso del Genero Humano estos rasgos que de terminan el dimorfismo sexual y/o características sexuales en restos óseos, se manifiestan a partir de la pubertad ( 10 / 13 años ), antes de esta edad dichos rasgos caracteristicos al nivel de estructuras óseas son gráciles para ambos dos sexos haciendo muy difícil su determinación. ( Fig. 1 ).

  En cuanto a la determinación  del sexo y estas diferencias de tamaño y forma( dimorfismo sexual ), se encuentran en el esqueleto humano conjuntos óseos donde se acentúan dichas diferencias, uno de estos es el Cráneo y el otro es la pelvis, este último al estar involucrado a procesos reproductivos y de parto, son de incalculable valor para la determinación del sexo en restos óseos ( ver fig. 2 ).

  En caso de determinarse la morfología ósea se lo hace diciendo que la misma es: Masculina, Femenina o Indeterminado, cuando los rasgos morfológicos no son claros y precisos.

 Mientras que la estructura ósea femenina es más grácil que la masculina y esta última es más robusta, debe tenerse en cuenta las variables interdividuales y po blacionales, debe conocerse los patrones que rigen esas variables para una efectiva determinación.

  Son dos los conjuntos óseos más importantes  para la determinación del sexo son:    LA PELVIS y EL CRANEO (ver fig. 3 ).

 

a. La PELVIS:

                         Con observaciones tanto métricas como morfológicas en este conjunto óseo y su posterior análisis podemos decir que  es donde se concentran los rasgos más notorios para determinar las características  sexuales y se debe observar rasgos morfológicos de las siguientes regiones ( ver fig.2 ):

1.Morfología Gral., de la Pelvis.

2.         “         de la Escotadura Ciática.

3.         “        del Pubis.

4.         “        del Angulo Subpubiano.

5.         “       del Foramen Obturador.

6.         “       de la Rama Isquipubiana.

7.        “        de la Concavidad Subpúbica.

8.Presencia del Arco Ventral .

9.Morfología del Sacro.         

b. El CRANEO:

                           En el caso del CRANEO, se deben observar las siguientes regiones ( ver fig. 4) :

1. Morfología Gral., y tamaño.

2.         “          de Arcos Supraorbitales.

3.         “          de la Glabela.

4.         “          de la Apófisis Mastoides.

5.         “          de las Líneas Occipitales y de la Protuberancia Occipital ext.

6. Morfología de las Orbitas.

7.         “          del Maxilar Inferior.

  A su vez, la determinación del sexo es realizable hasta en un 100% de exactitud, si se cumplen ciertas condiciones como ser:

a. Esqueleto completo y en buen estado de conservación.

b. Que se trate de un individuo adulto.

c. Conocer la variabilidad morfométrica intragrupal de la población  a que pertenecen los restos.

 

   En poblaciones modernas la adolescencia se dilata en un 10% ( aprox. 2 años ), en los varones, comparandolos con las mujeres, por consiguiente el incremento corporal de los varones oscila entre un 5/10 %.

  Se debe considerar las variables Socioeconómicas que son productores de stress en distintos grados y niveles en los diferentes  grupos etarios, afectando los rasgos morfológicos de diferenciación que son observables en el dimorfismo sexual atenuando o asentuando algunos de los rasgos.

 

   La Robusticidad o Gracilidad de un resto óseo puede ser, sino lo es, un indicador seguro de un rasgo de diferenciación sexual (  Inserciones musculares, tamaño craneal, peso óseo, grosor del cráneo, etc ).      Las marcas de la inserción muscular no son apre- ciables en los huesos largos en los individuos subadul tos.

5.  Estimación de la edad.          

   La estimación de la edad en restos óseos se refiere a la edad del individuo al producirse el deceso y no al período transcurrido desde la muerte del mismo.

  En el transcurso de nuestro vida, distinto elementos de nuestra estructura ósea siguen un patron o secuencia cronológica de cambios morfológicos estructurales, como ser la Erupción  y el desgaste dental  , la dentadura han sido utilizados para la estimación de la edad ( ver fig. 6 ).

  En este sentido Ubelaker graficado y secuenciado el desarrollo y la erupción dental desde los cinco meses de vida intrauterina hasta los 35 años de edad y en donde el desgaste es el patron de estimación.

  Normalmente los dientes son desgastados por el uso de los mismos y produciendo una reducción de la superficie oclusal, primeramente es el esmalte, luego la dentina y en casos severos la cavidad pulpar y en última instancia la perdida total de la Corona.

  Se observa dos componentes  en el proceso de desgaste dental:

                                                                                                            El primero se lo denomina Atricción, resulta do diecto debido al contacto interdental, dependiendo de la robusticidad del aparato masticatorio y la duración del contacto.

    El segundo componente, la Abrasión, es producido por la presencia de materiales extraños y del grado de

abrasión de ciertos alimentos.

   También depende de factores genéticos, los cuales son condicionantes del grado de dureza del esmalte, tanto los hábitos alimenticios como los culturales tienen insidencia en el desgaste dental.

    A su vez, Guerazimov ( 1955), propuso una escala de desgaste que oscila entre grado 0 al grado 6:

Grado 0: No existe desgaste.

Grado 1: Desgaste de esmalte.

Grado 2: Desgaste de las cúspides de la corona, en  incisivos y caninos se aprecia desgaste de superficie incisal.

Grado 3: Aparecen puntos aislados de la dentina expuesta.

Grado 4: El desgaste afecta la cavidad pulpar.

Grado 5: La corona está completamente expuesta.

Grado 6: La corona se aprecia totalmente desgastada.

       

Durante años se ha utilizado a las Suturas craneales para estimar la edad ( ver fig. 8 ),  pero debido a la gran variabilidad interindividual en la unión sutural hace al método poco confiable.

   Si el cráneo es notablemente fino y ligero, tiene una alta probabilidad de tratase de individuo inmaduro.    La sutura recomendable es la Basilar o Esfeno-occipital ,esta se une aprox., entre los 20/25 años de edad.

 

Otro de los indicadores es el Grado de fusión de las epífisis ( ver fig. 5 ) de los huesos largos, vértebras y pelvis ( ver figura 7 ) .    La fusión es gradual por ello se utiliza una escala que va del 0 al 4:

0. No fusionado.

1. ¼ de fusión.

2. ½ de fusión.

3. ¾ de fusión.

4. Fusión completa.

   También,  con el caso de las Fusiones epificiales ( ver fig. 7 ), hay gran variabilidad interdividual cronológica y en las mujeres se produce más tempra no que en los varones.      Alrededor de los 28 años de edad se completo la unión de las epífisis de todo el cuerpo y el crecimiento óseo finaliza.       A su vez,   estos indicadores con el transcurso del tiempo, luego de obtenerse la madurez ósea, se van tornando más difusos y poco confiables.

 Otro de los métodos utilizados es el del  Análisis de las Sínfisis pubianas,  ( ver fig. 9 ) , cuyo método es el más viable para edades comprendidas  entre los 20 y 50 años, se  de be analizar las caras sinfisales.

  Este método fue desarrollado por Todd (1920), luego fue modificado por McKern y Stewart ( 1957 ), Gilbert

y McKern ( 1973 ) y Suchey – Katz ( 1986 ) dividieron la cara de la sínfisis en tres componentes:

1. Cara Dorsal.

2. Cara Ventral.

3. Anillo sinfisial.

   Como en el caso de las epífisis, estos componentes fue subdividido en una escala del 0 al 5 concordando con su desarrollo ( ver fig.9 ), estos valores estimativos para los componentes son sumados y volcados a una tabla da la edad estimada con un desvío standar, en el caso de restos óseos femeninos, es de vital importancia observar detalladamente la morfología de las sínfisis, ya que las mismas son modificadas por los partos y alterar la estimación.

 

   Otro método que merece ser testeado es el desarrollado por Lovejoy  y Meindl ( 1985 ), y consiste en analizar los cambios producidos en el Ilión (ver fig.10 y 11)  en la superficie auricular, ellos observaron un grupo de cambios que se manifiestan entre los 20 a los 60 años de edad.

  Los autores elaboraron una tabla en la cual se pone de manifiesto la evolución del proceso y que consta de 8 intervalos.

  Otro de los indicadores útiles  para la estimación de la edad son los Procesos Degenerativos, que aparecen a partir de los +/- 30 años de edad y que afectan a la estructura ósea, observables principalmente en las articulaciones ( rodillas, hombros, tobillos y columna, etc )y cuyas manifestaciones son Osteoartrosis con proliferación de osteofitos y anquilosis.

   Por lo anteriormente expuesto podemos decir que:

                                                                                         Existe una relación directamente proporcional entre la edad del individuo y la posibilidad de estimar con eficacia la edad del mismo.

 

 UN CASO DE APLICACION :

La desaparición forzada de personas

    Tanto la determinación del sexo como la estimación de la edad, raza, estatura, causa de muerte, etc., son pertinentes para la determinación de la identidad de restos óseos, pero siempre y cuando esten acompaña-dos con datos de filiación, plantillas dentales, traumas y/o patologías sufridas por los individuos hallados víctimas de la represión ilegal.

 

    Por supuesto, que para el caso que me ocupa en este informe he tomado variables morfológicas de observaciones macroscópicas, pero sería de vital importancia, para el caso de los detenidos-desaparecidos por la represión ilegal desplegada por la Díctadura Militar en el período 1976/1983 y lo más aconsejable luego de efectuar las pericias y utilizar las técnicas arqueológicas, habría que sumar a estos procedimientos el análisis de los Marcadores Genéticos, Histocompatibilidad, Proteínas Serícas y Enzimas Eritrocitarias para poder determinar tanto filiación como parentesco ( Paternidad, maternidad y/o abuelismo, etc ).

  

    Este tipo de estudio pormenorizado desde el hallazgo del enterratorio, su excavación y análisis bioantropológico de los restos, y con estudios específicos a nivel de los marcadores genéticos nos darán una certeza en la determinación de la filiación e identidad próxima al 99 %.

   En los puntos anteriores hemos visto como el método arqueológico y de la antropologia forense nos pueden revelar datos ocultos en los restos que son de vital importancia para reconocer indicadores osteobiográficos de un resto óseo y por consiguiente para ser utilizados para la reconstrucción de la identidad.

  Estos indicadores morfoscópicos nos aproximan y con el auxilio de técnicas específicas que a continuación detallare podemos aumentar la profundidad de la investigación.    

  La sangre tiene características particulares que se cla sifican en grupos, son transmitidos de una generación a otra de acuerdo a las leyes de la genéticas.    Los estudios de filiación se basan en que rasgos Fenotípicos visibles ( Color de cabello, ojos y rasgos facia- les ), pueden ser modificables con el tiempo, mientras que los Genes de los individuos y sus familiares permanecen inalterables y portando la evidencia de la filiación y nexo biológico.

  El Gen, es un segmento de ADN del Cromosoma y el conjunto de Genes de un individuo se lo denomina Genotipo, cada mitad parental  se llama Haplotipo.   Los Alelos son las formas alternativas de un mismo Gen, a estos se los denomina MARCADORES GENETICOS y se presenta con distintas fercuencias  en cada grupo étnico.

  De acuerdo a su expresión pueden ser ( los genes ), Dominantes, Recesivos y/o Codominantes conformando de acuerdo a la forma de anlace, el Fenotipo de un individuo.

  Para la determinación de filiación, los Marcadores Genéticos deben cumplir ciertas condiciones:

1. Patrón Hereditarios conocidos y estrictos.

2. Fenotipos fácilmente detectables por técnicas confiables y bien clasificadas.

3. Expresión del rasgo genético, no sea modificado por la edad, agentes ambientales, enfermedades u otros Genes.

4. Frecuencia baja de cada alelo en la población General., a fin de que un hombre tomado al azar díficilmente lo

    posea.

 

 Los Genes determinantes se hallan dispersos en los 23 pares de Cromosomas.     Para lo cual se utilizan 5 sistemas para la determina ción de identidad como de filiación :

1. SISTEMA DE GRUPOS SANGUINEOS (GS) :

                                                                                      Los antígenos de los Grupos Sanguíneos ( GS ), se encuentran en la superficie de los Glóbulos rojos y los anticuerpos se encuentran integrados al plasma, se han descubierto alrededor de 200 antígenos y el 75% corresponde a 21 sistemas bien definidos, contienen un bajo número de alelos y para determinación, las técnicas utilizadas pueden ser :  

                                                                                      Aglutinación, Inhibición, Absorción, Alusión y Aglutinación Mixta.

2.  SISTEMA DE HISTOCOMPATIBILIDAD (HLA):

                                                                                            Los antígenos HLA fueron descubiertos en 1952 por Dausset.   Los mismos son heredados en bloques y su codificación es efectuada por los genes del Complejo Mayor de HLA ubicados en el 6to par de cromosomas en su brazo más corto.

  El sistema HLA presenta varios Loci ( HLA A/D-DR- DP-DQ ) y puede ser cubriendo gran cantidad de alelos.   El

fenotipo estaría formado por varios haplotipos de cada progenitor, y cuyas características:

a. Transmisión Mendeliana.

b. Sist. Multialélico de gran cantidad de combinaciones.

c. Alelos codominantes, expresandose ambos dos progenitores en la descendencia.

d. Están desde los primeros instantes de la vida y permanecen estables y constantes durante la  vida de un individuo.

   La importancia real y que nos concierne en cuanto al sistema HLA, es que este nos puede dar cuenta de lo propio y lo no propio en un individuo y por consiguiente se puede estimar su relación biológica como su identidad.

  La utilización más notoria y publicitada es en el campode los transplantes de órganos, a su vez en este sistema se pueden dar algunas situaciones especiales:

a. Tablas de frecuencia:

                                        a.i.  La frecuencia de asociación de los antígenos:  HLA varía de un grupo étnico a otro.

       

                                        a.ii  Desequilibrio de enlace o ligamento:  Se origina en los genes de la región de HLA  e

                                                intimamente ligados y algunas combinaciones de antígenos tienen tendencia a estar sobre

                                                el haplotipo de individuos de un mismo Grupo étnico.

b.  Cross – Over:   

                            Esto es el cruce o intercambio de información genética entre pares de cromosomas homólogos

                            durante la meiósis.   Es en el único momento en que el HLA no son transmitidos en bloque.

c. Aparición de blancos:

  

                                         Es cuando no aparece uno de los antígenos en el locus, es un indicador de homo cigosis.

d. Inclusión antigénica :

                                         Es cuando un antisuero puede detectar sólo un antígeno o varios emparentados a otro.

3. SISTEMA DE PROTEINAS PLASMATICAS:

                                                                                   En hemogenética fornse se han utilizado 8 PP de las 30 reconocidas con polimorfismo genético.

    Los alelos de las inmunoglobulinas forman un sistema genético de gran polimorfismo de las proteínas séricas humanas.

    Los alelos han sido observado en las cadenas pesa das de Ig G1 – I6 G3- I6 A2 – Ig E – y en las cadenas livianas Kappa de los alelos G1 m – G2 m – G3 m – A2 m – E m   y   K m.

    Los pesados son heredados en haplotipos ( Gen del Crom. 14 ), los alelos K m son heredados independientemente

( Gen Kappa Cromo. 2 ), y los G m  los alelos son 2, 4, 6 y 2.   Estos últimos son de mucha importancia,  son los determinantes para la maternidad en el caso de sustitución de recién nacidos, puesto que en las primeras semanas de vida un individuo lleva exclusivamente las proteínas maternas.

  Las técnicas utilizadas para las determinaciones de filiaciones son hechos por electroforesis e inhibición de aglutinación.

4. SISTEMA DE ENZIMAS ERITROCITARIAS :

                                                                                     Para dichos estudios se investiga habitualmente:

                                                                                                                                                                        Glucosa 6 fosfato,

dehidrogenasa I( 6pgd), glioxalasa I ( GLO  I ), glutamato piruvato transaminasa ( gpt ), para estas enzimas los métodos utilizados son la Electroforesis de Alto voltaje, Isoelectroenfoque y aglutinación., y se sabe que por lo menos 1/3 de todos las enzimas humanas exhiben polimorfismo genético.

  El uso principal en medicina forense de este sistema es utilizado para investigar marcadores genéticos en secreciones y / o manchas de fluídos corporales.

5. ESTUDIOS MENOS FRECUENTES:

                                                                     Son los métodos especiales no utilizados habitualmente para determinar identidad y / o filiación:

a. Polimorfismo de ADN

b. Heteromorfismo Cromosómico

c. Inv. en restos humanos

d. Marcadores Genéticos de saliva

e. Sutancias ABO en huellas digitales latentes.

f. Marcadores genéticos en el cabello

g. Polimorfismo dentario

h. Máquina de la edad

i.  Antropobiometría.

    Para finalizar la utilización de los test genéticos nos brindan la posibilidad tanto de excluir como de incluir a una persona dentro del nexo biológico de un individuo con respecto a otro.

   Se entiende por inclusión a la demostración del nexo biológico  y exclusión al descarte del nexo biológico.       En el caso de exclusión los sistemas deben de poseer un poder de exclusión equivalente a 1 o lo más cercano a este y por lo tanto será el más beneficioso para demostrar el no nexo biológico ( GP/ 0,72 – PS/ 0,76 – EE/ 0,71 – HLA / 0,87 ) , UTILIZANDO TODOS LOS SISTEMAS EL INDICE ES DE 0,99.

  

La inclusión es dependiente de la exclusión y la posibilidad del nexo biológico entre personas será descartada si alguna de las tres reglas básicas de exclusión se manifiesta:

1ra. La persona estudiada presenta un marcador genético que no está en sus parientes potenciales. (sist. HLA ).

2da. La persona estudiada debe presentar aquel marcador genético por el cual uno de sus progenitores  es homocigoto

       ( GS – MNSs ).

3ra. Los complejos genéticos o haplotipos, son heredados en unidades o bloques.

 

    En definitiva, se parte para determinar el nexo biológico a partir del supuesto que los progenitores verdaderos tienen una frecuencia diferente con respecto a los progenitores no verdaderos para una o más de una característica específica.       Tanto para la paternidad como el abuelismo en el caso de detenidos-desaparecidos como también para la identificación de Niños desaparecidos, vemos que el sist. HLA es el más confiable y con un índice de certe-za del 87 % para determinar tanto la identificación cola filiación de un individuo.  

CONCLUSION:

  Para concluir, hemos visto las actitues políticas, la construcción de las redes del terror estatal, los alcances de la antropología forense, los exámenes morfomacroscópicos en restos óseos y la potencialidad de técnicas para estudios específicos como la de los marcado- res genéticos para la determinación de identidad y filiación, todos estos abordajes nos permiten reconstruir las causas de la muerte o mejor dicho el como, cuando y porque, los más díficil es determinar  ¿ Quién es ?, pero es pausible determinar la identidad y la filiación del individuo hallado por medio de todas estas técnicas que anteriormente hemos señalado y como así también por el relato de testigos que hayan podido observar los acontecimientos.

   Debemos dejar atrás las escenas de exhumación masiva en cementerios municipales o en descampados y efectuados tanto por empleados municipales de los cementerios como por personal policial de bomberos, dichas exhumaciones, como he dicho anteriormente, fueron realizadas en forma totalmente asistemática, alterando el contexto arqueológico y por consiguiente destruyendo la evidencia, ya que la forma de proceder era más una perturbación que la búsqueda de evidencia probatoria del delito.

   Tanto es así, que se puede apreciar en las filmacio- nes de los noticieros televisivos como eran apilados los restos óseos, el trabajo era efectuado a pico y pala, y alterando y perturbando tanto los sedimentos como los contornos y la fosas en sí mismas.    También, se podía apreciar como no se cumplía con las pautas mínimas de preservar el contexto original no se delimitaba el área a excavar, no se efectuaba ningún sondeo previo, no se demarcada ni se cuadríllaba

el área y en cuanto a la remoción del material no se efectuaba en forma sistemática, se comenzaba a extraer los restos en cuanto se encontraban  sin un registro meticuloso del hallazgo.

   Podemos decir que en esas exhumaciones, es más lo que destruyeron que lo extraído, se destruyeron vestigios de vital importancia para la insvestigación como ser restos de esquirlas de municiones de distintos calibres, trozos de huesos, piezas dentarias y mezcla de restos óseos no pudiendose individualizar por individuo.

    

  Creo que desde la antropología forense se puede contribuir a tratar de llenar el hueco dejado por la medicina forense, pero ambas dos pueden ayudar y corregir los errores metodológicos cometidos en los primeros intentos por descubrir los restos humanos de las víctimas de la represión ílegal.

 

   Pero la razón de estado prima sobre los derechos fundamentales de los individuos, hoy en día,  veo que falta la voluntad política de solucionar el problema y llevar justicia y aplacar, aunque más no sea un poco, las penurias pasadas a los familiares de las víctimas por la incertidumbre del destino que corrieron sus familiares.

   Ningún país puede cimentarse en el olvido y el desconocimiento de la suerte corrida por sus ciudadanos.  Veo en la antropología forense el papel importantísimo de la reparación histórica, el de ubicar los restos, identificar y entregarlos a sus familiares, pero vuelvo al principio, sin la ayuda gubernamental sólo en parte y aisladamente se podrá reparar juridicamente y humanitariamente a las víctimas como a sus familiares.

   Los culpables están libres, saben de la suerte corrida por esas personas y es tiempo que digan la verdad y solamente la verdad, de lo contrario nunca se hará  justicia.

                         Universidad de Buenos Aires.

                        Facultad de Filosofia y Letras

                             Ciencias Antropológicas -  Arqueología                           

                             Raúl Adalberto Doro

                          L. Univ. 87 / 13.464.101

 

BIBLIOGRAFIA

-BERRA J. L.  1987 – BANCO NACIONAL DE DATOS GENETICOS – LA IDENTIFICACION DE LOS NIÑOS DESAPARECIDOS EN LA ARGENTINA. Ley 23.511 – P. E. N.  / Bs. As.

                                                                                        

-BROTHWELL D. R.. 1987 – DESENTERRANDO HUESOS – 287 PáG. Cap. II y III – Fondo de Cultura Económica

México.

-CO. NA. DEP.  1984 – NUNCA MAS – EUDEBA – BS. AS

-CO.NA. DEP. 1984 -  ANEXOS NUNCA MAS – EUDEBA – BS. AS.

-EQUIPO ARGENTINO DE ANTROPOLOGIA FORENSE. 1992 – GUIA PRACTICA PARA EL TRABAJO EN

ANTROPOLOGIA FORENSE,  EXHUMACION Y ANALISIS DE RESTOS OSEOS. Cuadernillos E. A. A. F. – Bs. As.

-MARIN J. C.   1984 -  LOS HECHOS ARMADOS UN EJERCICIO POSIBLE – Pág. 39/104 – CICSO – Bs. As.

-MITTELBACH  F.  1993 -  INFORME SOBRE DESAPARECEDORES. Cap. 1 al 2 – Editorial La Urraca – Bs. As.

-PETRAS  J.  1987 -  ESTADO y REGIMEN EN LATINOAMERICA.  Pág. 31 al 67 – Editorial Revolución – Madrid.

-RODRIGUEZ  J. V.  1991 -  INTRODUCCION A LA ANTROPOLOGIA FORENSE – Cap. I  /  V – Anaconda Editores – Univ. Nacional de Bogotá – Santafé de Bogotá.

-SALAMA  M. C.  1992 -  TUMBAS ANONIMAS, INFORME SOBRE LA IDENTIFICACION DE RESTOS DE VICTIMAS DE LA REPRESION ILEGAL. Catalogos Editora – 290 Pág – Bs. As.

-SOHR R.  1990 -  PARA ENTENDER LA GUERRA .  Cap. I  /  V – Alianza Editorial – México. 

 

 

Asesinos en serie

Extraído de: http://html.rincondelvago.com/asesinos-en-serie_1.html

Vasta ha sido para la psiquiatría, la consideración, estudio e interpretación en el plano psicopatológico de las denominadas Psicopatías.

Desde la distinción de aquellas personas que no encasillaban en los cuadros de enfermedades mentales ya delineadas, las características “específicas” de la anormalidad que aquellas personas exhibían, su diagnóstico, ubicación clínica dentro de la taxonomía psiquiátrica, su tratamiento y sus implicancias psiquiátricas forenses, se han desarrollado múltiples estudios y búsquedas de explicación etimológica y sintomatológica de lo que hoy se denominan “trastornos de la personalidad”.

Múltiples también han sido las diferenciaciones y cambiantes las posturas de los autores de la especialidad, siempre indudablemente en la búsqueda de su correcta y adecuada categorización, por la variabilidad de sus características y la lógica dificultad que ofrecían y ofrecen, diríamos mejor, tanto para su diagnóstico, cuanto para su tratamiento, así como su conveniente ubicación, claro está por su trascendente repercusión en los distintos aspectos psiquiátricos forense.

Dado todo ese número de inconvenientes que permanentemente ha generado el concepto de psicopatía, a través de la historia del mismo, tal vez, nos lleve a preguntarnos, tal como lo señala Kurt Schneider en su tratado Las Personalidades Psicopáticas, ¿y el problema de los psicópatas, en general, no es sólo todavía historia?

Es que en el proceso evolutivo del concepto de psicopatía, ha transcurrido en la bipolaridad orgánico-psicológica, vale decir desde la posición de la ya superada noción de la “degeneración” de Morel a las psicológicas a ultranza que suponen de que no hay psicópatas y que las personalidades anormales no serían nada más que trastornos del desarrollo psíquico.

Cualesquiera fuesen las interpretaciones psicogenéticas de este tipo de anormalidades, es indudable que se observan en el ámbito de la clínica psiquiátrica como en el psiquiátrico forense, aquellos sujetos que sin presentar alteraciones del curso del pensamiento, a pesar de poseer muchas veces un nivel intelectual potencialmente normal, con graves desequilibrios caracterológicos por la deficiente integración de su personalidad, que ha despertado el interés de la especialidad desde muy antiguo.

Evolución histórica del concepto de psicopatía: los pioneros de la investigación.

En lo que podríamos llamar un período precientífico de la historia de la psicopatología que abarca desde la antigüedad hasta prácticamente el siglo XV deberíamos citar a Asclepíades (124-56 a.C.), que fuera llamado el “príncipe de los médicos”, quien creara el término “alienus” -locura-, señalando con ello “enfermedad” que tornaba “extraño”, “otro”, “distinto a los demás, al que lo sufría, manifestando que esta enfermedad podía ser aguda o crónica”. Por esa época entre las formas de alienación se conocían “insania” y “demencia”. Aquella susceptible de curación; la segunda, no; la “fautitas” (debilidad mental), moría (puerilismo) y “mente captas” (excitación maníaca).

Prácticamente este período, de ahí que lo denominamos precientífico, no proporciona otros elementos atinentes a la concepción de la psicopatología.

Ya en el siglo XVI encontramos a un médico que se desempeñó como profesor de Medicina en la Universidad de Pavia, Girolano Cardamo (1501-1596), que a raíz de que su hijo envenenara a su propia mujer y por ello condenado y decapitado, escribía una obra en 1561, De utilitate de adversis capiendi. En ella describe, esto por primera vez, una forma clínica de enfermedad mental que denomina “improbidad” la que no alcanza a ser insania dice, porque los que la padecen mantienen la aptitud para dirigir su voluntad.

Como vemos, pareciera que Cardamo, a través de esta denominación intuyera aquellos cuadros de la psicopatología que sin ser “insanos”, “alienados”, en fin “psicóticos”, padecen algún trastorno tan propio de los que posteriormente fueran descriptos como “psicopáticos”.

Gianbatista Dalla Porta (1540-1615) creador de la ciencia fisiognómica en su obra De humana physiognomica, consideraba la posibilidad de establecer una relación entre el rostro y el carácter del individuo.

Entrando ya en el siglo XVII no podemos dejar de mencionar la figura de Pablo Zacchia (1584-1654) fundador diríamos de la Psiquiatría Médico Legal. De su obra máxima Cuestiones Médico Legales, extrapolamos el último de los diez libros de que consta dicha obra que está referida exclusivamente a temas psiquiátrico forenses, donde inicia su exposición sosteniendo que “…para juzgar el estado mental de un individuo, el único capacitado para ello es el médico”, y agrega: “…los médicos se aplican a estudiar la fisonomía, las particularidades físicas y las psíquicas representadas especialmente por el modo de pensar y por el modo como se exteriorizan los sentimientos”. Por el aporte de carácter científico que hizo Zacchia a la psiquiatría forense que otro gran maestro de la psiquiatría Laignel Lavestine exponiendo en su Cátedra en 1922 expresó: “…la historia de la psiquiatría médico legal he creído poder dividirla de la siguiente manera: antes de Zacchia, después de Zacchia”.

Pero es entre el siglo XVIII y el XIX cuando comienzan los aportes más notables de la concepción que luego adquiriría significación propia, es decir las “psicopatías” o “trastornos de personalidad”.

Así Philippe Pinel (1745-1826) quien fuera el primero de los clínicos en merecer el nombre de psiquiatra, en 1809 publica su “Traité de la mente” donde describe una forma clínica novedosa de enfermedad mental que denomina “manía razonante” caracterizada porque el paciente no es un “enfermo de la inteligencia” y sí, de sus “instintos” que lo tornan en su conducta con un accionar maligno respecto de las personas y de los animales.

Podríamos decir que con esta denominación Pinel genera el concepto que Pritchard describiera como “locura moral”.

En efecto James Cowles Pritchard (1786-1861) es el primero que en su obra famosa “Treatise on insanity and other disorders affecting the mind”, menciona y describe la famosa “locura moral” (moral insanity), refiriéndose a aquellos sujetos cuya moral o principios de conducta están fuertemente pervertidos o depravados, siendo incapaces de conducirse con decencia y propiedad en los quehaceres de la vida.

La locura moral aparece así como una variedad de insania diferente de las otras variedades patológicas, caracterizada fundamentalmente por la “asocialidad”.

César Lombroso (1836-1909) se afirma en este nuevo concepto psicopatológico para proclamar su teoría criminológica del “hombre delincuente”.

En 1904 Kraepelin, crea la denominación “personalidad psicopática” y las diferencia de los “estados psicopáticos”. Estos últimos comprendían la nerviosidad, la excitación y depresión constitucional, la locura obsesiva y las aberraciones sexuales.

Para dicho autor las personalidades psicopáticas son formas frustradas de psicosis y las define siguiendo un criterio fundamentalmente genético, calificándolas como tal cuando sus defectos se limitan esencialmente a la vida afectiva y a la voluntad. Incluye en este grupo al delincuente nato, a los inconstantes, a los mentirosos y farsantes y a los seudoquerellantes. En 1923, Regis en su Precis de Psychiatrie, denomina este grupo de pacientes como “disarmónicos”.

Las diferentes aproximaciones al concepto actual

Durante el período comprendido entre los años 1920 y 1930, la investigación de los orígenes de la psicopatía provoca el enfrentamiento de dos escuelas opuestas, la freudiana y la constitucionalista, la primera basada en los conflictos internos, afirmaba que la falta de desarrollo del superyó se debía a la presencia de frustraciones en la infancia. La escuela constitucionalista, diferenciaba a estos sujetos diciendo que eran constitucionalmente diferentes a los individuos sanos y que tenía una base orgánica.

Paralelamente a estas dos escuelas surge un tercer punto de vista y es la explicación sociológica del fenómeno, que intentaban demostrar que el crimen tenía un origen enteramente social, surgiendo varios autores que se adscribieron en las décadas de 1950 y 1960.

El enfoque de Kurt Schneider

Toda la conceptualización psiquiátrica alemana ha encontrado un significado específico en los trabajos de este autor, en efecto Kurt Schneider en 1923, define la personalidad psicopática como aquellas personalidades anormales que sufren por su anormalidad o hacen sufrir bajo ella, a la sociedad. Es decir introduce de esta manera un concepto valorativo desde el punto de vista social, y si bien reconoce que dicho criterio es eminentemente subjetivo, sustenta su formulación, en la necesidad de una selección práctica. La clasificación propuesta es quizás el aporte más importante que el autor realiza a la psiquiatría europea.

Esta clasificación pretende establecer una tipología asistemática con tipos esenciales incomparables caracterizados y designados sólo por sus rasgos más sobresalientes. Las diez categorías descriptas son: hipertímicos, depresivos, inseguros, fanáticos, necesitados de estima, lábiles de estado de ánimo, explosivos, desalmados, abúlicos y asténicos.

El gran aporte de Cleckley

H. Cleckley, en su tratado “The mask of sanity”o (en 1941 fue la primer edición) presenta un perfil de la psicopatía, determinando 16 rasgos que consideraba más significativos del trastorno y que son los siguientes: encanto externo y notable inteligencia, ausencia de alucinaciones y de otras alteraciones del pensamiento irracional, ausencia de “nerviosismo” o de reacciones neuróticas, indigno de confianza, mentiras e insinceridad, falta de sentimientos de culpabilidad y de vergüenza, conducta antisocial sin aparente remordimiento, razonamiento insuficientemente y falta de capacidad para aprender de la experiencia, egocentrismo patológico e incapacidad para amar, gran pobreza de reacciones afectivas primordiales, pérdida específica de intuición, irresponsabilidad en las relaciones interpersonales corrientes, comportamiento fantástico y poco recomendable por lo que respecta a la bebida, e incluso enajenado en algunas ocasiones, amenazas de suicidio raramente cumplidas, vida sexual impersonal, trivial y poco integrada e incapacidad para seguir cualquier plan de vida.

Algunos conceptos a partir de 1945

Mira y López en su Tratado de Psicología Jurídica en 1945, define a la personalidad psicopática como “…aquella personalidad mal estructurada, predispuesta a la disarmonía intrapsíquica, que tiene menos capacidad que la mayoría de los miembros de su edad, sexo y cultura para adaptarse a las exigencias de la vida social”.

Considera en su clasificación, 11 tipos anormales y que denomina: asténica, compulsiva, explosiva, inestable, histérica, cicloide, sensitivo-paranoide, esquizoide, perversa, hipocondríaca y… homosexual.

Este autor, en su manual de psiquiatría señala que el concepto de “personalidades psicopáticas” ha sustituido al de “constitución psicopática”, teniendo en cuenta que tales personalidades no son sólo el producto de propiedades genotípicas, toda vez que existe un gran número de personas, que sin tener un déficil en su desarrollo psíquico viven en un inestable equilibrio intrapsíquico, fácilmente perturbado cuando las circunstancias ambientales se hacen desfavorables.

Así, en nuestra opinión aceptable interpretación etiopatogénica destaca en complejo estructural de actos de tipos de personalidad, los rasgos internos que nos expliquen la anormalidad de sus manifestaciones y su fácil desadaptación social. Entre tales rasgos señala la desproporción o falta de armonía que se observa entre sus distintas partes constituyentes, la inestabilidad de las reacciones afectivas que compromete o dificulta más aun la obtención de la síntesis psíquica; es común a todos los psicópatas la irregularidad de sus estados de ánimo, de sus propósitos y de su actos.

Otro rasgo distintivo para este autor es la falta de objetividad en los juicios. Finalmente, señala la excesiva discordancia existente entre el concepto que tienen de sí y de los demás, el que los demás tienen de ella y el “ideal” personal hacia el cual aspiran.

En suma, dice, las personalidades psicopáticas ofrecen muchos rasgos de “primitivismo mental” y son desde este punto compatibles a las mentalidades infantiles y salvajes.

K. Eissler, en 1949 señalando la diferencia que existía entre los psociópatas -personalidad antisocial de los neuróticos y de los delincuentes- consideraba que aquellos eran portadores de ciertos trastornos que le eran propios. Estos trastornos presentan como características además de la ausencia de sentimiento de culpa y de ansiedad, superficialidad de las metas y orientación egocéntrica.

Los hermanos William y Joan Mc Cord, en su libro “Psicopatía y Delincuente”, describen lo que dieron en llamar “síndrome psicopático”. Describieron en él, las siguientes características: escaso o ningún sentimiento de culpa, perturbada capacidad de amar (cuando tienen alguna relación afectiva, es escasa, de corta duración y tendiente a la satisfacción de sus propios deseos), conducta asocial, necesidad de excitación, impulsividad y agresión.

En 1960, Glover, destaca como característica que definen al psicópata, perturbaciones afectivas, perturbaciones del instinto, deficiente estructura yoica, deficiente estructura superyoica, juicio de realidad disminuido, vivir sólo el presente, vale decir ausencia de capacidad de prospección, bajo umbral frente a las frustraciones de origen constitucional, conductas antisociales y ubica a estos enfermos entre las neurosis y las psicosis.

Por su parte D. Liberman, en 1962, se ocupa de las psicopatías, considerando que presentan una perturbación pragmática que toma de Morris y la semiótica, subdividida en semántica, sintaxis y pragmática, es decir que ubica en el área de la comunicación dicha perturbación y de la cual se derivan las otras es decir, dificultades en el pensamiento, en su relación con la realidad y en la constitución de una identidad integrada. Esa perturbación pragmática le imposibilita el uso instrumental de los símbolos verbales y es una de las causas que determinan su lenguaje de acción porque reemplaza la palabra por la acción impulsiva.

Henri Ey en su “Tratado de Psiquiatría” de 1965 incluye a las personalidades psicopáticas dentro del capítulo de las enfermedades mentales crónicas, que considera como un desequilibrio psíquico destacando en él, las anomalías caracterológicas de la personalidad. Refiere que el denominador común reconocido por la literatura psiquiátrica contemporánea es “la antisociabilidad y su impulsividad”, presentando estos sujetos trastornos afectivos y caracteriales diversos y una propensión a las conductas antisociales. Dicho autor señala respecto a las anomalías caracterológicas que la patología del carácter representa un proceso de organización (en el que se combinan y suman los rasgos del carácter y los mecanismos de defensa del Yo) para formar una clase de personalidad anacrónica, regresiva y como encadenada a su fatalidad interna y agrega que ese desequilibrio psíquico afecta a la cohesión y equilibrio emocional y volitivo de la personalidad.

L.C. Kolb, en 1976, en su “Tratado de Psiquiatría Clínica Moderna”, señala que en los trastornos de personalidad se dan variantes que van desde la inflexibilidad de la personalidad o su especial vulnerabilidad ante determinadas causas de stress, y las dificultades en la adaptación sexual y social que resultan evidentes y aparecen en forma repetida a lo largo de la vida, a pesar de que el individuo posee una capacidad intelectual adecuada. Este mismo autor refiere que en los trastornos de la personalidad con manifestaciones de tinte paranoide, ciclotímico y esquizoide, el funcionamiento Yoico y la capacidad de valorar la realidad permanecen intactos, permitiendo a la persona adaptarse a la sociedad en forma afectiva.

Evolución del concepto de Trastorno Antisocial de la Personalidad

En los últimos años se ha ido reemplazando el concepto de “psicopatía” por otro concepto de naturaleza más sociológica, el TAP, “Trastorno Antisocial de la Personalidad” (DSM-III, APA 1980).

En la actualidad los sustantivos referidos anteriormente como manía, locura sin delirio, locura de los degenerados, moral insanity, etcétera, han sido reemplazados por el trastorno antisocial de la personalidad en términos de clasificación psiquiátrica alegándose el término psicopatía a la investigación.

Existen muchos autores que consideran que a pesar del uso frecuente como sinónimos equivalentes de los términos psicopatía y trastorno antisocial de la personalidad, se trataría de dos conceptos diferentes. Al parecer el concepto responsable de tal confusión sería la conducta antisocial, como dado que es el punto de intersección entre ambos trastornos. Si consideramos la conducta antisocial en sí misma nos encontraríamos con que en ocasiones el factor responsable de su manifestación es la personalidad psicopática, en otras ocasiones sería el trastorno antisocial de la personalidad quedando un área en las que se incluirían diversas causas como el alcoholismo y la drogadicción.

La psiquiatría clásica los define como personas inestables que se dan a los placeres inmediatos, parecen carecer de un sentido de responsabilidad y a pesar de humillaciones y castigos repetidos no aprenden a modificar su conducta. El tipo de personalidad más frecuentemente descrito corresponde a la denominada constitución perversa o personalidad desalmada de Schneider.

En la tesis de doctorado Personalidad Psicopática Perversa Post-traumática, escrita por el Dr. Antonio Bruno, en el año 1958, el autor siguiendo el criterio de Regis, resume en cinco términos la sintomatología de este cuadro. Ellas son: inafectividad, amoralidad, impulsividad, inadaptabilidad e incorregibilidad. Analizaremos cada una de ellas:

1- Inafectividad: ya desde niño se observa el desapego y el carácter disimulado. No manifiesta inclinación por nadie, permanece indiferente al afecto que se le brinda. Se observa en el perverso una completa pérdida de la afectividad que une a los hijos con los padres y a los hombres con sus semejantes. No como el afecto y no sólo es indiferente, sino que se burla cínicamente de ello. No hay en estos enfermos atisbos de reacciones emocionales. La frialdad emocional es su signo.

2- Amoralidad: padecen los perversos una insensibilidad moral más o menos completa, una falta de juicio moral y de noción de ética. Carecen, siguiendo a Schneider, de conciencia moral, ausencia de sentimientos morales, según Mira y López. Cabe mencionar aquí el llamado “síntoma de Lombroso”, por De Sanctis, consistente en la relación que habitualmente se encuentra entre la hipoalgesia de los tejidos o escasa sensibilidad al dolor físico y grave insensibilidad moral que llega hasta la inmoralidad.

3- Impulsividad: la pérdida del sentido moral permite comprender fácilmente que los instintos no poseen freno alguno. Además de la ausencia de sentimientos éticos altruistas, se aprecia como disturbio final afectivo una gran irritabilidad, que unido a la falta de sentimientos morales, lo impulsan a cometer las más grandes brutalidades y crueldades, llegando fácilmente a actos agresivos (homicidios, lesiones).

4- Inadaptabilidad: el perverso muestra ya sus primeros contactos sociales en disciplina, crueldad y manifiesta tendencia a la actividad delictiva. La inadaptabilidad aparece tempranamente en el medio familiar, se sienten, estos enfermos, molestos a la autoridad de sus progenitores. Durante el período escolar es un alumno detestable, incapaz de observar los reglamentos escolares. Por su mentalidad, no tiene estabilidad en un oficio o empleo. Por ello su vida comienza a desenvolverse al margen de la ley y de la sociedad. Detenidos van a la cárcel, puestos en libertad vuelven a lo mismo, es imposible corregirlos.

5- Incorregibilidad: puede desmembrarse de lo indicado como inadaptabilidad. En efecto, el perverso no puede recibir los beneficios de la reeducación, pues son incapaces de alcanzar las posibilidades de una readaptación social siendo insensibles al castigo o al premio. Gisbert Calabuyg y Sánchez Blanque refieren que Birbaun fue el primero que estableció características generales de las personalidades antisociales que serían las siguientes:

a- Desproporción entre los estímulos recibidos y las respuestas emitidas, es decir, el sujeto responde en forma exagerada ante un estímulo mínimo, mientras que otras muestran una falta evidente de reacción ante estímulos importantes.

b- Disarmonía entre los elementos que integran el carácter; con esto se quiere decir que el sujeto no mantiene un equilibrio entre su inteligencia, su afectividad, su vida pulsional y su voluntad. Así dicen estos autores, las fantasías no resaltan controladas por la crítica racional, la voluntad cede ante la presión impulsiva, la afectividad está unas veces embotada y otras veces exaltada y a menudo es lábil, bruscamente cambiante o inconsistente.

c- Intolerancia psicofísica, es decir, son sujetos que se quejan de todo, por incapacidad para soportar desde las pequeñas incomodidades, hasta el dolor, o fenómenos naturales como los cambios climáticos.

d- Inadaptabilidad a la vida, ésta es la resultante de las características expuestas y que resulta de extrema importancia. En efecto, el sujeto no se encuentra a gusto en ninguna parte, empezando como lo destacan los autores citados, porque no se sienten bien consigo mismos. O bien se infravaloran o se sobrevaloran, o bien se idealizan a los demás o desean intensamente estar con ellos para que los apoyen o admiren, o bien rechazan bruscamente, los desestiman, los desprecian o los agreden. De allí el permanente malestar, la disforia, las discusiones con los demás, los muy frecuentes cambios de empleo, lugar de residencia, amistades y pareja.

e- Conducta antisocial. Aquí Birbaun se refiere a la conducta antisocial de cualquier personalidad psicopática y no a la que se denomina trastorno antisocial de personalidad, es decir al hecho de que el sujeto por su falta de control, su disarmonía personal, su intolerancia psicofísica, su impulsividad, etcétera, entra en frecuentes conflictos con los demás.

Conceptos actuales del trastorno antisocial de la personalidad

Las personalidades antisociales constituyen el caso más llamativo de anomalías en la adquisición de los aprendizajes normativos y acostumbran a crear trastornos de todo tipo en las personas que los rodean. Además, han suscitado una gran alarma social por los factores de criminalidad que están asociados a ellas.

Estas personalidades han sido llamadas por Millon (1981), personalidades agresivas por considerar que el término antisocial incluye una connotación valorativa y que algunas características de personalidad similares se encuentran también en individuos que no atentan abiertamente contra los usos y las convenciones sociales.

No es fácil estudiar este trastorno porque se mezclan los conceptos de criminalidad, sociopatía y trastorno antisocial de la personalidad. Los psicópatas -vieja denominación de este trastorno- han sido denominados también psociópatas por dos motivos: el no ser alteraciones de índole congénita y el constituir una personalidad que, precisamente por su modo de ser, deviene en una inadaptación social.

Para algunos autores, como la Dra. Paz de Corral, profesora titular de la Cátedra de Terapia de la Conducta de la Universidad de San Sebastián, el término psicópata no resulta en la actualidad una palabra adecuada. Es la denominación de una especie (psicopatías frente a neurosis y psicosis), mediante un nombre (etimológicamente, psicopatía debería incluir todas las presuntas alteraciones de la conducta, como cardiopatías incluye todas la alteraciones cardíacas). Por otra parte, tiene unas connotaciones que no son válidas en la actualidad. De hecho, hace referencia a disposiciones constitucionales incluso hereditarias, a “degeneraciones” biológicas y psicológicas (de tipo moral incluso), que han sido resultado de la especulación positivista del siglo XIX (Castilla del Pino, 1980; Mc Cord, 1982). No es asimismo infrecuente la utilización del término referido impropiamente a las personas agresivas que nos resultan molestas.

Por todo ello, el término psicopatía es sustituido en el DSM-III-R, por el de trastorno antisocial de la personalidad, que acentúa los rasgos antisociales de este trastorno. El riesgo de asocialidad se constituye, por lo tanto, en un componente central y sirve para diferenciar a las personas aquejadas de este trastorno del resto de los delincuentes, que al menos poseen una cultura delictiva con la que se pueden identificar y que son capaces de funcionar adecuadamente dentro de su grupo, manifestando lealtad, sentimientos de culpa y afecto (Garrido, 1993).

Este trastorno es a menudo extraordinariamente incapacitante porque los primeros síntomas que aparecen en la niñez interfieren con el rendimiento educativo y dificultan la profesionalización ulterior. Después de los 30 años, la conducta antisocial más flagrante puede disminuir sobre todo la promiscuidad sexual, las peleas y la delincuencia, si bien pueden madurar con el paso de los años, son objeto de tantas complicaciones biográficas (manicomios, encarcelamientos, aislamiento familiar y social, etcétera) que es difícil hablar de la normalización de su personalidad en la vida adulta (Valdés, 1991).

Los rasgos nucleares del trastorno antisocial de la personalidad son los comportamientos impulsivos, sin reparar en las consecuencias negativas de las conductas, la ausencia de responsabilidades personales y sociales con déficits en la solución de problemas, y la pobreza sentimental, sin sentimientos de amor y culpabilidad. Como consecuencia de todo ello, estas personas carecen de mínimo equipamiento cognitivo y afectivo necesario para asumir los valores y normas morales aceptados socialmente.

Desde la perspectiva del DSM-III-R (APA, 1987), las conductas más alteradas del trastorno antisocial de la personalidad están relacionadas con la incapacidad de mantener una conducta laboral consistente, la irresponsabilidad de los deberes familiares, la irritabilidad constante, la ausencia de conductas de temor y de culpa, las dificultades de adaptación a las normas, la promiscuidad sexual, el abuso de las sustancias y la necesidad de acción, son dificultades para soportar el aburrimiento o la vida rutinaria. El abuso de alcohol o de otras sustancias adictivas que facilita la expresión de la conducta antisocial, está presente en más del 60% de los pacientes aquejados de un trastorno antisocial de la personalidad (Lewis y Bucholz, 1991).

Una limitación de este enfoque es que hay una cierta superposición entre las conductas antisociales con las conductas delictivas y que se puede equiparar este trastorno con la delincuencia. Si bien hay una clara relación entre ambos conceptos, no son sinónimos y ninguno de los dos términos es inclusivo del otro (Aluja, 1991).

Además, el DSM-III-R excluye o relega a un segundo plano de la conceptualización de este trastorno algunas dimensiones de personalidad o limitaciones cognitivas o afectivas que suelen estar presentes en el mismo, como el egocentrismo patológico, la pobreza de planificación y juicio, la superficialidad de los afectos, la falta de empatía o la tendencia a la manipulación. Es decir, el énfasis de las conductas antisociales se hace a expensas de una minusvaloración de los aspectos cognitivos y afectivos del trastorno.

Por ello, basados en los trabajos de Cleckley (1976), Hare, Hart y Harpur, han propuesto diez criterios diagnósticos para el trastorno de la personalidad psicopática, que resultan más amplios e integradores que los del DSM-III-R y que abarcan dos factores diferenciados: el deterioro de la afectividad y de las relaciones interpersonales, por un lado y que corresponden a los cinco primeros ítems y por el otro, el estilo de vida impulsivo, antisocial e inestable que corresponden a los cinco últimos ítems.

Criterios para el trastorno psicopático (Hare, Hart y Harpur, 1991)

Locuacidad y encanto superficial. Autovaloración exageradamente alta. Arrogancia. Ausencia total de remordimiento. Ausencia de empatía en las relaciones interpersonales. Manipulación ajena y con recurso frecuente de engaño. Problemas de conducta en la infancia. Conducta antisocial en la vida adulta. Impulsividad. Ausencia de autocontrol. Irresponsabilidad.

El diagnóstico de trastorno antisocial de la personalidad requiere contar con un mínimo de 18 años y presentar una historia de alteraciones de conducta desde antes de los 15 años. Entre los factores más comunes se encuentran: fracaso escolar, ausentismo, falsificación de notas, expulsión de las escuelas, fugas de casa, comportamientos violentos, actos de vandalismo, crueldad con las personas y animales, mentiras y robos reiterados, promiscuidad sexual precoz, contacto temprano con el alcohol o drogas, etcétera. El denominador común de todos estos factores es la transgresión de las normas de conducta en el hogar y frente a la sociedad.

Otras alteraciones presentes en la infancia son las deficiencias académicas, las relaciones interpersonales pobres y los procesos cognitivos y atribucionales alterados, como déficit de solución de problemas, predisposición a atribuir intenciones hostiles a los demás, etcétera.

Un aspecto de interés, desde la perspectiva de la prevención primaria es la determinación de la vulnerabilidad psicológica del trastorno antisocial de la personalidad. Si bien quedan muchos interrogantes, algunos de los factores predisponentes son: violencia familiar, vivencia fuera del hogar, el desarrollo sin figura paterna, ausencia de disciplina, etcétera.

Características Diagnósticas

La característica principal que se valora hoy día, al hablar de trastorno antisocial de la personalidad es un patrón general de desprecio y violación por el derecho de los demás, que comienza en la infancia o el principio de la adolescencia y continúa en la edad adulta. A ese patrón se lo ha denominado: psicopatía, sociopatía, o trastorno disocial de la personalidad, siendo el engaño y la manipulación las características centrales del trastorno.

Para establecer dicho diagnóstico será necesario que el sujeto tenga al menos 18 años y tener una historia de algunos síntomas de un trastorno disocial antes de los 15 años. El trastorno disocial implica un patrón repetitivo y persistente de comportamiento en que se violan los derechos básicos de los demás o las principales reglas o normas sociales apropiadas para la edad. Los comportamientos característicos del trastorno disocial forman parte de una de las siguientes 4 categorías: agresión a la gente o animales, destrucción de la propiedad, fraudes o hurtos, o violación grave de las normas.

El patrón de comportamiento persiste hasta la edad adulta siendo imposible su adaptación a las normas sociales en lo que respecta al comportamiento legal.

Pueden realizar repetidamente actos que son motivo de detención (que puede o no producirse) como la destrucción de una propiedad, hostigar o robar a otros, o dedicarse a actividades ilegales. Las personas con este trastorno suelen sentir desprecio por los deseos, sentimientos y derechos de los demás; frecuentemente engañan, mienten, manipulan con tal de conseguir provecho o placer personal (por ejemplo, para obtener dinero, sexo o poder).

Se puede poner de manifiesto un patrón de impulsividad mediante la incapacidad para planificar el futuro. Toman decisiones sin razonar o medir las consecuencias para uno mismo o para los demás, lo que puede ocasionar cambios repentinos de trabajo, lugar de residencia o amistades.

Tienden a ser irritables y agresivos, pudiendo tener peleas físicas repetidas o cometer actos de agresión, como malos tratos al cónyuge o a los niños.

También suelen mostrar una despreocupación imprudente por su seguridad o la de los demás. Esto se traduce por ejemplo en su forma de conducir, los excesos de velocidad, o los accidentes que ocasiona o conducir en estado de intoxicación, o involucrarse en conductas sexuales o de abuso de sustancias de alto riesgo, etcétera.

Tienden a ser continua y extremadamente irresponsables. El comportamiento irresponsable de estos sujetos se traduce en sus lugares de trabajo, lo que da lugar a cambios constantes de empleos, ausentismo injustificado, períodos frecuentes de desocupación, con la consecuente implicancia económica de la cual termina siendo víctima su familia.

Tienen pocos remordimientos por las consecuencias de su actos. Adoptan una postura indiferente o dan justificaciones superficiales a su obrar minimizando los hechos o culpando a los demás por los resultados.

Síntomas y trastornos asociados

Los sujetos con este tipo de trastorno tienden a ser insensibles, cínicos, arrogantes y engreídos, autosuficientes y fanfarrones. Pueden mostrar labia y encanto superficial y ser muy volubles de verbo fácil. La falta de empatía, el engreimiento y el encanto superficial son características que normalmente han sido incluidas en las concepciones tradicionales de la psicopatía y pueden ser distintivos del trastorno antisocial en el medio carcelario o forense.

Estos sujetos también pueden ser irresponsables y explotadores en sus relaciones sexuales, teniendo historias de muchos acompañantes sexuales y no haber tenido nunca una relación monogámica duradera. Pueden ser irresponsables también como padres, como se ve en la malnutrición de un hijo. Una enfermedad de un hijo por falta de higiene mínima, el que la alimentación o amparo dependa de vecinos o familiares, etcétera.

En general tienen más probabilidades que la población general de morir prematuramente por causas violentas. Estos individuos también pueden experimentar disforia, incluida quejas de tensión, incapacidad para tolerar el aburrimiento y estado de ánimo depresivo.

También suele observarse en forma asociada trastornos de ansiedad, trastornos depresivos, trastornos relacionados con consumo de sustancias, trastornos de somatización, juego patológico y otros trastornos del control de los impulsos.

Los sujetos con trastorno antisocial de la personalidad frecuentemente presentan rasgos de la personalidad que cumplen con los criterios para otros trastornos de la personalidad, en especial los trastornos límite, histriónico y narcisista.

Las probabilidades de desarrollar un trastorno antisocial de la personalidad en la vida adulta aumentan si el sujeto presenta un trastorno temprano disocial (antes de los 10 años) y un trastorno por déficit de atención con hiperactividad asociado.

El maltrato o el abandono en la infancia, el comportamiento inestable o variable de los padres o la inconsistencia en la disciplina por parte de los padres, aumentan las probabilidades de que un trastorno disocial evolucione hasta un trastorno antisocial de la personalidad.

Al evaluar los rasgos antisociales, al clínico, le será útil tener en cuenta el contexto social y económico en el que ocurren estos comportamientos. Por definición, la personalidad antisocial no se puede diagnosticar antes de los 18 años.

Algunas reflexiones sobre psicodinámica del crimen

Extraído de: http://www.hpchile.cl/forense/index.php?option=com_content&task=view&id=606&Itemid=116

Autores: Dr. Ricardo Rodríguez Jorge.- Dr. Jose A Borges Lopez    

Las aportaciones de la psiquiatría al conocimiento del crimen y del criminal son de dos tipos: unos están basados en los estudios clínicos neuropsicológicos y otros en el estudio psicodinámico minucioso de casos individuales. Me refiero en primer lugar a los estudios clínicos epidemiológicos.

La personalidad de sujetos que cometen múltiples homicidios, difiere de la personalidad de quienes cometen un homicidio durante un acto delictivo de otra clase o de los autores de crímenes pasionales del tipo más común. Sherver Trasier estudió a 65 multihomicidas y encontró que la mayor parte de ellos tiene un sistema delirante encapsulado, una “paranoia focal”, es evidente que este es un concepto rígido como la teoría lombrosiana de criminal nato, existen varios factores que llevan al hombre a realizar un acto criminal teniendo sistemas nerviosos normales aunque algunos puedan llegar a cierto grado de desorganización en el orden psicológico en el momento de la acción, en nuestra Provincia de Villa Clara Cuba solo el 5 % de los autores de los diferentes delitos que refleja el código penal son inimputables de la responsabilidad y menos de 1 % en el caso específico del homicidio.

Aproximadamente en 30% de los homicidas existen datos psicopatológicos evidentes, clasificables como trastornos psicológicos. La esquizofrenia tiene entre ellos la representación más numerosa: un homicidio brusco, impulsivo, aparentemente sin motivo, tal vez la respuesta al mandato de una voz alucinante es característico. En general, predecir la comisión de actos violentos por parte de enfermos esquizofrénicos es particularmente difícil. En otros homicidas, la depresión melancólica es el factor operante. Quienes matan a uno o más miembros de la familia y continuación se suicidan, son generalmente enfermos melancólicos. Un hecho que se presenta a reflexión es que las historias de quienes posteriormente cometen un homicidio es frecuente identificar la presencia de ideas suicidas. Identificación suicida o intentos de suicidio son antecedentes más comunes de lo esperado entre quienes realizan actos criminales violentos. MacDonald describe que 16 de 100 recluidos por el delito de haber proferido amenaza de muerte relataron haber hecho intentos de suicidio. Por otra parte, los autores de crímenes violentos y entre los ofensores sexuales no es frecuente identificar a sujetos con desórdenes psicopáticos del carácter. En la pedofilia, el índice de homicidios es más elevado que en otras desviaciones sexuales.    

Clasificación de los homicidios de acuerdo a la mente del homicida.

  • Los que obedecen a un evento estresante que produce en el homicida una reacción violenta.
  • Los que obedecen al deseo del homicida de lograr una ganancia.
  • Los que obedecen a motivaciones psicóticas.
  • Los que obedecen a un psicotrauma.
  • Por razón de honor.

La Relación entre Víctima y Victimario

Desde el punto de vista popular, el Criminal y la Víctima son radicalmente diferentes, desde el punto de vista jurídico esto no es verdadero. Tradicionalmente se consideró al delincuente agresor y a la víctima inocente, hasta que la nueva disciplina de la Victimología reveló la relatividad de culpas y la dialéctica interpersonal.

La relación entre el Criminal y la Víctima es más compleja de lo que la Ley está dispuesta a admitir. Criminal y Víctima obran uno sobre otro inconscientemente. Podemos decir que, en la misma medida en que el criminal moldea a su víctima, ésta moldea al criminal. Y  mientras la Ley juzga  estas relaciones desde el punto de vista objetivo, no emocional, la actitud psicológica de los participantes es muy diferente.

La interacción Víctima – Criminal se convierte en uno de los temas de mayor interés para las Ciencias Penales.

Para el Criminólogo Italiano Di Tullio, “el comportamiento de la víctima puede tener particular importancia en las relaciones de la Criminogénesis, por cuando de ello pueden partir estímulos capaces de reforzar y desencadenar el impulso y las fuerzas crimino – impelentes”, es decir para el maestro italiano, el comportamiento de la víctima puede influir sobre los contra-impulsos y sobre las fuerzas crimino-repelentes. Puede haber procesos de atracción, repulsión, pasividad, provocación, etc.

Efectivamente, la Victimología nos ofrece la oportunidad de analizar a la víctima como factor predisponente, preparante o de desencadenante de integrar sus características personales con las del autor, de establecer un modelo dinámico comparando los motivos del autor y la actitud de la víctima.

Podríamos completar diciendo que, si se pretende dar a la relación Victima – Criminal una gran importancia victimológica, es necesario integrarla en el conjunto de la víctima y su esfera social.

En la dinámica Víctima-Criminal, podemos encontrar que la victima puede intervenir en cuatro formas diferentes:

- La Victima puede ser la causa de la infracción: El centro de relación lo ocupa una vinculación personal nacida de una fijación psíquica o física.

- La Victima puede ser el pretexto de la infracción: Existe una relación de mero
contacto anterior al delito.

- La Victima puede ser el resultado de un consenso: Es un relación semejante a la anterior pero que surge solo y/o exclusivamente durante la comisión del hecho (es importante si la víctima fue elegida de acuerdo a algún criterio o no).

- La Víctima es el resultado de una coincidencia: Esta forma se caracteriza por el  
anonimato, por la calidad impersonal de la relación.

El Criminólogo Stanciu plantea que la pareja Criminal – Víctima no puede ser pensada en términos antagonistas, y en que “si  todos los criminales no son culpables, todas las víctimas no son inocentes”.

De todo lo antes planteado es conveniente advertir el peligro de convertir a la Victimología en el “Arte de culpar a la víctima” y debe quedar claro cuál es el objetivo del análisis de la Dinámica Víctima – Victimario.

La Pareja Penal

Mendelsohn propone este término para la pareja formada por el criminal y la victima y no debe ser confundido con la pareja criminal, esta es la forma más simple de delincuencia asociada, el fenómeno de la complicidad para el crimen se basa en el principio de ” la unión hace la fuerza” y consiste en la conjunción de esfuerzos de dos o más personas para lograr con mayor facilidad su propósito antisocial. Podemos concluir planteando entonces que en principios los intereses de la Pareja Criminal son homogéneos y en la Pareja Penal son antagonistas.

La Pareja Penal debe ser estudiada minuciosamente, y en sus  relaciones antes y después del delito, solo así se podrá realizar un juicio adecuado.

Estudiar al Criminal sin estudiar a su víctima es inadecuado e incompleto, al estudiar el fenómeno criminal deben tomarse en cuenta los siguientes factores:

1. El Infractor
2. La Víctima
3. Las Correlaciones biopsicosociales entre ellos
4. Las causas psíquicas profundas que han producido la aproximación de los dos factores.

El criminólogo Luis Rodríguez Manzanera reflexiona al respecto de la Pareja Penal y plantea que para poder hacer un análisis lógico de las relaciones entre la Víctima y el Criminal es necesario tener en cuenta dos aspectos: El Conocimiento y la Actitud.

En cuanto al Conocimiento, se manejan dos posibilidades Conocimiento y Desconocimiento, lo que su la vez  da cuatro situaciones lógicas:

1. El Criminal y Víctima se conocen, este es requisito indispensable para ciertos delitos ejemplo: Estupro, Asesinato del Art 264, Incesto, Etc.

2. El  Criminal conoce a  la Víctima,  pero esta no al criminal

3. La Víctima conoce al Criminal, pero este desconoce previamente a su víctima.

4. El Criminal y la Victima eran desconocidos.

Como puede observarse, el hecho del Conocimiento previo tiene vital importancia, tanto en la dinámica del hecho, como en sus consecuencias jurídicas, desde la circunstancias de si la víctima denuncia o no hasta la responsabilidad de cada uno.

En cuanto a la Actitud se proponen cuatro cuestiones importantes a tener en cuenta:

1- La  atracción, 

2- El  rechazo,

3- El repudio,

4- La indiferencia.

Las posibilidades lógicas son:

1. Víctima y Criminal se atraen. Esto puede explicar delitos como el Incesto, el estupro, etc.

2. El criminal se siente atraído por la víctima, pero esta rechaza al criminal es el caso de múltiples crímenes pasionales

3. El criminal rechaza a la víctima pero esta se ve atraída por aquel, se puede ejemplificar con el hecho del ofensor que se ve atosigado por la víctima hasta que decide quitarla de en medio.

4. Ambos se rechazan. La enemistad puede llevar a la venganza, a la riña, a la violencia, etc.

5. El Criminal se siente atraído por la Víctima pero esta es indiferente. Es un caso menos grave que el visto en el N°2 , pero también puede llevar a situaciones trágicas.

6. El Criminal rechaza a la Víctima, a ésta le es indiferente. Es importante pues la víctima esta hasta cierto punto indefensa.

7. La Víctima se ve atraída por el criminal, a este le es indiferente. Son casos de delitos ocasionales, o por oportunidad, la víctima se presta a recibir un daño, y el criminal, sin atracción ni rechazo puede aprovechar la ocasión.

Otros aspectos importantes en la relación Víctima – Victimario lo constituyen:

- La percepción del criminal por su víctima: la forma en que el criminal percibe a la víctima y la manera en que ésta percibe al criminal puede arrojar múltiples luces sobre la dinámica de pareja penal. La reacción de la víctima hacia el criminal por lo general (según investigaciones) es de odio, rabia, miedo y en muchos casos confundidas entre sí.

- La percepción de la Victima por el Criminal: en nuestro medio la víctima tiene relación con su victimario en más del 80% de los casos esto facilita la investigación criminal y de hecho muchas de ellas se victimizan con hechos concretos como provocaciones, desafíos, por mantener el ego, por impulsividad, etc.

En mucho la elección de la victima depende de la percepción  que de esta tenga el criminal y no solo esto, sino también el paso al acto mismo.

El paso al acto implica para el criminal reducir la distancia afectiva entre él y la víctima, una empatía por la víctima y una consciencia más acentuada de sus sentimientos constituyen, con toda evidencia, fuerzas inhibitorias de control, es decir que el criminal  necesita una distancia física apropiada para cometer el crimen, le es indispensable acercarse a la víctima, tiene que entrar en contacto con ella.

Pero al mismo tiempo debe tomar distancia afectiva, pues si siente amor, compasión, afecto, respeto, esto será un impedimento para victimizarla, no se puede considerar al criminal como un ser carente se sentimientos, el crimen puede producir una seria crisis moral. Para evitar la tensión moral, el sentimiento de culpabilidad y los remordimientos que pueden estar asociados, los criminales deben desensibilizarse previamente con relación a los dolores y los sentimientos de la víctima.

Consideramos totalmente  incorrecto separar este tema del debatido perfil del crimen o perfilación criminal de la cual somos defensores, pero hay que tener en cuenta cuatro aspectos imprescindible para la para su confección:

1. Estudio de la escena del crimen, levantamiento del cadáver y evidencias.
2. Autopsia psicológica de la víctima.
3. Estudio autópsico.
4. La filmografía forense.

BIBLIOGRAFIA.

1. Rodríguez Manzanera, Luis, «Victimología», México: Porrúa, 1988.

2. Siegfred, Lamner, «Teorías de la criminalidad. Nueva criminología», Siglo XXI, 1987, 3ª ed.

3. Vargas Alvarado, Eduardo, «Maltrato de menores, síndrome del niño agredido», Ilanud, Costa Rica: Capacitación para el personal de centros menores infractores, 1980, p. 74.

4. http://www.archivodelcrimen.com

5. http://www.medforense.com

6. www. psiquiatriaforense.com

Identificación de cadáveres Quemados o en estado de descomposición

Extraído de: http://www.criminalistica.net/forense/general/dactiloscopia/identificacion-de-cadaveres-quemados-o-en-estado-de-descomposicion-002.html

 

 

La identificación plena o fehaciente del cadáver, es de vital importancia en el desarrollo de la necroscopia médico legal, y en el proceso investigativo, efectuado por los organismos de policía Judicial, a fin de determinar las circunstancias reales de una Muerte y su posible autor.

En Colombia, lo relacionado con la identificación del cadáver, esta consagrado en el Art. 290 del C.P.P. y ley 38 de 1993, entre otras, y por ende se deben agotar todos los medios técnicos y científicos para realizarla.

En algunos casos la identificación es relativamente fácil, porque el cuerpo se encuentra completo y se cuenta con los nombres, en algunos casos, hasta con documentos de identidad. Empero así mismo muchos casos se tornan complejos por el estado de descomposición o alteraciones en la piel.

Identificación de cadáveres Quemados o en estado de descomposición mediante Recuperación e Hidratación de Pulpejos.

La identificación plena o fehaciente del cadáver, es de vital importancia en el desarrollo de la necroscopia médico legal, y en el proceso investigativo, efectuado por los organismos de policía Judicial, a fin de determinar las circunstancias reales de una Muerte y su posible autor.

En Colombia, lo relacionado con la identificación del cadáver, esta consagrado en el Art. 290 del C.P.P. y ley 38 de 1993, entre otras, y por ende se deben agotar todos los medios técnicos y científicos para realizarla.

En algunos casos la identificación es relativamente fácil, porque el cuerpo se encuentra completo y se cuenta con los nombres, en algunos casos, hasta con documentos de identidad. Empero así mismo muchos casos se tornan complejos por el estado de descomposición o alteraciones en la piel.

De los métodos de identificación fehaciente, el mas confiable, rápido y económico es el dactiloscópico, puesto que los resultados del análisis de las morfologías de los altorrelieves epidérmicos, también conocidas como crestas papilares, son incuestionables.

Esa seguridad con la que un dactiloscopista forense emite un dictamen de identidad humana no ha sido emulada por ningún otro procedimiento técnico o científico, ni siquiera la técnica basada en la comparación del patrón de bandas de ADN, puede aproximarse a esa seguridad que la identificación lofoscopica proporciona.

No obstante en diversas ocasiones en procesos de identificación cadavérica, se presenta muchas dificultades, para la obtención de la necrodactilia, por lo cual se deben utilizar otras técnicas que si bien no son tan confiables son más simples de usar y de más fácil obtención, como la odontología, y otras de base antropométrica, anatómica o fisiológica.

Es cierto que obtener una Necrodactilia útil para estudio, cuando el cuerpo ha sufrido los efectos del fuego, voluntario o accidental, cuando las condiciones ambientales y meteorológicas han intervenido la normal putrefacción o esta ha evolucionado normalmente, es realmente una tarea casi que imposible, si utilizamos los métodos tradicionales como infiltraciones de parafina, materiales moldeables tipo alginato, silicona o mediante fotografía directa, estos procedimientos difícilmente pueden solucionar los problemas que acarrea la deshidratación cadavérica, con todo el cortejo de dificultades, como el estar acompañada, por pliegues profundos, dureza, rigidez, etc.

En la última década, los expertos que trabajan con identificación forenses, han realizado múltiples ensayos, análisis y optimización de algunos procesos, a fin de lograr que los pulpejos de los cadáveres que se encuentren en estas condiciones, recobren la turgencia, elasticidad y el relieve preciso para la obtención de necrodactilias de buena calidad, útiles en dictámenes de identidad dactiloscópica.

Para efectos de ilustrar de mejor manera la experiencia, es importante tener en cuenta la estructura de la piel sometida a fricción, en la cual encontramos las crestas papilares, las que en identificación son consideradas como tales, ”los altorrelieves epidérmicos lineales que alternándose con los surcos interpapilares, forman los variadísimos dibujos visibles en las caras palmar de las manos y plantar de los pies”

Estas crestas tienen su origen en la disposición de las papilas dérmicas y su lomo redondeado esta invadido por multitud de orificios microscópicos o poros por donde se expele el sudor proveniente de las glándulas sudoríparas y papilas.

La piel que recubre el exterior del cuerpo humano está formada por dos partes perfectamente diferenciadas, aunque íntimamente unidas en toda su extensión; como lo es la epidermis de naturaleza epitelial y la otra interna, llamada Dermis, de naturaleza conjuntiva.

La Epidermis, por su parte está Constituida por el epitelio escamoso estratificado y queratinizado, que procede del ectodermo u hoja germinal externa del embrión, el cual tiene un espesor medio de una décima de milímetro y consta a su vez de dos capas principales; la capa Córnea y el cuerpo de Malpighi.

De la dermis, es una capa de espesor variable según las regiones del cuerpo, proviene, por el contrario, del mesodermo y esta formada de tejido conjuntivo fibroso, la cual la integran también dos estratos o cuerpos fundamentales; el cuerpo papilar y el reticular, presenta elevaciones cónicas y piramidales, en esta capa se funde y se graba el diseño capilar que nos sirve para la identificación personal. Aun cuando al epidermis se altere o se descame superficialmente el dibujo de las crestas cutáneas se reproducen en idéntica forma, sin que se presente alguna clase de variación con relación al inicial.

La única diferencia que hemos detectado de los altorrelieves epidérmicos con relación a los térmicos, consiste en que por cada arruga epidérmica encontramos dos arrugas dérmicas, las que se toman como una por ir paralelas, sin que en la práctica se presente alguna clase de diferenciación morfológica o topográfica.

Teniendo en cuenta lo anterior, en el cadáver descompuesto el primer paso a dar es de observación para saber si aun presenta guante epidérmico en los dedos, o si por el contrario este ya se ha perdido por completo y se procede a la recuperación y embalaje de la muestra.

Respecto al guante epidérmico, para su obtención se realiza una incisión alrededor del pliegue de flexión de la segunda falange, la cual, por efecto de la descomposición la epidermis se desprende fácilmente de la dermis.

Con relación a los dedos que ya han perdido la epidermis o esta se encuentra demasiado deteriorada, se amputan a nivel del pliegue de flexión de las dos últimas falanges, (medial y distal).

Es importante tener en cuenta que antes de realizar estos procedimiento, se deben agotar los medios convencionales de toma de necrodactilias y en caso de no lograrse, se preparan frascos para toma de muestras con cierre hermético debidamente rotulados con los datos mas importantes de la diligencia de levantamiento del cadáver para diferenciarlos y cada uno de estos se marca con el nombre de los dedos a los cuales corresponda la muestra para evitar que se confundan. Para la conservación se pueden emplear soluciones que sirvan para evitar que continúe la descomposición, tales como el etanol, formol al 15% o como ultimo recurso en una solución salina bien concentrada.

Ya en el laboratorio, el primer paso es sumergir las muestras en etanol durante un periodo que oscila entre 12 a 24 horas, para que las fibras se compacten y cojan firmeza.

Fijados los tejidos se procede a una limpieza cuidadosa mediante un chorro fino y cepillo suave hasta eliminar toda materia extraña que este adherida.

Posteriormente se procede a hidratar los pulpejos, para lo cual podemos utilizar dos procedimientos; el primero, mediante la utilización de Complucad (producto a base de peróxidos orgánicos y alcoholes, que se emplea para la conservación y embalsamamiento de cadáveres), solución en la cual se introducen los dedos amputados o el guante epidérmico, durante un lapso de tiempo, que de acuerdo al estado de deshidratación en que se encuentren, puede oscilar de 24 a 48 horas, después de los cuales, los dedos toman su forma y volumen natural.

Si se trata de guante epidérmico, lograremos una apariencia casi transparente, con excelente flexibilidad y consistencia, similar a un guante de cirugía, y se procede a la toma de las necrodactilias mediante métodos tradicionales (digito presión), utilizando los dedos del perito, como molde del guante epidérmico recuperado.

En algunos casos es posible que después de emplear el Complucad en los dedos (dermis), no se obtengan los resultados esperados, por lo cual se complementa este procedimiento empleando una solución de amoníaco comercial (hidróxido de amoniaco), en porcentajes que oscilan entre el 50% al 100%; se inicia, con una solución en agua al 50% durante 24 horas, transcurridas éstas se efectúa una observación a las muestras para analizar su progreso y en caso de no ser satisfactoria se incrementa la proporción del amoniaco al 75% y 100% respectivamente por lapsos de tiempo similares, efectuando este proceso, habremos logrado un color, una turgencia y una flexibilidad similar a la de un ser vivo, haciénose totalmente factible la obtención de los altorrelieves dérmicos.

Hay que tener en cuenta la fragilidad y delicadeza, que presentan los altorrelieves dérmicos y su menor depresión o surco de separación entre las crestas y que al desprendimiento de la epidermis se pueden observar en la región dermica pequeñas micro fibrillas las cuales al utilizar tinta y hacer presión hacen que los surcos interpupilares prácticamente desaparezcan por lo cual se recomienda que para la obtención de sus morfologías se empleen tiras de magnesio, las que al ser quemadas segregan un humo el cual al ser dirigido sobre la dermis de los dedos permite observar de manera clara sus conformaciones y complementado con la toma de fotografía invertida se logran obtener excelentes resultados.

Mediante la implementación y utilización las técnicas de recuperación y tratamientos de pulpejos, se aumentan las posibilidades de identificar de manera fehaciente a los cadáveres en estado de descomposición, puesto que con las impresiones dactilares se pueden realizar las búsquedas dactiloscópicas, en archivos manuales o automáticos (AFIS), y establecer la verdadera identidad de una persona y a su vez, se disminuyen los índices de N.Ns., personas desaparecidas y cuerpos no reclamados en las morgues, ya que facilita la divulgación de los nombres por los medios de comunicación.

Jaime Armando Martínez Suárez
Coordinador de Identificación
Docente y conferencista
Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses, Bogota, Colombia.